sábado, agosto 29, 2015

Poema de Silvia Cuevas-Morales

Ante tanto espanto
a veces me quedo muda.
Y no basta un poema.
No basta el grito en la nada,
No basta el abrazo solidario,
no bastan las manifestaciones,
ni las pancartas
ni las denuncias
ni las leyes que quedan
en papel mojado.

En vez de avanzar
parece que vamos reculando.
La piel se nos va poniendo dura
y un tupido velo nos cubre los ojos.
Nuestros puños, impotentes,
nos hacen clavarnos las uñas
hasta sangrar.
Y a veces dan ganas de cerrar las puertas,
apagar la luz,
y vestirse con una camisa de fuerza.
Dar la espalda al horror
y morirnos de asco en una celda.

Silvia Cuevas-Morales



Poema y foto tomados del foro de Silvia.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home