miércoles, diciembre 30, 2015

El Papa Francisco juez de la moda!....

Iglesia Católica pedirá certificado de virginidad para poder casarse

Iglesia-Católica-pedirá-certificado-de-virginidad-para-poder-casarse
El Papa Francisco desde el Vaticano anunció en su misa dominical que a partir del próximo año todos los casamientos para que sean avalados por la iglesia católica, la novia deberá presentar un certificado expedido por un médico en donde conste que es virgen.
El pronunciamiento viene a razón de que el Papa quiere que las jovencitas lleven puras al matrimonio, como dictan las costumbres de esa religión, además de que se espera que con esta medida solo se casen los que realmente quieran y no por compromiso por embarazos no deseados.
El Papa dio también una opción a las jovencitas que ya no son vírgenes, en ese caso se podrían casar, pero no podía ser de blanco, tendría que usar un vestido color rosa mexicano o amarillo pollito, esto para dar a conocer al mundo que en algún momento antes de su matrimonio cayeron en la tentación, también aclaró que este certificado no será pedido a los hombres ya que ellos por su naturaleza no se les puede pedir que lleguen así al matrimonio. 

Fuente EL LIMEñO

martes, diciembre 29, 2015

CHILE/ARGENTINA: yo apoyo al pueblo MAPUCHE


domingo, diciembre 27, 2015

Besa las letras de tu nombre, poema de AMELIA ARELLANO y foto de YANINA HINRICHSEN

OTONO , Yanina Hinrichsen(c)2015,Wickford,







BESA LAS LETRAS DE TU NOMBRE*



“..Mientras tanto adentro mío tu mirada vive, muy intensa, amorosa y cada vez más pura, la beso y me despiertas...”
MARTA ZABALETA



Si sientes que el mundo te ha mareado.
Y si te sientes rara .O que no cabes en el mundo.
Y que el mundo gira en tus campos desiertos.
Y no cruzan calandrias, ni sauces, ni rebaños.
Y ha partido el jardín y el jardinero.
Si sientes, como Fausto, que viven dos almas en tu pecho.
Y una tira hacia el simio y otra al homo sapiens.
Si no puedes contar, y cuentas hasta dos, acaso tres.
Y la pena no es una, ni tres, ni mil, ni cien.
Son infinitas penas. Innumerables penas.
Cáscaras de cebolla. Compleja trama.
Ovillos de serpientes. Encarnaciones.
Mortal angustia. Vidrio molido. Crucifixión.
Entonces, lirio mío. Paloma, ojo de tigre.
Mareáte con polen fecundado. Bebe.
Respira en amarillo. Vuelve.
A la cigarra, a la hormiga, a la retama.
Sé fogata. Limonero en flor. Narciso.
Párate en el brillo del puñal del miedo.
Transforma en bermellón la ansiedad de cartas que no llegan.
Deja, que te acaricie el aura de tu madera noble.
Piratea la risa, los besos y los soles.
Besa tu nombre.
Besa. Una por una, las letras de tu nombre.



*De Amelia Arellano. amelia.arellano01@yahoo.com.ar

Extractado del blog de Eduardo Coiro, CABA, 25 de dicmebre, 2015 

sábado, diciembre 26, 2015

ARGENTINA: mas noticias sobre el genocidio: el caso de la nieta 120.

Lamentable. Me gustaría pensar que esto responde a una enfermedad de la chica que se "creyó" o se "hizo pasar" por Clara Anahí. Y no a alguna perversión, montaje, que da lugar a comentarios inadecuados, mezquinos. Qué horror engañar a Chicha, pero si todos entramos, todos nos lo creímos es porque ya esta búsqueda, como las de los otros nietos, nos conciernen a todos, como sociedad. La alegría y luego la tristeza, la desilusión, el desconcierto, de tantas personas son más que ...elocuentes. No entiendo como se puede intentar una descalificación de una lucha a partir de este hecho doloroso para tantos. Por suerte son pocos, pero me avergüenzan esos comentarios, me duelen, me repugnan. Eso no es estar contra los derechos humanos, o contra las abuelas, es estar contra un pueblo que logró lo que debería ser un orgullo para todos: Juzgar y condenar a sus genocidas.


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-289047-2015-12-26.html

viernes, diciembre 25, 2015

ARGENTINA: nieta 120 recuperada po su familia biológica

14:05 › UN ABRAZO QUE TARDO 39 AñOS

Chicha encontró a Clara Anahí

María Isabel Chicha Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, logró encontrar a su nieta, apropiada por la dictadura cuando tenía apenas tres meses de vida. "Tras un riguroso mecanismo de determinación del vínculo biológico ha quedado establecida la probabilidad de vínculo en el 99,9 por ciento", informó la Fundación Clara Anahí. Es la nieta número 120 que recupera su identidad. El lunes darán una conferencia de prensa en La Plata.
"Luego de 39 años de incansable búsqueda se han reencontrado Chicha Mariani con su nieta Clara Anahí, en lo que representa uno de los mayores anhelos de la sociedad argentina en el camino de la restitución de los nietos desaparecidos bajo la dictadura cívico-militar", informó la Fundación Clara Anahí a través de un comunicado publicado en su cuenta de Facebook.
Agregaron que Clara Anahí, de 39 años, fue "perseverante en encontrar el modo de llegar a su abuela y asegurar mediante los estudios genéticos su vínculo biológico" y que "en pocas horas ese vínculo adoptó las modalidades más afectivas y de alto compromiso amoroso".
Clara Anahí Mariani fue secuestrada cuando tenía tres meses de edad después de que un grupo militar de tareas asesinara a su madre.

jueves, diciembre 24, 2015

Ninguna religión es machista....


miércoles, diciembre 23, 2015

FELIZ NAVIDAD Y PLENO AñO 2016



Feliz Navidad y año 2016








Barranco, frente a mi casa, 23 de diciembre, 2015

He aquí el mar
El mar donde viene a estrellarse el olor de las ciudades
Con su regazo lleno de barcas y peces y otras cosas alegres
Esas barcas que pescan a la orilla del cielo
Esos peces que escuchan cada rayo de luz
Esas algas con sueños seculares
Y esa ola que canta mejor que las otras.
                                                        Vicente Huidobro.


Feliz Navidad, y todo lo mejor en el 2016.

Un abrazo

Sara Beatriz Guardia, Lima, Perú.




