lunes, junio 26, 2006

Nuevo poema de Marta Zabaleta y su traduccion al catalan de Valencia por Pere Besso














Fri, 23 Jun 2006 18:00:11


Mart(h)a



Podria escribir un verso

camino al sacrifico

sin remediar estorbos

aullando con tu nombre:

la sangre adocenada,

palabras

que son como tus mascaras,

ampollas que deslizas

envenenandome...


Pero en el horizonte,

hay sol. Haces luz.

Podria escribir un verso muy terso y frio esta tarde,

pero hay sol, cada vez

que leo tu nombre...



Marta





--------------------------------------------------------------------------------

Pere Bessó escribió:


Una adaptació del renomenat vers de Neruda.

MART(HA)


Podria escriure un vers

camí del sacrifici

sense remeiar noses

udolant amb el teu nom:

la sang adotzenada,

paraules

que són com les teues màscares

butllotes que esvares,

enverinant-me...


Però a l'horitzó,

hi ha sol. Fas llum.

Podria escriure un vers molt net i fred aquesta vesprada,

però hi ha sol, cada volta

que llig el teu nom...








--------------------------------------------------------------------------------

viernes, junio 23, 2006

Guerra Civil y represion franquista

REPORTAJE
Link

13 documentales para desenterrar el silencio

El ciclo 'Imágenes contra el olvido' reúne filmes de 20 cineastas sobre la Guerra Civil y la represión franquista para reivindicar el reconocimiento oficial de las víctimas
A. A. - Madrid
EL PAÍS - 16-06-2006


Imagen de El convoy de los 927, de Montse Armengou y Ricard Belis.
ampliar

El objetivo es difundir la memoria de las víctimas del franquismo

Ni productora ni distribuidora, Imágenes Contra el Olvido (www.imagenescontraelolvido.com) es un colectivo de directores europeos y americanos. Un año después de su creación -gestada tras la proyección de algunos de sus trabajos documentales sobre la Guerra Civil en el cine La Enana Marrón, de Madrid-, cuenta ya con 20 cineastas en sus filas, 13 documentales en su cartel y varias asociaciones y ONG entre sus colaboradores. Su objetivo sigue siendo el mismo: difundir la memoria silenciada de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo. "Pensamos que si nos uníamos y creábamos un ciclo cerrado podríamos mejorar la difusión de los trabajos, con motivo del 70º aniversario del golpe franquista y el 75º de la proclamación de la República", explicó ayer el director austriaco Günter Schwaiger en la Filmoteca Española.

Esta institución acoge desde ayer y hasta el 30 de junio la proyección de los 13 documentales que serán presentados por sus directores. El convoy de los 927, de Montse Armengou y Ricard Belis, se exhibió ayer. Presos del silencio, de Mariana Aguado y Eduardo Montero, y Muerte en el valle, de Christina Hardt, serán proyectados hoy y mañana, respectivamente, en el cine Doré. La semana próxima les llegará el turno a Los héroes nunca mueren, de Jan Arnold (miércoles); Los alzados de La Palma, de David Buete y Cirilo Leal (jueves); Una inmensa prisión, de Carlos Ceacero y Guillermo Carnero (jueves); La columna de los ocho mil, de Ángel Hernández García, Antonio Navarro, Fernando Ramos y Francisco Freire (viernes); La mala muerte, de Fidel Cordero y José Manuel Martín (sábado), y Los niños perdidos del franquismo, de Montse Armengou y Ricard Belis (domingo). El director Javier Corcuera inaugurará la última semana del ciclo el martes 27 con La guerrilla de la memoria, a la que seguirán Santa Cruz, por ejemplo, de Günter Schwaiger y Hermann Peseckas (miércoles 28 de junio); La memoria es vaga, de Katie Halper (29 de junio); y España, última esperanza. Apuntes de una odisea, de Karim Helm y Hermann Peseckas.

