jueves, agosto 04, 2016

NiCARAGUA: detalles de una tragedia perosnalque se conviritio en impunidad del padrastro. pederasta, Daniel Ortega.




Zoiloamérica Narváez, en un juzgado de Managua en 2001.







Zoilamérica Narváez volvió repentinamente del aislamiento en el que se había sumido. La hijastra de Daniel Ortega, quien atrajo la atención del mundo al denunciar en 1998 que el exguerrillero sandinista había abusado sexualmente de ella cuando era una niña, reapareció en los medios de comunicación de Nicaragua el pasado mes de mayo para denunciar una encarnizada persecución en su contra por parte del Gobierno de Ortega. Lo acusa de haber ahogado financieramente a la organización no gubernamental que fundó –el Centro de Estudios Internacionales– y expulsado a su compañero del país, acusándolo de violar las leyes migratorias nicaragüenses.
Narváez está ahora en Costa Rica, donde se reunió con su compañero, el boliviano Carlos Ariñez Castel, y desde donde explica a EL PAÍS el motivo de su reaparición mediática. Asegura que ha vivido una pesadilla en los últimos años, porque desde la Secretaría del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), controlada por Ortega y su esposa, Rosario Murillo, se le ha prohibido trabajar, mantener encuentros públicos o hablar con otros sobre su caso. Su madre, Murillo, la ha llamado personalmente para amenazarla, asegura Narváez. ¿El motivo? El peso simbólico de la mujer que un día decidió retar al caudillo nicaragüense y cuya denuncia desenmascaró a un hombre que muchos veían como uno de los últimos representantes de la izquierda revolucionaria latinoamericana.
 http://www.latinamericanstudies.org/nicaragua/zoilamerica-testimonio.htm
“Afirmo que fui acosada y abusada sexualmente por Daniel Ortega Saavedra, desde la edad de 11 años, manteniéndose estas acciones por casi veinte años de mi vida. Afirmo que mantuve silencio durante todo este tiempo, producto de arraigados temores y confusiones derivadas de diversos tipos de agresiones que me tornaron muy vulnerable y dependiente de mi agresor”, narró Narváez en el desgarrador testimonio en el que daba cuenta de las vejaciones infligidas por Ortega. Muchas organizaciones, sobre todos feministas, la apoyaron, aunque años después se sintieron traicionadas cuando Zoilamérica decidió hace seis años retirar la demanda que había interpuesto ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, acusando al Estado de Nicaragua por denegación de justicia.

Para leer la entravista,siga el link. Gracias.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home