                                      

lunes, diciembre 21, 2015

ARGENTINA: propuesta periodistica de cámo y por qué matar a una 'bruja'. SIGLO...XXI








"Quemar a la bruja" como respuesta a todo para algunos hombres que todavía no comprenden que vienen quemando brujas hace siglos y, sin importar pactos de monjes ni entierros de cenizas en el olvido, las brujas son -somos- eternas.
Imperfectas, tal vez... insoportables para algunos, seguro... pero tan dueñas de ese poder que nos permite hacer y volver, lo que y dónde queramos, sin permisos!
Esto no es periodismo: es misoginia, es violencia pura disfrazada de libertad de expresión. Por si lo necesitaran, además alienta a aquellos que todavía hoy rocían a mujeres con alcohol y las prenden fuego como reacción a su "ser mujeres".

Pacten todo lo que quieran.
No importa a cuántas quemen ni cuántas veces lo hagan: no pasarán.



NOTA BENE 

La Casa del Encuentro expresa su más ferviente rechazo a la tapa de la Revista Noticias del día 17 de diciembre del presente año. Dicha publicación, no sólo usa la metáfora de la “caza de brujas”, desconociendo la persecución y ejecución masiva de miles de mujeres durante la edad media, por su condición de mujeres, fundamentalmente cuando las mismas no cumplían el rol tradicional que se esperaba de ellas, sino que además, y en este mismo sentido, ejerce grave violencia de género simbólica y mediática al representar a la Ex Presidenta Cristina Fernández siendo quemada. Con esta representación, además de ejercer violencia contra ella, y por extensión, contra todas las mujeres, ignora y revictimiza a la tristemente cuantiosa cantidad de mujeres que han sido víctimas de femicidio o gravemente lesionadas a través del fuego, a manos de varones violentos en nuestro país.

sábado, diciembre 19, 2015

ARGENTINA: FARSIFAL en el COLON


 PARSIFAL, DE RICHARD WAGNER, CON PUESTA DE MARCELO LOMBARDERO  y VESTUARIO DE LUCIANA GUTMAN  EN EL COLON

La lectura como una operación crítica

Lombardero asume las características polémicas del texto y las presenta en un mundo de ciencia ficción distópica en el que todo está vigilado por guardianes con ametralladoras. El lucimiento de la Orquesta Estable y un elenco excepcional completan la puesta.

 Por Diego Fischerman
Toda obra de arte comienza –o debería hacerlo– en una pregunta. En aquellas que necesitan de la interpretación para existir, esa duda inicial, ese cuestionamiento, se abre a las de los intérpretes. En un plano general no puede evitarse inquirir acerca de cuál es el papel de esos traductores de un texto ya escrito, en épocas y bajo circunstancias distintas de las actuales. El teatro y la ópera son campos en los que el papel de esos intérpretes, en un abanico que va desde la pretensión de convertirse en meros medium de la letra del autor hasta las posibles reescrituras, se ha convertido en parte esencial de la propia profesión del director de escena. Nadie espera ver a Shakespeare exactamente como se lo representaba en el teatro del Globe en el siglo XVI e incluso, si tal cosa sucediera, se trataría de una elección del puestista, fuertemente cargada de ideología estética.
Nada está fijado de antemano y mucho menos cuando, como en el Parsifal de Richard Wagner, ya el hecho de presentarla en un teatro donde los palcos se miran entre sí (y donde la gente va, también, a mirar cómo es mirada) significa una cierta traición. Pensada para Bayreuth (donde todo mira al escenario y nada más que allí) y concebida como festival sacro, sus temas son, por otra parte, poco menos que insoportables para un público inteligente y actual. Ni la aparente historia de caballería ni la culpa frente a la sexualidad promiscua que subyace en la obra, ni la redención por vía de la castidad ni, mucho menos, la mácula original –y la necesidad de perdón– con que acarrean los judíos son temas que hoy puedan interesar a demasiadas personas. Tampoco el viejo tópico medieval del “tonto puro” –el Parzival de Wolfram von Eschenbach actualizado, de alguna manera, por el Kaspar Hauser de Werner Herzog–, tan caro al odio que el nazismo mostraría hacia los intelectuales liberales, podría ser hoy demasiado convocante. Una lectura es siempre una operación crítica. Un puestista podría no hacerse cargo de estas cuestiones. Podría renunciar a esa posibilidad de interacción con un texto. Marcelo Lombardero no lo hace. Se podrá o no coincidir con su mirada, pero es innegable que asume las características polémicas de ese texto. Que allí hay una lectura. Que se parte de preguntas y que lo que se ve en escena, con coherencia ejemplar, las responde.
En su visión, sostenida en el fenomenal trabajo de Diego Siliano, integrando proyecciones y objetos corpóreos con fluidez y belleza plástica pero, sobre todo, con inmenso sentido dramático, no hay caballeros medievales sino guardianes provistos de ametralladoras. Se trata de un mundo postapocalíptico. Nada queda. Y ya no hay dioses (han caído en el final de la Tetralogía, podría pensarse). La energía es el grial y el héroe será quien la entregue al mundo. Hay dos géneros donde lo delirante circula de manera verosímil: lo místico y la ciencia ficción. Lombardero y su equipo optan por la segunda. Allí, en esa distopía, poco importan al fin y al cabo los sueños de pureza racial y las fantasías de redención. Con un eficaz vestuario a cargo de Luciana Gutman, la otra pieza fundamental de este Parsifal es la extraordinaria dirección musical de Alejo Pérez. Ya en el Preludio, un oleaje de matices infinitos, envolvente, hipnótico y, a la vez, de excepcional claridad en la definición de los planos y de las relaciones temáticas, quedó claro que la música sería protagonista de la trama –teatro de sonidos, reclamaba Wagner– sin por ello resignar nada de su especificidad. La Orquesta Estable tuvo, en ese sentido, una actuación ejemplar. La calidad del fraseo de cuerdas y maderas, el compromiso y la concentración de cada una de las secciones y la belleza de los corales de los metales lograron una interpretación de gran altura en la que quizá sea una de las obras más difíciles del repertorio, empezando ya por su inusual duración de unas cuatro horas netas de música.
Un elenco de excepción, donde brillaron Stephen Milling como Gurnemanz, Christopher Ventris como Parsifal y Nadja Michael en una Kundry de graves portentosos, gran potencia vocal y notable presencia escénica, se completó con actuaciones de gran nivel de Ryan McKinny como Amfortas, los argentinos Héctor Guedes y Hernán Iturralde, excelentes como Klingsor y Titurel respectivamente, y las “niñas flor” –en este caso neoseres, a la manera de la chica mecánica de la novela de Paolo Bacigalupi–. También tuvieron actuaciones memorables el Coro Estable y el Coro de Niños y la interminable ovación –que fue particularmente efusiva con Alejo Pérez– fue la prueba de un reconocimiento. Son pocos los teatros del mundo que pueden plantearse una obra de esta magnitud y con una puesta teatral y musical de este nivel. Y ese baremo, perdido en los últimos años, es el que el Colón debería tener como medida de sus propias capacidades y, también, de la responsabilidad frente al público y, sobre todo, frente a su propia historia.