El ciclo ha visitado ciudades españolas como Santiago de Compostela, Valladolid, Bilbao o Torrejón y ha sido proyectado en universidades como la Complutense de Madrid o San Luis en Argentina. México DF, León, Barcelona, Nueva York o Los Ángeles se cuentan entre las próximas paradas de estos documentales.

El carácter internacional del colectivo es uno de los rasgos que Schwaiger destacó: "Esto, de alguna manera, subraya la relevancia internacional que tuvo y sigue teniendo la Guerra Civil española. El reconocimiento pendiente a las víctimas que han sufrido el olvido es también un clamor internacional".

Imágenes contra el olvido aspira a que estos documentales sean proyectados por la televisión pública, y pretende promover además otra importante iniciativa: la creación de un archivo audiovisual por parte del Gobierno sobre la historia reciente de España. "Es necesario un fondo documental accesible, porque esta memoria se está perdiendo", reclamó Ricard Belis.

De momento, y para predicar con el ejemplo, el colectivo tiene planeado crear este archivo abierto en la Red. "Quisiéramos abrir el ciclo a más películas y convertirlo en un gran archivo en Internet en el que todo el mundo pueda entrar y montarse sus propios ciclos a partir de las películas", apuntó Schwaiger.

Los directores rechazan el término moda aplicado a la recuperación de la memoria. "Esto es algo que no se puede parar. Vengo de una familia de exiliados. En el documental me enfrento y busco al asesino de mi abuelo. Quiero la verdad con dignidad y justicia, sin venganzas ni odio. Esto no tiene que ver con política sino con derechos humanos. Es un movimiento, no una moda", explicó Christina Hardt.

Para Javier Corcuera, se trata de recomponer de alguna manera "el álbum de fotos" que España ha negado. "Este movimiento tiene que ver con la urgencia de las circunstancias. El silencio ha sido tremendo. Mi documental trata sobre los guerrilleros que continuaron la lucha, uno de los colectivos más olvidados. Aquella experiencia fue muy especial. Esa gente no conoce la palabra derrota".


Enviado por Christina Hart

UN MINUTO DE SILENCIO POR UNA MUJER TRANSEXUAL




Holá, soy Berenice. Desde hace algunas semanas que
tengo ganas de "hablar" un poco con vosotros. Soy
brasileña y he hecho mi investigación para mi tesis
doctoral acerca de la transexualidade. Bueno, ahora
estoy enviandoles un artículo mío que ha salido hoy
en la prensa nacional. Discute un caso de una mujer
trans, Gilberta, brasileña que ha sido brutalmente
muerta en Portugal.

Saludos trans.



