viernes, febrero 24, 2017

Al llegar a Tomé, la abuela María Victoria nos esperaba,y tomó en brazos a la guagua, y le ofreció sopa....

Mi beba con su abuela Victoria. 1973.





Marta
 
Tomé
 
La abuela ne la quinta de Tomé, tomada por Marta Zabaleta




LA LLAVE
                 
           inspirado por aquel libro de Miguel Hernández
           que me quemaron durante la dictadura   


No batía el viento
ni la soledad ni el tiempo.
No había patrullas en el
camino de Concepción a Tomé.
Era el 12 de septiembre.

Paró la camioneta y
del zapato izquierdo
sacó una llave.
La arrojó lejos, musitando
'me la dió Alberto#
Y seguimos huyendo.

Bajo el sol radiante 
sus hijos más pequeños
como si fuéramos de picnic
cantaban. Y el osito de peluche 
danzaba la libertad de la nieta.

Tic Toc Tic Toc Tic

La mirada de la abuela
nos abrazó largo.
No sabremos nunca
el misterio de esa llave.
El hijo mayor ya lo ha olvidado.

Marta Zabaleta, Chile 1973/ Inglaterra Exilio 2012

4 Comments:

At 12:30 p.m., Blogger Alicia Galvan said...

Ternura eterna

 
At 10:46 a.m., Blogger Marta Raquel Zabaleta said...

a quinta es maravillosa!!!! Así la imagino cabalgando nubes!
El poema hermoso, terriblemente hermoso!

maria Loreto Ramírez Hinrichsen, Concepción y Tomé, Chile.

 
At 4:41 p.m., Blogger Marta Raquel Zabaleta said...

Cuídate y ojalá que poco a poco puedas reingresar al jardín con flores de la primavera 2017.

Conmovedora entrada sobre el MIR, y la abuela. Ese pasado que refugias en tu poesía.

Abrazote, Gladys

U of DELAWARE

 
At 7:31 p.m., Blogger Adriana Goñi Godoy said...

Con el corazon arropado de ternura te leo amiga...

 

Publicar un comentario

<< Home