POEMA de AMELIA ARELLANO







   
Amelia Arellano
18 December at 22:52
BESA LAS LETRAS DE TU NOMBRE *
“..Mientras tanto
adentro mío tu mirada vive, muy intensa, amorosa y cada vez más pura, la beso y me despiertas...”
MARTA ZABALETA ( Hoy tengo deseos de estar con vos Marta R Zabaleta)

Si sientes que el mundo te ha mareado.
Y si te sientes rara .O que no cabes en el mundo.
Y que el mundo gira en tus campos desiertos.
Y no cruzan calandrias, ni sauces, ni rebaños.
Y ha partido el jardín y el jardinero.
Si sientes, como Fausto, que viven dos almas en tu pecho.
Y una tira hacia el simio y otra al homo sapiens.
Si no puedes contar, y cuentas hasta dos, acaso tres.
Y la pena no es una, ni tres, ni mil, ni cien.
Son infinitas penas .Innumerables penas.
Cáscaras de cebolla. Compleja trama.
Ovillos de serpientes. Encarnaciones.
Mortal angustia. Vidrio molido. Crucifixión.
Entonces, lirio mío. Paloma, ojo de tigre.
Mareáte con polen fecundado. Bebe.
Respira en amarillo. Vuelve.
A la cigarra, a la hormiga, a la retama.
Sé fogata. Limonero en flor. Narciso.
Párate en el brillo del puñal del miedo.
Transforma en bermellón la ansiedad de cartas que no llegan.
Deja, que te acaricie el aura de tu madera noble.
Piratea la risa, los besos y los soles.
Besa tu nombre.
Besa. Una por una, las letras de tu nombre.

a.arellano

jueves, diciembre 17, 2015

PAJAROS

Gracias a la atención de \melanie Smith

miércoles, diciembre 16, 2015

La niña y su gato


ARGENTINA: no al neofascismo

Multitudinaria marcha contra el ataque neonazi a un joven gay

Cientos de marplatenses repudiaron la golpiza de Juan Martín Navarro; cinco personas le pegaron con palos de PVC con cemento, según la denuncia; quedó hospitalizado
Martes 15 de diciembre de 2015 • 23:15.La Nacion
15
Cientos de marplatenses marcharon esta tarde en Mar del Plata para repudiar un ataque neonazi contra un miembro de la comunidad gay.
La concentración se realizó en la peatonal San Martín y Mitre, en el microcentro de la ciudad, y de allí marcharon hasta la comisaría primera, ubicada a cuatro cuadras.
Participaron militantes del Movimiento al Socialismo, Frente de Izquierda y los Trabajadores, Nuevo Encuentro, Juventud Peronista Descamisados, Partido Humanista, Partido de los Trabajadores Socialistas, Abuelas de Plaza de Mayo, HIJOS, Juventud de Insurgentes, Las Rojas y Centro Cultural América Libre, entre otras organizaciones de género, diversidad y derechos humanos.
Foto:Prensa CHA
Juan Martín Navarro (39) sufrió el 8 de diciembre pasado un ataque por parte de un grupo conocido como Bandera Negra, según denunció la Agrupación Amadi, en la que es activista.
El ataque ocurrió en Moreno y Santa Fe, en el centro marplatense, cuando Navarro fue interceptado por cinco personas que le pegaron con palos de PVC con cemento, causándole fractura del tabique nasal y contusiones en el cuerpo, por lo que debió ser hospitalizado.
El intendente del partido bonaerense de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, repudió hoy el ataque y afirmó que "la policía tiene orden de no permitir violencia. Supongo que las autoridades judiciales también actuarán".
"Repudio los actos violentos, racistas y discriminatorios", porque "si no reina la paz entre nosotros esto no lo arreglamos más", manifestó el flamante jefe comunal.
Para Arroyo, "estos nacionalismos irracionales no existen. El nacionalismo, al que yo adhiero, es el que tiene que ver con convivir con todos, no cerrarse al mundo", expuso y sostuvo que "tiene que haber respeto por todas las personas, sea quienes sean; tiene que predominar el consenso".
El titular de la Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad (AMADI), Javier Moreno Iglesias, dijo que las organizaciones hoy se unieron porque rechazan "el brote neofascista que hay en Mar del Plata".

Pedido de justicia

El abogado José Luis Zerillo, ex director de Derechos Humanos de la comuna local, presentó una denuncia por la golpiza a Navarro (39) y solicitó que haya "resoluciones judiciales a acordes a la concatenación de los hechos".
"Reclamamos a la justicia que tome intervenciones en este asunto con la severidad que se merece y no como hechos aislados, como en un primer momento se habían empezado a investigar", dijo y alertó que "a pesar de las denuncias públicas" y otras judiciales aún no han logrado "detener su accionar ni desarticular a la organización que está conformada para cometer crímenes de odio".
Por su parte el ex candidato a intendente Alejandro Martínez (FIT) indicó que "el esclarecimiento, juicio y castigo, con responsabilidad del Estado" fueron hoy las consignas "contra los ataques fascistas".
Patricia Gordon, de la Red contra violencias, abuso sexual y trata de personas, aclaró que la marcha no fue solo en repudio a la agresión a Navarro sino también "por la investigación y condena a los agresores en el Encuentro Nacional de Mujeres", desarrollada en Mar del Plata en octubre pasado.
Ese repudio no es "sólo por la violencia física sino también por la agresión simbólica que sufrieron los murales colectivos, cruces esvásticas y leyendas en las paredes de la ciudad", completó.
"Marchamos por una sociedad sin fascismo" y "repudiamos los ataques que vienen sufriendo diferentes activistas en manos de grupos neonazis, en convivencia con las fuerzas de seguridad y sectores políticos de la derecha marplatense", manifestó Eleonora Alais, de HIJOS.
Agencia Télam

sábado, diciembre 12, 2015

ARGENTINA :Avances y tensiones en la expansión de los derechos de las mujeres, po rMarta Vasallo



Avances y tensiones en la expansión de los derechos de las mujeres

La persistencia del machismo

En las últimas décadas se avanzó en el terreno de la igualdad, mediante una batería de leyes de avanzada que aparecen por delante de las prácticas sociales concretas. Sin embargo, las inequidades siguen de pie. El femicidio como instancia de culminación de otras violencias, hoy, es un problema mucho más visible, al igual que la trata de personas y en llamativa menor medida el proxenitismo. Las campañas electorales son otro espejo de los avances producidos pero también de omisiones deliberadas.

