Casi tres meses después de la polémica decisión de la Corte Suprema de aplicar el 2x1 a presos por crímenes de lesa humanidad, organismos de derechos humanos iniciarán el trámite de juicio político para desplazar a los tres magistrados que firmaron esa acordada. Así lo confirmó Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.
“Este lunes al mediodía iremos al Congreso Nacional para pedir en mesa de entrada el juicio político”, aseguró Almeida por FM La Patriada. La intención es remover a Elena Highton de Nolasco, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz por el fallo que generó un amplio rechazo y cuya máxima expresión se tradujo en la multitudinaria marcha a Plaza de Mayo el 10 de mayo pasado. La medida quedó sin efecto tras el repudio general pero los organismos buscan que se anule un fallo que pudo haber dejado en la calle a cientos de represores de la última dictadura.
Aquella sentencia computaba doble los días en prisión sin condena de los genocidas. A partir del caso de un represor del Hospital Posadas se abría la posibilidad de beneficiar a otros criminales de lesa humanidad. La crítica principal fue por recurrir a una norma usada para descongestionar cárceles superpobladas y por delitos comunes, no violaciones a los derechos humanos. Además, se aplicó el 2x1 con retroactividad: estuvo vigente entre 1994 y 2001, tiempos en que los represores tampoco hubieran tenido necesidad de ampararse en esa ley, dado que estaban vigentes el Punto Final y la Obediencia Debida.
Almeida contó que “hace dos años nos abrimos desde la Línea Fundadora a otros organismos, como el CELS, la APDH de La Matanza, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Familiares de los 12 de la Iglesia de la Santa Cruz y otras agrupaciones, y vamos a ir todos a pedir el juicio político”. Además, adelantó que también pedirán una audiencia con el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti.
En otro orden, Almeida estimó que “este es el peor gobierno desde el regreso de la democracia, es lamentable todo lo que estamos pasando”. Consideró que “somos cada vez más los que nos oponemos, en forma pacífica, a  este gobierno lamentable” y que “es preocupante que después de cuarenta años de lucha tengamos que hablar de presos políticos, como Milagro Sala”.
Del mismo modo, apuntó contra Mauricio Macri “que dijo que los derechos humanos son un curro” y reivindicó a Néstor y Cristina Kirchner. “El gobierno de Néstor fue el primero que tomó los derechos humanos como política de estado; esto no partidismo, es un hecho histórico”. Y añadió en ese sentido que “la vuelta de Cristina me genera mucha esperanza. Me gustaría que regrese en 2019”.
Finalmente, consultada sobre el episodio del programa de Jorge Lanata en que se mostró en cámara al menor conocido como “El Polaquito”, relacionó ese hecho con la idea de querer bajar la edad de imputabilidad: “A este ritmo van a querer meter presos a los chicos de jardín de infantes”. Calificó a Lanata como “vomitivo y lamentable”, y parafraseó a la María Elena Walsh de Oración a la Justicia: “La señora que representa a la Justicia se tiene que sacar las vendas, ver y actuar”.