El escritor Juan Goytisolo, premio Cervantes en 2014 y una de las figuras centrales de la literatura española del siglo XX, murió ayer a los 86 años en Marrakech, la ciudad marroquí donde residía desde hace años. Fue uno de los escritores con más tradición narrativa de las letras españolas, uno de los más críticos y gran interlocutor entre la cultura europea y la árabe.
Ricard Parise, amigo del escritor, y quien en los últimos años ayudó a Goytisolo a transcribir sus últimas obras, dijo que recibió una llamada desde el domicilio del autor que le avisó del fallecimiento. Fuentes del Consulado Español en Casablanca señalaron que la muerte ocurrió “por causas naturales”.
Heterodoxo y polémico, el novelista nacido en 1931 en Barcelona era  considerado el mejor representante de la Generación de los 50, conformada por hijos de la Guerra Civil española que unieron sus reivindicaciones sociales a la preocupación por el lenguaje y la reflexión filosófica. Era hermano del poeta José Agustín        Goytisolo, y del escritor y académico Luis Goytisolo.
Estudió Derecho en la Universidad de Barcelona y tras la publicación de sus dos primeras novelas, vivió exiliado en París, entre 1956 y 1969. En la capital francesa fue asesor literario de la prestigiosa editorial Gallimard y conoció a la que después sería su esposa, Monique Lange, novelista y guionista francesa, con la que se casaría en 1978 y tras su muerte, en 1996, fijó su residencia en Marrakech. Tras su exilio parisino, Goytisolo vivió en EE.UU., donde fue, entre 1969 y 1975, profesor de Literatura en las universidades de California, Boston y Nueva York.
Su obra abarca diferentes géneros, la narrativa, el reportaje, el ensayo, la literatura de viajes, el cuento y hasta las memorias. Además, colaboró durante décadas en el diario español El País, para el que fue corresponsal de guerra en Chechenia y Bosnia.
Sus dos primeras novelas, Juegos de manos y Duelo en el paraíso se enmarcan dentro las tendencias del realismo social que caracterizó los años cincuenta. El mismo espíritu crítico domina el ensayo Problemas de la novela (1959), manifiesto por una literatura basada en los principios del realismo socialista que plasma en la trilogía El pasado efímero, compuesta por El circo (1957), Fiestas (1958) y La resaca (1958). Como complemento aparecieron los reportajes Campos de Níjar (1960), relato de un viaje que el autor emprendió por Almería, y La Chanca (1962), así como otras dos novelas de crítica antiburguesa: La isla (1961) y los relatos de Fin de fiesta (1962).
Su siguiente etapa arranca con Señas de identidad (1966) que no publicó en España hasta diez años después, en donde sin abandonar su compromiso social, Goytisolo fue acercándose más a la nueva narrativa iberoamericana.
Juan sin Tierra (1975) termina con un texto en árabe, con lo que culmina el proceso de “desenraizamiento” ideológico y vanguardista que se manifiesta en ensayos como El furgón de cola (1967) o Disidencias (1977). Su inclinación por el problema árabe aparece también en El problema del Sahara (1979), Crónicas sarracinas (1981), Estambul otomano (1989) así como en la novela Makbarak (1979). En 1995 escribió El sitio de los sitios (1995), crónica sobre Sarajevo, y en 1997 aparecieron, entre otros, Paisajes de guerra con Chechenia al fondo y De la ceca a la Meca, Aproximaciones al mundo islámico (1997). Goytisolo publicó una autobiografía en dos partes: Coto cerrado (1985) y En los reinos de Taifa (1986) y en 1991 apareció La Cuarentena, una novela inspirada en la Divina Comedia y en el misticismo sufí. Entre sus ensayos se destacan además, El bosque de las letras (1995) y Cogitus interruptus (1999).
Formó parte del Parlamento Internacional de Escritores y fue parte del jurado de la UNESCO que selecciona las obras maestras del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, además de ser miembro honorífico de la Unión de Escritores de Marruecos (UEM) desde 2001. Entre 2005 y 2008 se publicaron sus obras completas, divididas en cinco volúmenes: “Novelas y ensayo 1954 - 1959”; “Narrativa y relatos de viaje”; “Novelas de 1966 a 1982”; “Novelas de 1988 a 2003”; y “Autobiografía y viajes al mundo islámico”.
Además del Premio Cervantes, poseía el Premio Nacional de las Letras Españolas 2008, el Premio de Literatura Latinoamericana Juan Rulfo (2004), el Premio de las Artes y las Culturas de la Fundación Tres Culturas (2009) o el Octavio Paz de Literatura (2002).También fue galardonado con el Premio Internacional Don Quijote de la Mancha (2010); el Mahmud Darwish de la Universidad palestina de Birzeit (2011, Ramala) y el Premio Cultura, Planeta y Océanos Sostenibles (2012).