Información de imagen
Marcha "Ni una menos" en Santiago del Estero, 3 de junio 2015. 
Foto Emilio Rapetti/Gentileza Télam
En las últimas décadas se han producido transformaciones significativas en la vida de las mujeres, y un cuestionamiento profundo del binarismo varón/mujer que lleva a una apertura hacia géneros múltiples. Son esas corrientes de cambio las que habilitaron el paquete de leyes de avanzada que empezaron a regir en los últimos años, incluida Argentina. Pero estos cambios coexisten con formas antiguas y nuevas de desigualdades de género, que escapan a la voluntad inclusiva de políticas económicas y sociales.
Este año 2015 quedó marcado por la jornada del 3 de junio, en respuesta a una escalada de femicidios en el país, cuya consigna “Ni una menos” signó el XXX Encuentro Nacional de Mujeres en Mar del Plata los días 10, 11 y 12 de octubre. A los dos femicidios en Mar del Plata ese fin de semana, un tercero en Ramos Mejía y un cuarto en Salta, se sumó hace pocos días el asesinato en Buenos Aires de la dirigente travesti Diana Sacayán, a quien sus compañeras de activismo esperaban en el Encuentro Nacional de Mujeres. Al incremento y vitalidad del movimiento de mujeres en el país corresponde un alto y sostenido porcentaje de violencias que alcanzan su expresión máxima en el aniquilamiento de adolescentes y mujeres por parte de parejas o ex parejas. No hay respuestas ciertas a las preguntas que rondan estos episodios: ¿Hay realmente más femicidios? ¿O hay otra sensibilidad ante hechos que hasta hace pocos se subsumían en otros o eran nombrados mediante eufemismos? ¿Por qué ese odio masculino? ¿Es una manifestación de la decadencia inexorable de la lógica patriarcal, que se subleva contra transformaciones irreversibles en la condición de las mujeres? ¿O indica por el contrario la reversibilidad de las conquistas de las mujeres, la capacidad infinita del machismo para seguir manifestándose bajo antiguas o nuevas formas?
Hay una certeza: las feministas de la “segunda ola”, esto es, las que vivieron el apogeo de la contracultura de los años 60 en el Occidente desarrollado, suponían que los varones a corto o largo plazo verían ellos mismos los beneficios de una liberación de la camisa de fuerza en que los amarra la virilidad; y que las mujeres aprenderían a ejercer  entre ellas una solidaridad activa, en la que encontrarían más placeres que en las supuestas “ventajas” de la dependencia. Pero esto no fue así. Los varones no parecen encontrar un lugar claro fuera de la virilidad heredada de milenios de patriarcado, y a la ley de dominio a la que no renuncian suman un profundo resentimiento por las transformaciones que la condición de las mujeres ha registrado en las últimas décadas, introduciendo contradicciones en la hegemonía masculina hasta hace poco incuestionable. Por otra parte, hay muchas mujeres para quienes las jaulas de oro de la dependencia les resultan más soportables que las consecuencias de la transgresión.

