La justicia condenó al futbolista Alexis Zárate a seis años y medio de prisión por “abuso sexual con acceso carnal” cometido en 2014 contra Giuliana Peralta, novia de uno de sus compañeros de plantel y amigo, en un departamento de Wilde que compartían los jugadores. Por decisión del juez Nicolás Plo, el condenado Zárate continuará en libertad hasta que la sentencia quede firme, y no se abrirá una causa para investigar a otros dos jugadores –uno de ellos, Martín Benítez, ex novio de la víctima– por falso testimonio, como había solicitado la querella. Tras la lectura del veredicto, el jugador regresó a la concentración del Club Atlético Temperley, en el que juega y que recién al caer la tarde, luego de haber hecho correr informalmente la información entre periodistas deportivos, oficializó a través de su cuenta de Twitter la decisión de que Zárate no jugara el partido nocturno para el que había sido convocado. La resolución se tomó tras una reunión de urgencia de “la cúpula”, en la que el presidente de la entidad, el cineasta Alberto Lecchi, se descompensó.
Fuentes del club precisaron a este diario que la decisión fue tomada en una reunión convocada de urgencia y en la que “la cúpula” –cuatro integrantes de la Comisión Directiva–, pero que la resolución “a mediano y largo plazo” sobre la situación del condenado Zárate en el club se tomará recién tras una reunión de los cuarenta integrantes de la comisión. “Por estatuto, el Presidente del club no puede tomar por sí solo la decisión de echarlo”, añadieron las fuentes.
Pag 12, 19 de sept.
En los alegatos ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas de Zamora, la abogada de Giuliana Peralta, Raquel Hermida Leyenda, había solicitado doce años de prisión y la detención inmediata de Zárate. Por eso, ayer, tras escuchar junto a su representada la resolución del juez Plo, adelantó que recurrirá la medida. “Lo que esperábamos era realmente la detención porque la vida de Giuliana se detuvo hace tres años y medio y este hombre no estuvo ni media hora en una comisaría. Vamos a apelar la sentencia y vamos a insistir con la inmediata detención”, señaló.
Zárate escuchó la sentencia en la sala, a la que habían asistido también algunos de sus amigos y su madre. Luego del veredicto, su abogado defensor, Gonzalo Falco, adelantó que “sin ninguna duda” también apelará la condena, y que insistirá en su versión según la cual las relaciones sexuales con la joven denunciante fueron consentidas. “Él está convencido de que no hizo nada, la relación fue consentida y Martín Benítez no era el novio. Ellos dicen que ella se enojó porque Zárate, cuando terminó la relación sexual, él acaba adentro” y “no querían que ella fuera a armar quilombo al club”, detalló Falco. Por su parte, Zárate declaró al salir del tribunal que “desde el primer día” estuvo “muy tranquilo”. “Siempre confié en Dios, que es el que me libera de todo esto y no deja que me influya nada malo”, dijo. Luego, el jugador condenado regresó a la concentración con sus compañeros de Temperley, el club en el que está a préstamo hasta julio del año que viene por decisión de Independiente, que lo tiene bajo contrato. “Si Alexis cree que no hizo absolutamente nada, ¿por qué no va a hacer una vida normal?”, reflexionó ante la prensa el abogado Falco.
Sin embargo, este diario pudo saber que la situación puertas adentro de Temperley al menos ayer estaba lejos de ser la habitual.
Aunque la fecha de la audiencia en la que se resolvería si Zárate sería condenado estaba pautada desde hacía al menos dos semanas, el club lo había incluido en la lista de convocados para disputar el partido de anoche, la tercera fecha de la Superliga, ante Rosario Central. Por eso, Zárate estaba concentrado, y ayer tras el veredicto regresó a encontrarse con el plantel y el cuerpo técnico. Entretanto, el presidente del club, el cineasta Alberto Lecchi, el vicepresidente tercero, Walter Bagnasco, un abogado y un integrante de la tesorería se reunieron “de urgencia” para decidir si Zárate jugaría o no a la noche. Distintas fuentes del club aseguraron a este diario que “la situación es delicada” y que la desvinculación de un jugador no se puede resolver “tan rápidamente”: “La Comisión Directiva había tomado la decisión de sostenerlo cuando estuvo imputado, hace tiempo ya. Si siguió siendo parte del club con normalidad, de un día al otro no se lo puede expulsar, aunque haya habido condena”, aseguraron, y refirieron el aspecto legal. Agregaron que la reunión y la situación en el club fueron tan tensas que Lecchi había sufrido un pico de presión durante el encuentro. En los próximos días, la Comisión convocaría a una reunión con todos sus integrantes. La entidad tardó cerca de seis horas en informar oficialmente, a través de su cuenta de Twitter, que Zárate no formaría parte del plantel en la fecha. “El Club Atlético Temperley informa que Alexis Zárate no será tenido en cuenta para el partido de esta noche ante Rosario Central”, informó el club. De momento, señalaron fuentes de la entidad a este diario, no habrá nuevas comunicaciones formales ni decisiones sobre la situación del jugador condenado.
svallejos@pagina12.com.ar