viernes, diciembre 08, 2006

Judy McInnis : POEMA de Pere Bessó


(ver post del 28 de noviembre)

JUDY Mc INNIS

Como si algo no se nos escapara de la mano:
la inocencia, la libertad, las formas del respeto
por esas hojas viejas por esos árboles acribillados de
sol en el patio, por esos trayectos de la agonía
a plena luz entre las ventanas
.



Gladys Ilarregui



Com les cendres,

la neu embrutida de la mar interior a mercé del bisturí,

sotrac del llibre de les Hores malvenut pel bisbe de Conca*,

un rictus de papallones estalonades amb agulles de cristall,

les flors sacsades pel vent,

els lliris bevent-s’hi l’esclafit mateix a la capella del turó,

la visió de les estampes que ella duia a la seua bossa de mà,

veus la pluja esbiaixada,

les cares dels vells amors desapareixen a la boira,

el riu pesat de fang i pluja al pulmó malalt,

mentre la infermera Ladonna escura el catèter

i ens reensenya a riure,

a acceptar el vol pesant de tant oblit

al llot de les aigües teues,

solc de merla enrere,

l’esclat ombrívol que encara et fereix a trenc d’alba,

la platja de gribalds amb civeres i dones de pau a Hill Chapel,

un sol de lleó de mar fembra arrossegant la sorra del temps,

anada,

llargament anada.

_________________
* Monsenyor Guerra Campos.


Poema de Pere Bessó





JUDY Mc INNIS

Como si algo no se nos escapara de la mano:
la inocencia, la libertad, las formas del respeto
por esas hojas viejas por esos árboles acribillados de
sol en el patio, por esos trayectos de la agonía
a plena luz entre las ventanas
.



Gladys Ilarregui




Como las cenizas,

la nieve ensuciada de la mar interior a merced del bisturí,

traqueteo del Libro de las Horas malvendido por el obispo de Cuenca*,

un rictus de mariposas apuntalado con agujas de cristal,

las flores sacudidas por el viento,

los lirios bebiéndose el estallido mismo en la capilla de la colina,

la visión de las estampas que ella llevaba en su bolso de mano,

ves la lluvia sesgada,

las caras de los viejos amores desaparecen en la niebla,

el río pesado de barro y lluvia en el pulmón enfermo,

mientras la enfermera Ladonna limpia el catéter

y nos enseña a reír de nuevo,

a aceptar el vuelo penoso de tanto olvido

en el lodo de las aguas tuyas,

surco de mirlo atrás,

el destello umbrío que todavía te hiere rompiendo el alba,

la playa de gribaldos con parihuelas y mujeres de paz en Hill Chapel,

un sol de león de mar hembra arrastrando la arena del tiempo,

ida,

largamente ida.

____________
* Monsenyor Guerra Campos.

Traduccion al castellano del poema de Pere Bessó, por su propio autor.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home