La culminación de las violencias

Si bien es difícil encontrar expresiones, al menos públicas, complacientes ante los femicidios, un difundido “sentido común” comenta que sólo se destacan las violencias de los hombres hacia las mujeres, cuando en realidad existen también violencias en sentido opuesto. Algo muy similar al comentario inevitable en los 8 de marzo: “¿Por qué un día de la mujer? No hay ningún día para el hombre”. La tendencia es en todo caso a circunscribir los femicidios al episodio mismo, y no verlos como la culminación de un amplio continuum de violencias, cotidianas y aceptadas; lo cual implica negar la violencia implícita en múltiples conductas como el control familiar sobre la vida de las mujeres, la subestimación de sus actividades cuando no se refieren al orden doméstico y a la atención a los familiares, la suspicacia ante las mujeres que no se atienen a los roles asignados, la omisión de su voluntad en todas las instancias de la vida, desde las íntimas a las públicas. Dicho de otro modo, no hay en realidad acuerdo sobre qué significa “violencia de género”, aunque esté acabadamente descripta en la Ley 26485 para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia la mujer; concebir esa violencia en su integralidad, en todos sus avatares,  implicaría cambiar conceptos y prácticas aceptados y defendidos, o considerados tan irrelevantes que no valdría la pena ocuparse de ellos.
La tendencia es a circunscribir los femicidios al episodio mismo, y no verlos como la culminación de un amplio continuum de violencias, cotidianas y aceptadas; lo cual implica negar la violencia implícita en múltiples conductas como el control familiar sobre la vida de las mujeres, la subestimación de sus actividades cuando no se refieren al orden doméstico, la suspicacia ante las mujeres que no se atienen a los roles asignados, la omisión de su voluntad en todas las instancias de la vida.
Hay ejemplos contundentes de estas discrepancias respecto de la noción de violencia hacia las mujeres. La presidenta Cristina Fernández en su discurso ante la ONU el 27 de septiembre, al conmemorarse los 20 años de la Conferencia sobre la Mujer en Beijing, había aludido a la persistente discriminación de las mujeres: “Es necesario romper fronteras culturales que han considerado a la mujer durante siglos un ser inferior o menos inteligente que los hombres…”. Poco tiempo después, el 14 de octubre, al entregar el premio internacional L’Oréal Unesco “Por las mujeres en la ciencia” a la científica argentina Andrea Gamarnik por sus investigaciones sobre el virus del dengue, la presidenta avaló las palabras de la científica que se refirió al XXX Encuentro Nacional de Mujeres y a la realidad de la discriminación de las mujeres también en los ámbitos científicos. Cuando se refirió a la discriminación, la presidenta fue aplaudida por las pocas mujeres que había en el público, la mayoría donde predominaban los hombres sólo aplaudió cuando ella se refirió a la discriminación que suelen practicar las mujeres entre ellas mismas.
Pero la misma presidenta no vincula en los hechos la discriminación ni otras formas de violencia, con la negativa a legalizar el aborto, por ejemplo, y en ese punto no está sola: todavía grandes sectores de población no ven como violencia la maternidad forzada, el hecho de obligar a una adolescente o a una mujer a llevar a término un embarazo no deseado. Sólo se acepta como tal la violencia de obligar a una mujer a un aborto que ella no desea ni decide (éste parece haber sido el disparador del asesinato de Chiara Páez, de 14 años, el 10 de mayo en Rufino, por su novio de 16, así como el de Julieta Mena, la joven de 23 años asesinada en Ramos Mejía el domingo 11 de octubre por su compañero, 10 años mayor). La lucha por el derecho al aborto toca una cuerda que muchos no quieren oír sonar, dado que pone en cuestión la equivalencia entre mujer y madre, equivalencia que conserva toda su fuerza en nuestra cultura, la idea de la maternidad como destino, idea cuya violencia es envuelta en su idealización como condición de la felicidad, desmentida en la realidad cotidiana, y que coexiste con tantas formas de maltrato personal e institucional a las madres de carne y hueso.
La persistencia del machismo - Revista Haroldo
Información de imagen
Foto: Florencia Downes/Gentileza Télam
Hay otra grave cuestión que está en el aire pero es objeto de todo tipo de confusiones y tergiversaciones: se trata de la explotación de la prostitución. En un país donde la última dictadura cívico-militar recurrió entre otros crímenes a la desaparición forzada de personas, que la Argentina exitosamente llevó al seno de la ONU para que fuera reconocida como crimen de lesa humanidad, se esperaría una mayor sensibilidad a la cantidad de “desapariciones” consumadas en democracia. “Búsquedas en democracia”, un informe reciente de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) junto con la ONG Acciones Coordinadas Contra la Trata (ACCT), calcula en 3231, sobre un total de 6040 personas, las niñas, adolescentes y mujeres buscadas, esto es, cuyas “desapariciones” no han sido resueltas desde 1990 hasta 2013. La mayor parte de esas “desaparecidas” tenían entre 12 y 18 años al momento de su desaparición.

Trata y proxenitismo

Se ha difundido la consigna militante “No a la trata” como violencia admitida contra las mujeres o los géneros “feminizados” que son la presa favorita de explotación sexual; se utiliza el término “trata” con fines de explotación sexual como sinónimo de “prostitución forzada”, como si fuera la única condición en que la explotación de la prostitución sería delito, pero prácticamente no se menciona el proxenetismo. Esa distinción no es inocente: deja el camino abierto a la regulación de la prostitución y al blanqueamiento de la llamada industria del sexo, objetivo de un fuerte embate internacional, precisamente en momentos en que un país legalmente abolicionista como la Argentina empezaba a cumplir la legislación abolicionista convertida durante décadas en letra muerta: la que prohíbe la instalación de prostíbulos, en tanto sede por excelencia del lucro mediante la prostitución ajena. La empezó a cumplir la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (UFASE) y su continuación, la PROTEX, a partir de la ley de trata 26 364, de 2008, que en su reformulación de diciembre de 2012 (Ley 26842) eliminó el consentimiento como relevante para el delito de trata y extendió la condición de delito a la explotación sexual.
Pero aun con esa suma de desapariciones de niñas y adolescentes, las clausuras de prostíbulos consecuencia de la detección de casos de trata son atacadas por la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (AMMAR), que se autodenominan “trabajadoras sexuales”, en contraposición a las personas nucleadas en la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos (AMADH), que se niegan a considerar su actividad como trabajo y se presentan como desocupadas en busca de empleos genuinos, que recurren a la prostitución para subsistir. Aunque AMMAR reivindica como su objetivo la autonomía y el carácter autogestivo de su organización, se opone al cierre de burdeles como pérdida de fuentes de “trabajo” para otras mujeres que no pasaron por procedimientos de trata. Lo que significa de hecho considerar que el proxenetismo es una actividad lícita, a pesar de que resulta inseparable de la trata.
La imposición de la fórmula “trabajador/a sexual” para designar a quienes ejercen la prostitución, una imposición de un fuerte lobby internacional que financia generosamente en todo el mundo a las agrupaciones que se pliegan a ese concepto, significa el blanqueamiento de la explotación de la prostitución como una empresa entre otras.
Se ha difundido la consigna militante “No a la trata” como violencia admitida contra las mujeres o los géneros “feminizados” que son la presa favorita de explotación sexual. Se utiliza el término “trata” con fines de explotación sexual como sinónimo de “prostitución forzada”, como si fuera la única condición en que la explotación de la prostitución sería delito, pero prácticamente no se menciona el proxenetismo. Esa distinción no es inocente: deja el camino abierto a la regulación de la prostitución y al blanqueamiento de la llamada industria del sexo.
La regulación de la prostitución, al abrigo del lobby internacional y de las corrientes académicas que la promueven, se ha convertido en la Argentina en insignia de “progresismo” y de actualización de las mentalidades, y gana terreno en la opinión pública, encantada de que nadie toque los prostíbulos, y de que el recurso a la prostitución se mantenga en la discreción, excluyendo la prostitución callejera. Nadie parecería ver la paradoja de que una actividad tan encomiable y lícita deba permanecer oculta. Ni la paradoja del hincapié en respetar la vocación prostibularia de las mujeres y adolescentes en momentos en que los secuestros se suman a las múltiples formas más sutiles de reclutamiento que siempre han desplegado las redes de explotación de la prostitución. La defensa del proxenetismo arropada en un discurso de “derechos” (derecho del consumidor a ejercer de ese modo su sexualidad, derecho de cada persona a elegir voluntariamente la prostitución como “oficio”), parece partir de que la institución de la prostitución, uno de los negocios más rentables del planeta, podría sostenerse sobre la base de la libre voluntad de un puñado de personas. En realidad es una consecuencia directa de la hegemonía mundial del neoliberalismo, con su invasión del mercantilismo en todas las áreas de la vida, y con su concepción contractualista que llega a promover en sus vertientes más extrema “pactos de esclavitud voluntaria”. Así es como la prostitución organizada, una institución puntal del patriarcado, paradigma de la desigualdad de género, es presentada como ejercicio de libertad y como conducta insurgente, cooptando los desarrollos de la cultura de los derechos humanos y del feminismo.
La persistencia del machismo - Revista Haroldo
Información de imagen
Marcha "Ni una menos" en Córdoba, 3 de junio de 2015. 
Foto: Laura Lescano/Gentileza Télam

