lunes, marzo 26, 2007

Sobre Silvia Cuestas Porcal: obra y critica.





L’ESCRIPTURA DE SÍLVIA CUESTA
ENTRE EL DESIG I LA POR













AR jove ha rebut aquest cap de setmana la col·laboració de Sílvia Cuesta Porcal amb un poema i una petita prosa. Malgrat la seua delicada joventut, setze anys, aquesta alumna de primer de batxillerat de l’IES La Moreria de Mislata, ja apunta maneres, com en diria un afeccionat a la cosa. El nostre company Pere Bessó, a la saó professor del grup al qual pertany Sílvia, ens ha assenyalat el lirisme tocat de realisme de la primera composició de quatre estrofes conformades amb quatre versos lliures cada una. Ens hi ha assenyalat la riquesa de matisos en el debat que planteja la solució final del poema enfront del clàssic amor constante más allá de la muerte. Allò de més curiós és la celebració del coneixement que arriba des de l’experiència. El tòpic “combat d’amor” s’hi resol amb la metàfora del “vol d’amor”. No hi ha mort definitiva, sembla dir la jove Sílvia; ben al contrari, Sílvia distingeix entre la perdurabilitat del sentiment amorós i la temporalitat del subjecte amorós, i el seu recanvi:

...y yo también sé
que, si mañana tu amor muriera, un nuevo amor nacería

Lirisme que ens recorda, tanmateix, els recursos de la saviesa popular i la paremiologia, encara que un xic modificada a l’ocasió.

El segon text, però, és una prosa igualment subjectiva on hi ha el desdoblament de la persona lírica del jo al tu, per a parlar de la por, des de la figura de l’acumulació i la redundància expressiva fins al clímax inacabat del paroxisme de l’esglai, l’astorament, la paüra... Al capdavall, una por tan comuna com la de cadascú, independentment de l’edat davant de qualsevol tipus de refús.

(NOTA DE AR)


Y DIJERON QUE


Y dijeron que estabas en contra del amor,
y yo sé, amor, que mentían, que no conocían,
y el amor que nos lleva por lugares inesperados,
ese amor me dijo que los combatiera.

Pero, amor, no pude, y no puedo, nunca podré,
porqué sólo yo conozco lo que tu corazón oculta,
pero el reto del mundo no lo ve, y no mira,
nunca nadie sabrá, si tú no te dejas ver,
y será la tristeza para mi alma mientras vele por ti,
porque sé que será intenso mientras viva,
pero también sé que volará, cuando se convierta en recuerdo,
volará, amor, y lo sé, porque no podré retenerlo mucho más.

Lo matas, poco a poco lo vas matando,
morirá para ti y morirá para mí y será el fin,
nuestro fin porque sabes, amor, y yo también sé
que, si mañana tu amor muriera, un nuevo amor nacería.





NO TE ENGAÑES


No te engañes más, lo que tienes es miedo, un miedo desesperado que no te ha dejado moverte nunca, un miedo que te tiene presa, pero callas porque el tuyo es un miedo pasivo, un miedo con que has aprendido a vivir, un miedo relativamente llevadero, no es el tipo de miedo que te provoca pesadillas en la noche, es otro muy diferente ese miedo que te tiene toda la noche en vela.



Cierto es que al final de cada día te irás a la cama pensando en las cadenas invisibles a las que tú misma te amarraste y llegarás a la conclusión catastrófica de que un día más has vivido alimentando tu efímera felicidad de mentira y fantasía, todo porque no te has atrevido a tomar las riendas de tu vida para transformarla en lo que tú deseas, porqué no te has atrevido a vivir plenamente sin miedo, ese miedo tan común que nace en el corazón, miedo al rechazo, miedo al fracaso, miedo que recorre todos los recovecos de tu cuerpo para bifurcarse finalmente en forma de angustia, de amargura, de infelicidad, miedo que no muere de forma natural, tu miedo.