Um minuto de silêncio

Berenice Bento(20/06/06)
A brasileira Gilberta foi brutalmente assassinada em
Portugal, na cidade do Porto. Seu corpo foi encontrado
num poço com dez metros de profundidade. O fato
aconteceu há quatro meses e os culpados (já
identificados) continuam livres. Finalmente, depois de
muita pressão, o Parlamento Europeu aprovou resolução
em que recomenda às autoridades portuguesas uma
rigorosa apuração do caso e punição dos condenados.
“Tortura e homicídio terríveis” é como os
eurodeputados classificam o crime de que Gilberta foi
vítima.
Quem a matou? Um homem? Dois homens? Não. Quinze
adolescentes a torturaram durante horas, abusarem de
seu corpo de todas as formas e, depois, a jogaram num
poço. O laudo pericial apontou como causa da morte
afogamento. Ou seja, ela ainda estava viva quando foi
atirada no poço. Por que a morte de Gilberta não
repercutiu no Brasil? Por que o silêncio? Por que
tanto ódio?
E quem era Gilberta? Como tantas brasileiras, Gilberta
saiu do seu país para trabalhar, economizar, voltar ao
Brasil, comprar uma casa para a família e “tocar sua
vida”. Uma mistura de sonho e desejo que, como se
sabe, leva milhares de brasileiros/as para fora do
país. A história de Gilberta, no entanto, se distingue
das demais quando sabemos que ela era uma mulher
transexual, portadora do vírus HIV/AIDS, pobre e que
vivia nas ruas.
Maio de 2004. O Governo Lula lança o Programa Brasil
Sem Homofobia – conjunto de ações que visa a combater
todas as formas de preconceitos contra transexuais,
travestis, lésbicas e gays. Essa foi a primeira vez
na história que um governo tomou para si a tarefa de
combater os preconceitos por orientação sexual e de
gênero. Bela iniciativa.
Voltemos à inaceitável morte de Gilberta: se o governo
toma para si o combate à homofobia, à lesbofobia e à
transfobia, o que a Embaixada do Brasil em Portugal
está fazendo para apurar o assassinato de Gilberta?
Quais são as medidas tomadas e quais os motivos de
tamanho silêncio?
São corriqueiras as notícias de brasileiras
transexuais assassinadas em países estrangeiros – e,
como se sabe, no Brasil também – sem que o governo
brasileiro exija das autoridades locais a apuração e a
punição dos culpados. Acaba-se produzindo uma
hierarquia das mortes: algumas merecem mais atenção do
que outras. Um dos critérios para se definir a posição
que cada assassinato deve ocupar na hierarquia dos
operadores do Direito é a conduta da vítima em vida.
Nessa cruel taxonomia, casos como o de Gilberta ocupam
a posição mais inferior. É como se houvesse um
subtexto a nos dizer: “quem mandou se comportar
assim”. Essa taxonomia, em realidade, acaba (re)
produzindo uma pedagogia da intolerância. E, assim,
nessa lógica absurda, a vítima se transforma em ré.
Para garantir que as coisas fiquem como estão, há um
processo medonho de esvaziar a vítima de qualquer
humanidade. Seguindo essa lógica, a possibilidade de
se reivindicar direitos humanos se restringe a um
grupo muito reduzido de sujeitos que têm atributos que
o lançam ao topo da hierarquia: são heterossexuais,
brancos, homens masculinos, membros da elite
econômica/intelectual/política. Conforme o grau de
afastamento desses pontos qualificadores de
humanidade, reduz-se a capacidade do sujeito entrar na
esfera dos direitos e de reivindicá-los. Os direitos
humanos se transformam, nesse processo, num arco-íris:
lindo de se ver, impossível de se alcançar.
Quantas Gilbertas já morreram? Não sabemos. Não temos
dados precisos. Sabemos que as mortes por crimes de
homofobia, transfobia e lesbofobia não chegam a se
constituir em processos criminais. Poucos/as
assassinos/as chegam aos bancos dos réus, e quase
nunca há condenação por esse tipo de crime. Lembro de
uma amiga transexual que foi estuprada por um
conhecido vereador de sua cidade. Essa violação, como
tantas outras, jamais aparecerá em qualquer
estatística. Por quê? “Se eu fosse na delegacia eu é
que ficaria presa”, ela nos explica com clareza
estonteante.
Nesse mês de junho, em vários países do mundo as ruas
são ocupadas pelas cores da diversidade. São dias de
festa e de luta. Transexuais, travestis, gays,
lésbicas, bissexuais, cantam, se beijam, festejam e
lutam pelo direito pleno à vida.
Nas manifestações do mês da luta pela diversidade
sexual e de gênero, seria frutífero que, entre uma
canção da Madonna e da Glória Gaynor, lembrássemos
nossos/as mártires, aqueles que provaram com a própria
vida que a humanidade é mais plural do que tentam nos
fazer crer.
Nas paradas do mês do Orgulho façamos um minuto
silêncio. Quem sabe, assim, o Estado brasileiro nos
escute e passe da ineficaz e constrangedora política
das boas intenções para a ação concreta.
Gilberta: presente!

miércoles, junio 21, 2006

Mujer indigena logra primera sentencia por violacion policial



Flor de mi jardin.