Pantalla chica y campañas electorales

Otro termómetro ha sido la campaña electoral, donde la fuerza de las circunstancias ha obligado a los candidatos presidenciales a referirse a la “violencia de género” como una cuestión para la que ya tienen preparadas todas las soluciones, el modo más contundente de demostrar que no saben de qué están hablando. Sergio Massa (FR) subsume delitos como la violencia física o las violaciones en su prédica securitaria, que incluye el ingreso de fuerzas militares en los barrios marginales. Con la misma ligereza con que remeda el discurso peronista sobre la justicia social, y hasta levanta los brazos como Perón, Mauricio Macri (Pro) promete soluciones a la violencia de género “como lo hicimos en la Ciudad”, pero en la Ciudad no solo no dio ninguna, sino que debilitó lo logrado por las gestiones anteriores, a fuerza de recortes presupuestarios y desmantelamiento de programas sociales. Daniel Scioli (FpV) se refería al tema con una retórica papal: “Quien ataca a la mujer ataca al corazón de la sociedad”, pero el Vaticano es una de las instituciones más opuestas a los derechos de las mujeres.
Acorde con una lógica persistente, según la cual cuanto más lejos se está del poder real se defienden con más énfasis los derechos de las mujeres todavía a conquistar, candidatos como Margarita Stolbizer, de Progresistas, y Nicolás del Caño,del Frente de Izquierda, se presentaron en sus campañas como fuerzas que escuchan los reclamos, en el caso del FIT mediante una defensa explícita del derecho al aborto.
Un caso aparte es Adolfo Rodríguez Saa: ni menciona los derechos de las mujeres, tal vez porque en la utopía social alcanzada por la provincia de San Luis la discriminación y la violencia son detalles ya superados.
Dado el escenario del ballotage entre el Frente para la Victoria y el frente Cambiemos para el 22 de noviembre, parece difícil que las respectivas campañas actualicen las cuestiones de género, teniendo en cuenta el carácter profundamente conservador y aun policíaco de la tercera fuerza, el Frente Renovador, cuya adhesión buscarán ambos candidatos.
La fuerza de las circunstancias ha obligado a los candidatos presidenciales a referirse a la “violencia de género” como una cuestión para la que ya tienen preparadas todas las soluciones, el modo más contundente de demostrar que no saben de qué están hablando. Mauricio Macri promete soluciones a la violencia de género “como lo hicimos en la Ciudad”, pero en la Ciudad no solo no dio ninguna, sino que debilitó lo logrado por las gestiones anteriores.
La conducta de los candidatos, sus ligerezas y omisiones, tal vez no sean tan importantes en sí mismas, sino como indicios de la respuesta social. La dirigencia política es responsable, sí, de las prioridades que establece y de las cuestiones que desplaza a planos secundarios, pero en buena parte sus conductas reflejan las prioridades de la opinión pública, dado que las campañas electorales giran en torno a la disputa por el favor y la aceptación de sectores numerosos de la población. El hecho de que la discriminación sexual, la maternidad, el ejercicio de la prostitución, cuestiones básicas que hacen a la vida cotidiana de la mitad de la población del país, no merezcan un tratamiento más preciso y profundo, está indicando que tampoco ocupan un lugar significativo en las expectativas de los votantes.
Las tres últimas gestiones presidenciales avanzaron en el terreno de la igualdad, a través de la presencia de mujeres en altos cargos políticos (empezando por la presidencia de la Nación) y en instancias de formación y de profesiones que escapan a la división tradicional de roles sexuales. También a través de un conjunto de leyes de avanzada, que aparecen por delante de las prácticas sociales. La presidenta acierta al decir que “soñar con la igualdad de género en un país inequitativo, en un país con grandes brechas sociales, es simplemente retórica o ilusión. Por eso hemos desarrollado un fuerte proceso de inclusión social que ha traído aparejado también obviamente la mayor oportunidad de igualdad para la mujer…”. Pero ella misma reconoce que hay algo más en la desigualdad de género, un núcleo profundo que no ha sido alcanzado todavía: “…por fuera de la discriminación política, económica y social persiste fuertemente en todas las sociedades una discriminación cultural hacia la mujer.” Cuando la presidenta dice “cultural” alude a la batalla primordial, la más ardua, la que todavía hay que dar. Esa es la batalla que nos espera, la más opuesta a la lógica militar, la más sutil, la fundamental.

Cuba: media privada refuerza los estereotipos femeninos






“Debe existir una ley de medios con perspectiva de género”
Por Helen Hernández Hormilla / Foto: SEMlac

 








El fragmento de un escote, los glúteos en primer plano o el cuerpo semidesnudo de una mujer en la playa son imágenes que abundan en la publicidad cubana. Aunque de apariencia inofensiva, este tipo de representaciones termina sustentando una ideología machista en la cual las mujeres resultan el blanco de la violencia simbólica.
Así lo denuncian desde hace años activistas e investigadoras feministas en la isla, entre ellas Danae C. Diéguez, quien se ha especializado en estudios de género y audiovisual. Para la profesora universitaria, superar el sexismo que abunda en el espacio público es urgente, sobre todo si se quiere prevenir el maltrato machista. Esta responsabilidad, asegura, no puede dejársele al tiempo; requiere de políticas públicas que velen por la equidad de género en los medios.

¿Cómo se reproduce en la incipiente publicidad de Cuba la violencia simbólica machista?
Ya sabemos que la violencia simbólica está asumida y naturalizada en muchos espacios de las industrias culturales y, por tanto, su anclaje visual es un correlato del sexismo trepidante, muchas veces inoculado. La publicidad es uno de esos espacios de visualidad, ya sea la imagen fija o el audiovisual, que reproducen el sexismo. Lo que me parece llamativo es que hay propuestas con verdadera calidad estética que camuflajean la arbitrariedad de la representación y que, precisamente por calificar por su calidad, llevan el código sexista apuntalado con la sutileza misma que convierte a la obra en “buena”, “artística” u otros adjetivos que sustenten su efectividad visual.
Están las otras propuestas en las que no median calidades estéticas y en las que el mensaje llega a ser muy agresivo. La publicidad de algunas cervezas, la Bucanero por ejemplo, o la publicidad para invitar a visitar Cuba, están revestidas de sexismo y racismo. Estoy convencida de la existencia de algunas buenas prácticas y de la voluntad de muchas personas por cambiar y denunciar esto. Sin embargo, son realidades que están ahí, sobre todo para avisarnos que el camino es largo aún…


¿Crees que el sexismo y la agresividad de ese tipo de productos se hayan intensificado con la llegada de los negocios privados?
Los negocios privados reproducen acríticamente mucha publicidad estandarizada y mayormente sexista. En el caso cubano, llama la atención que muchos de esos negocios se afianzan sobre la imagen de mujeres que están dentro del canon de belleza que los medios intencionan, en detrimento de las diversidades de mujeres existentes. Ya sabemos que el canon de belleza amputa, cercena y discrimina. El canon es una construcción cultural que beneficia a un veedor masculino y heteronormativo.
Como no existe una legislación que delimite cuándo se estimula y refuerza la violencia simbólica machista, las muestras de sexismo y racismo en la publicidad de algunos negocios privados va in crescendo y, en muchos casos, es realmente cuestionable. Ni siquiera existe la intención de no hacerlo porque es “políticamente incorrecto”. Aunque no esté de acuerdo con ella, valdría la pena si esa fuera una opción para detener tanta imagen castradora de diversidades y de empoderamiento femenino.


¿Qué consecuencias sociales acarrea que los mensajes publicitarios refuercen el sexismo y la violencia de género?
Las consecuencias están en que las audiencias son acríticas y los medios tienen un verdadero impacto a la hora de modelar el imaginario simbólico de las relaciones de género. ¿Qué sucede entonces? Un criterio, una imagen de la verdad que se basan en el machismo; mujeres como objetos, convertidas en partes; un patrón de éxito de mujeres y hombres que jerarquiza y vuelve a fomentar las relaciones de poder entre los géneros, siempre en función de esa heteronormatividad y masculinidad hegemónica que perpetúan la discriminación, la sumisión y la objetivación por encima de la equidad, la diversidad y las subjetividades.
Resultado: naturalización y normalización de la violencia de género, de la violencia simbólica machista y de la posición de mujeres y hombres en función de esas estructuras de poder que legitiman a unos por encima de unas. Otro resultado: refuerzo de las inequidades.


¿Consideras que se deban regular los contenidos de la publicidad y los mensajes de bien público en cuanto a su tratamiento del género?
Creo que debe legislarse, que debe existir una ley de medios con perspectiva de género. Esa es mi propuesta. Ahora, quienes se dediquen a pensar, argumentar y llevar a cabo esas medidas deben saber sobre género. Cualquiera no se puede atribuir decisiones asociadas a la equidad y su representación. Se necesita compromiso, ética, sensibilidad y, sobre todo, conocimiento.

viernes, diciembre 11, 2015

ENGLAND:',OLD AWESOME LADIES

ARGENTINA: discurso de despedida de la Presidenta Cristina Fernández

jueves, diciembre 10, 2015

Poema de Gelman





Afirmo fieramente: tengo estómago.
Pero no, pero no. Mejor dejarlo.
Ayer nació un gorrión en mi camisa
y hoy me cité de nuevo con un árbol.

Pero además resulta que estoy vivo,
fértil de sangre aguda en el costado.
El señor hambre se metió en mi casa
y no sé cómo echarlo.

Pero no es eso, no. Mejor dejarlo.

Me duele un abedul lleno de cielo
que en mi recuerdo recogí en el campo.
Urgentemente debo hablarle hoy.
Él se cree olvidado.

El almacén, la luz, el alquiler,
todo lo que se debe y no está pago.
Espero un hijo, allá, para diciembre.
Pero no, pero no, mejor dejarlo.

Me aguarda el aire. Es junio y hay invierno.
Llueve exclusivamente en mi zapato.
¡Ay de la carne que no se ha comido!
Pero no es eso, no, mejor dejarlo.

Estoy de novio con la primavera,
con mi mujer y con mis manos.
Si me toco la frente con un silbo
echo a volar mis pájaros.

Pero no, pero no.
Mejor dejarlo.

---Juan Gelman---
<Violín y otras cuestiones>

Poema de Marta Zabaleta - 15 y 3/4 Esta amistad

El feminismo de Alfonsina Storni en cinco poemas

miércoles, diciembre 09, 2015

ARGENTINA: ms sobre los vuelos de la muerte

 LA RECONSTRUCCION DEL “TRASLADO” DE LOS SECUESTRADOS EN LA SANTA CRUZ

Testimonios sobre los vuelos

En el juicio sobre los crímenes de la ESMA un sobreviviente contó que vio el momento en que las víctimas fueron sacadas del centro clandestino. La autopsia que prueba los vuelos de la muerte. El trabajo que hizo el EAAF.