Por: CERIGUA (Fecha publicación:21/06/2006

A pesar de que el 75 por ciento de las mujeres reclusas han denunciado abusos sexuales en su contra, por primera vez se logra una sentencia por violación, por parte del tribunal de la Policía Nacional Civil (PNC).

De acuerdo con la información publicada en Prensa Libre, Juana Méndez, una mujer indígena de 42 años de edad y 11 hijos, fue acusada en enero del 2005 de dedicarse a sembrar marihuana y después de casi un mes de permanecer detenida en el centro preventivo de Chimaltenango, fue violada.
Según el testimonio de la víctima, mientras uno de los policías abusaba de ella, otro le tenía una pistola en la cabeza y el otro apagaba y encendía la luz, al mismo tiempo que la amenazaba.
Las autoridades del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales (IECCP), quienes acompañaron la denuncia, indicaron que la investigación fue difícil, ya que los policías la obligaron a bañarse después de torturarla para que no quedara evidencia. Cuando Méndez fue llevada al día siguiente ante el juez para declarar sobre el supuesto delito que le imputaban, ella habló sobre la violación, por lo que la Oficina de Responsabilidad Profesional de la PNC inició la investigación, subrayó Ana Lucía Morán, de la entidad.

Morán resaltó que el mes pasado el tribunal disciplinario de Quetzaltenango dictaminó la destitución inmediata de dos de los policías, ya que el tercero que participó en la agresión no fue vinculado; además ordenó la investigación del resto del personal que se encontraba en la comisaría para determinar su participación en el encubrimiento de los hechos.

La representanta del IECCP subrayó que es la primera sentencia que se emite por violación, además de reconocer que el abuso sexual de una detenida, por parte de policías, constituye una práctica de tortura. Actualmente Méndez se encuentra recibiendo ayuda psicologica.

VIOLACION: la denuncia.Comentado por Dra Vanessa Cavalcanti



Articulo comentado ams abajo por la Dra Vanessa Cavalcanti, de Bahia, Brasil, quien puede verse en la foto con su hijita Maria Luisa Cavalcanti Silva. Encasa, y en un tren hacia madird.




Violación: la denuncia


Por Eva Giberti

Los títulos son diferentes, según sea el periódico que edite la información, pero el hecho es siempre idéntico a sí mismo: mujer violada en la calle o en un ascensor o en la escalera de un consorcio
¿Aumentó la proporción de violadores? Esta pregunta sólo puede aproximar alguna respuesta estadísticamente aceptable según de qué institución provenga, ya que sólo se registran aquellas historias que han sido denunciadas. La denuncia: ésa es la clave.
Históricamente –siglos XVIII y XIX en Europa– denunciar significaba demoler la honra de la víctima. Se sostenía: "No habrá varón que quiera casarse con ella. Mejor no decir nada y esconder lo sucedido".
En la actualidad, las denuncias avanzan gracias a la lucidez de las víctimas, muchas de las cuales recurren a las comisarías y testimonian lo ocurrido más allá del temor que aún conduce a desconfiar de los uniformados que habrán de recibirla. Sin embargo, algunas modalidades han comenzado a cambiar en ese territorio, merced al sostenido esfuerzo de los profesionales que asumen la necesidad de un cambio imprescindible acerca de lo que significa violar y cuál es el trato que una víctima necesita. Cambio que es preciso instalar en diversas áreas, aun en las impensadas.
Para ilustrar estas áreas en las que la modificación de los pensamientos es tardía recuerdo la respuesta que dio un juez penal ante mi reclamo: "Si lo mando a la cárcel lo primero que hacen sus compañeros es violarlo, porque ésa es la ley de los pabellones: violar al violador, porque se lo considera un delincuente de segunda clase. Como yo sé qué le va a suceder...".
Conmovedora preocupación de Su Señoría apuntando a la integridad sexual del violador. Interés patriótico por la defensa de los derechos del victimario.
Esta argumentación persiste enmascarada en otros procedimientos que en oportunidades demoran judicialmente el éxito de la denuncia.
Por ejemplo, para disminuir la responsabilidad del violador: "La chica, ¿era virgen o ya había tenido experiencias sexuales?", como si la diferencia aminorase el abuso de poder que toda violación define.
No alcanza con denunciar, es preciso mantener la denuncia contra todo procedimiento que, en busca de equidad jurídica, conduzca a silenciar o postergar la investigación del episodio. Si no se procede de este modo, los violadores –que como sabemos suelen ser reincidentes– comprobarán la eficacia de su impunidad, máxime en un país donde todavía se discute si el denominado "sexo oral" –cuyo correcto nombre latino es fellatio, felación– constituye violación.
Considerar que felación obligada no es violación implica una notoria ideologización de las funciones corporales. La omisión de la boca como zona erógena temprana, descripta por las corrientes psicoanalíticas y culturalmente asumida como tal, es un conocimiento que no forma parte del diseño de la violación como ataque a la integridad sexual del sujeto.
Se supone que sólo ano y vagina –asociados con las prácticas sexuales– constituyen orificios que pueden ser violentados por la imposición del avance peneano. Se ignora aquello que se entiende actualmente por sexualidad y por sexo, instancias que ya no se definen exclusivamente por su soporte corporal. Aun si pensáramos según los orificios del cuerpo como sustento anatómico, la penetración del pene en la boca de la víctima bajo amenaza de muerte o de golpes, nos pondría frente a una evidencia insoslayable al comparar orificios violentados; evidencia que surge al reconocer que la boca es la zona de emisión de las palabras, es decir, el ámbito del lenguaje vocal, el orificio que, compartido con las especies animales, se diferencia de ellas merced a su función parlante. A la que recurrimos cuando se trata de simbolizar mediante el lenguaje, o sea, cuando somos menos animales.
La felación constituye una violencia sexual proporcionada por quien es físicamente más fuerte o está armado o dispone de un poder inapelable, y viola la identidad humana de la víctima, viola un segmento fundamental en el proceso de humanización, aquel que constituye el recinto de las palabras.
Si a dicha violencia extrema se añade la emisión espermática del delincuente –culminación parcial de su ejercicio de poder– la mucosa de la cavidad bucal de la víctima se impregna con un contenido inundante que garantiza la condición de violada, dado que la fellatio, en el canon de la violación, incluye ese final y no sólo la intempestiva penetración.
Desconocer el "sexo oral" como paradigma de una violación puede asociarse con quienes buscan, sistemáticamente, la culpa de las víctimas en el delito, cuando ella es una mujer. Se recurre a una negación "eficiente": la mujer pronuncia las palabras mentirosas destinadas a perjudicar a ese hombre. O sea, la boca constituye –en las mujeres– una zona descalificada por definición. Imponerle una fellatio recrea en ella un orificio que debe ser útil para aquello que no sea hablar. Luego, no puede considerarse agravio a la integridad sexual, puesto que en primer término y según algunos criterios jurídicos, la boca no forma parte de "lo sexual" del sujeto y, en segundo término, si se trata de la boca de una mujer no olvidemos que ella, en el Paraíso, la utilizó para comer el fruto prohibido, o sea para pecar.
Si una mujer recurre a la denuncia, como es su derecho y su responsabilidad como ciudadana, exigiéndole al Estado que localice al violador, tendrá que remitirse a una violación prolijamente clasificada en el meridiano corporal que corresponda. De lo contrario, esta mujer violada no habrá padecido violación porque la selección legal de los orificios de su cuerpo solamente legitima dos alternativas.
Toda legitimación conduce a la creación de una norma, tal como Weber lo planteara, si bien corresponde distinguir entre la perspectiva de quien observa –los juristas– y los actores –las víctimas– es decir, entre la creación de normas y la descripción de los hechos, a cargo de las personas violadas.
Cuando nos encontramos ante mecanismos normativos se transparenta el mundo de valores culturalmente reconocidos por parte de quienes legitiman, es decir, desembocan en la redacción de leyes, ajenas a la descripción de quienes han sido vulneradas en su integridad sexual.
Ese mundo de valores legitimados –el privilegiado por la ley que no considera violación a la fellatio– es el que conduce a sospechar de las víctimas, va a limitar la búsqueda de los violadores y a renegar de la integridad sexual que compromete la totalidad del cuerpo del sujeto.
Cualquiera sea la índole de la violación, la consigna es denunciar. Acumulando denuncias y descripciones del delincuente es como se llega a detenerlos, ya que repiten sus procedimientos, habitualmente dentro del mismo barrio. Pero habrá que recordar que si el cuerpo ha sido violado por felación, o sea silenciando el grito, por ahora los violadores no son tales, sino deportistas del abuso.