 Por Alejandra Dandan
, Pag 12
Era de noche. Carlos García trabajaba en el Sótano de la ESMA, esa explanada perturbadora llena de cubículos montados y desmontados al ritmo de la muerte. “Empezamos a trabajar en la construcción de un baño porque lo querían entregar urgente. Y trabajamos toda la noche, y ahí es cuando vimos el traslado”, dijo Carlos durante una de las audiencias del juicio. Carlos es sobreviviente y fue sometido a las tareas de trabajo forzado en la ESMA. Y es el único testigo conocido de ese momento. “Yo estaba trabajando, no sé hasta qué hora, pero fue hasta muy tarde. Y en eso veo un traslado que, después con el tiempo, me di cuenta de que había sido el traslado de la Santa Cruz.” Quienes conducían al grupo de los 12 no se dieron cuenta de su presencia. Los doce “estaban en fila, en trencito, contra la pared, casi saliendo hacia las escaleras, la única escalera que había en ese momento. Después –explicó– apareció un enfermero con un equipo de jeringas”. Los sacaron del sótano y los tiraron atrás de un camión, explicó, “después me enteré que eran los vuelos de la muerte”.
El alegato fiscal del Juicio ESMA unificado que mañana concluye con los pedidos de condenas para los 56 acusados reconstruyó la historia del grupo de 12 desaparecidos de la Iglesia de la Santa Cruz, con el centro puesto esta vez en las pruebas recogidas durante años de sus ejecuciones en uno de los vuelos de la muerte. Este juicio lleva por primera vez como imputados a “los pilotos de la muerte”: son seis imputados de ese invisible tramo final, pero que en este caso –dice la fiscal Mercedes Soiza Reilly– contó con la aparición de esos cuerpos devueltos por el mar en diciembre de 1977, que truncaron la idea de la desaparición como obra perfecta.
Los alegatos de la Santa Cruz volvieron a hablar de su historia, de la “iglesia que abrió las puertas a los familiares que buscaban a sus seres queridos desaparecidos” y donde se nucleaban a organizarse. Contaron las historias de cada uno, del secuestro sucedido entre el 8 y 10 de diciembre de 1977, mientras empujaban contrarreloj y contando monedas la publicación en el diario La Nación de la solicitada “Por una Navidad en paz”, dirigida al dictador Jorge Rafael Videla, a los altos mandos de las Fuerzas Armadas, a la jerarquía eclesiástica y a la prensa nacional. Hablaron de las víctimas. Las tres Madres de Plaza de Mayo. Las monjas francesas. Un padre. Dos hermanos. Y los militantes de Vanguardia Comunista. Y dieron cuenta de la infiltración de Alfredo Astiz. Pero también de la sobrevida de los doce en el centro clandestino.
Uno de los ejes esenciales estuvo puesto en la reconstrucción de las pruebas de los vuelos. La fiscalía desarrolló el centro de su prueba con la reconstrucción del organigrama operativo del Estado Mayor de la Armada que proveyó de aviones al GT 3.3. Sumó testimoniales de los sobrevivientes con el recuerdo concentrado en fechas, momentos o escenas en las que los prisioneros iban siendo llamados y conducidos en hileras al sótano, donde les inyectaban la droga que los atontaba para lanzarlos vivos al mar.
Una de las intervenciones recuperada fue la del médico forense Roberto Dios, que analizó los cuerpos mutilados, macerados y deshumanizados que llegaron a la línea costera ubicada entre Santa Teresita y Mar del Tuyú en diciembre de 1977. Dios fue el primer hombre que situó la evidencia de la muerte como producto de una caída de un avión. Murió 20 días después en su cama de pueblo a raíz de un supuesto problema de corazón del que no poseía antecedente. Julia Francisca Alderete era su ayudante. Declaró en el segundo tramo de este debate. Trabajó en el Partido de la Costa entre 1967 y 2003. En diciembre de 1977 fue auxiliar de la autopsia. Los cuerpos estaban en la morgue, luego de un traslado del equipo de Bomberos. “A algunos les faltaban los brazos y las piernas, estaban los troncos nada más –dijo la mujer en la audiencia–. Otros tenían sus caras tan desfiguradas, imagino que por el agua de mar.” El doctor Dios le decía: “¡Qué barbaridad! Esto es para que no se sepa qué identidad tienen, porque los brazos y las dentaduras, las huellas digitales, son para verificar la identidad”.
–¿Usted recuerda si el doctor Dios asentó la causa del deceso de estas personas en alguna oportunidad y dijo el motivo de por qué habían fallecido o a raíz de qué? –preguntó la fiscalía.
–El era muy reservado –explicó la mujer–, pero dijo que se habían caído de un avión y que era por impacto de una caída.
En 2003, los integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense comenzaron a trabajar en el caso a pedido de la Cámara Federal de la Capital. “El EAAF analizó expedientes de hallazgos de cadáveres que se produjeron en la zona de la costa entre el 20 de diciembre de 1977 y diciembre de ese año. Los expedientes daban cuenta de procedimientos de instrucción policial y había cuerpos en diferentes grupos y localidades. Uno de los datos decisivos fue que en un expediente había una huella dactilar en buen estado”, dijo la fiscal. Luego del peritaje dactiloscópico identificaron a Angela Auad, una de las 12: “Esta identificación dio la posibilidad de ajustar la búsqueda sobre los cuerpos del Grupo Santa Cruz y justificó la necesidad de proceder al trabajo de campo en el cementerio de General Lavalle en diciembre de 2004 y enero de 2005” donde los cuerpos habían sido inhumados como NN.
En el libro del cementerio encontraron el ingreso de seis cuerpos, entre el 21 y el 29 de diciembre de 1977, hallados en la costa e inhumados en fosas individuales. Bajo la hipótesis de que las “personas podían haber sido víctimas de un mismo ‘traslado aéreo’ sondearon la parte inferior de la fosa, correspondiente a los miembros inferiores, entendiendo que el mecanismo de ejecución hubiera dejado ahí lesiones rápidamente diferenciables, como patrones de fracturas peri mortem similares a los observados en otros casos exhumados de naturaleza similar”.
El EAAF identificó a 5 de los 7 esqueletos exhumados. “El tipo de lesiones que observó el EAAF están relacionadas sobre todo con lesiones contusas que son fracturas transversales, diagonales, sin fragmentación total del hueso, que están relacionadas con el impacto de algún tipo de objeto sobre estos restos. Eso permitió descartar lesiones por proyectiles de arma de fuego. Tampoco se observaron lesiones cortantes. Uno de los mecanismos que produce este tipo de lesiones, el más habitual, es cuando se producen caídas de personas y su choque contra una superficie dura. Normalmente esto se observa en personas que se arrojan desde puentes o edificios. En los casos en que la persona no tiene pleno dominio de su cuerpo, los impactos son más horizontales con traumatismos más a nivel intercostal, pélvico, a veces en los brazos. Estas últimas fueron las lesiones observadas en los cuerpos de los integrantes del Grupo Santa Cruz cuya identidad pudo determinarse.”
Por los hechos de privación ilegal de la libertad agravada, tormentos agravados y por los homicidios doblemente agravados por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, deberán responder, dijo la fiscalía: Mario Daniel Arrú, Alejandro Domingo D’Agostino, Enrique José de Saint Georges, Emir Sisul Hess, Rubén Ricardo Ormello, Julio Alberto Poch y uno de los dos civiles imputados en el juicio: Gonzalo Dalmacio Torres de Tolosa.