Pagina 12, 21 de junio de 2006, Buneos Aires, contratapa.


Comentario por la Dra Vanessa Cavalcanti, de Bahia, Brasil, quien puede verse en la foto con su hijita Maria Luisa Cavalcanti Silva.

viernes, junio 16, 2006

EL PRINCIPE Imputado como ASESINO DE VICTOR JARA FUNA


El comunicado dice asi:

DIFUNDALO,please

EDWIN DIMTER BIANCHI "EL PRINCIPE",
Teniente del Ejercito, asesino de Victor Jara.

¡¡¡Repudielo!!!

Cumple funciones en el Ministerio de Trabajo como Jefe del Departamento de Control de Instituciones de la Superintendencia de AFP.
HUÉRFANOS 1273, SANTIAGO
TELÉFONOS: 7530400 - 7530401
CORREO: edimte@s...C. I: 7.096.266-7

Edwín Armando Roger Dimter Bianchi, con el grado de teniente, actúa el 29 de junio de 1973 en el tanquetazo contra el gobierno de la Unidad Popular, en el cual resultan muertas más de veinte personas, entre ellos el camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen. Por los hechos fue detenido junto al teniente coronel Roberto Souper y el teniente Raúl Jofré González, con quienes, inmediatamente después del golpe de Estado, es enviado al Estadio Chile.Muchos sobrevivientes recuerdan la llegada de estos oficiales por que se presentaron diciendo: "ahora las van a ver, comunistas conchas de su madre. Nosotros sí que somos presos políticos y ahora van a pagar ustedes las consecuencias".

Entre los prisioneros también se recuerdaa uno de ellos en especial, el que se autodenominó "El Príncipe", por la crueldad con que trató a quienes estaban allí detenidos, especialmente al artista nacional Víctor Jara.

Víctor fue asesinado, luego de una terrible golpiza y sometimiento a torturas, con 44 disparos a su cuerpo.

Edwin Dimter Bianchi ha sido reconocido, por estos mismos testigos, como el asesino de Víctor Jara, el teniente que se hizo llamar "El Príncipe", y ha sido citado a declarar como inculpado en el proceso que lleva el Ministro Juan Fuentes Belmar por este delito.Hoy es contador auditor y cumple funciones como Jefe de uno de los departamentos de Control de Instituciones de la superintendencia de AFP, con oficinas en el Ministerio del Trabajo.
Aparece con diversas direcciones particulares, entre ellas están:
Martín de Zamora 4237,
Charles Hamilton 13.863 y
Apoquindo 7470.

Snantiago, Chile

PARA LOS TORTURADORES, ASESINOS Y SUS CÓMPLICES
¡NI PERDÓN NI OLVIDO!
SI NO HAY JUSTICIA.
¡HAY FUNA!
C O M I S I O N F U N A