jueves, septiembre 07, 2017

Pablo van Schouwen, hijo del Dr. Bautista van Schouwen

"Hola soy Pablo van Schouwen. Salimos de Chile en 1973 a Cambridge y luego Oxford, Inglaterran donde estuvimos casi 5 años. Retornamos a Latinoamérica pasando por Cd. De México, Caracas y La Habana, donde vivimos muchos años (sin entrar en detalle para no extenderme) y finalmente hoy en día vivo en Cabo San Lucas, México. Solo me queda mandarles un saludo fraterno a todos  todas.
Soy hijo del exilio..."
Lo he sacacdo de un muro de Facebook.

Image may contain: 15 people, people smiling, screen








El padre de Pablo fue por un tiempo mi médico clínico, cuando trabajé en la Universidad de Concepción, Chile.También fue mi compañero en el MIR histórico. Le tuve un enorme aprecio personal, por su seriedad profesional, su agudeza intelectual, su camaradería y sus profundas convicicones revolucionarias. Fue brutalemnte asesinado por lo esbirros del régimen de Pinochet, a los 30 años de edad.Asi perderia Chile una de sus más grandes figuras históricas.PRESENTE, BauchiDra. Marta R. Zabaleta.


Bautista Van Schouwen, un ejemplo que perdura

Era temprano, cerca de las nueve de la mañana, el jueves 13 de diciembre de 1973 cuando Bautista Van Schouwen fue detenido al interior de la Parroquia de Los Capuchinos, ubicada en calle Catedral 2345 de la capital. Desde entonces es un detenido desaparecido.
Bautista Van Schouwen Vasey, de 30 años al momento de su desaparición, era uno de los líderes históricos y fundadores del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), siendo miembro del comité central de esta colectividad desde su creación en agosto del 65. En 1967, cuando Miguel Enríquez asume el cargo de Secretario General de la organización, Bautista es elegido para integrar el Secretariado Nacional posición que mantuvo hasta su caída.
Amigo y compañero de estudios, de juventud y de que hacer político con los hermanos Enríquez Espinoza, desde joven se destacó por su compromiso con el destino de los trabajadores y los pobres. Había nacido en abril del 43, estudiante del Liceo N° 1 Enrique Molina, luego de la Universidad de Concepción donde, en 1961, ingresó a estudiar la carrera de medicina; se recibió de médico en 1968 y comenzó a trabajar en el Servicio de Neurología del Hospital Regional y como médico general de los Hospitales de Santa Juana y Arauco. Al mismo tiempo continuaba sus labores políticas en el MIR.
En 1969 Van Schouwen se tuvo que trasladar a Santiago para desempeñar sus tareas de dirigente nacional del MIR y de director de El Rebelde (el periódico de esa organización) y se encontraba preparando la edición N°100 cuando ocurrió el derrocamiento del gobierno de Salvador Allende. Permanecía activo en la clandestinidad desde el momento de producirse el golpe militar que instauró la dictadura sobre el país. El Bando Militar N° 10 emitido el mismo día del golpe por la Junta de gorilas que se apoderó del poder, incluía su nombre entre los 95 chilenos que eran buscados por las fuerzas militares. El diario El Mercurio, el día 28 de septiembre, incluía su nombre entre las 10 personas más buscadas del país y por las que ofrecía una recompensa de 500.000 Escudos (la moneda de la época) a quien diera información que condujera a su captura.
La cruenta y masiva represión dictatorial que se desató sobre los trabajadores y los sectores populares dejó sin retaguardia de seguridad al MIR, a sus dirigentes, a una gran cantidad de cuadros y militantes. Mayor era la fragilidad en que quedaron los principales dirigentes y hombres más buscados del país por las fuerzas militares y represivas. La situación de seguridad y de clandestinidad de Bautista Van Schouwen se tornó precaria.
A comienzos de diciembre del 73 otros compañeros le consiguieron refugio en la iglesia de Los Capuchinos. Allí, el párroco Enrique White le brindó refugio junto a su ayudante Patricio Munita Castillo. Al comienzo, el padre White no tenía plena claridad de quien se trataba su huésped, solo lo motivaba su interés de apoyar a los perseguidos por el régimen. A los pocos días, sin embargo, el padre White se enteró de la envergadura del refugiado que tenía en su parroquia y desde ese instante su actitud comenzó a cambiar.
El fatídico jueves 13 de diciembre, un nutrido contingente de fuerzas militares y policiales cercaron la parroquia y un grupo de agentes civiles ingresaron directamente hacia las dependencias donde permanecían Bautista Van Schouwen y Patricio Munita. Ambos, junto al propio padre White, fueron sacados de la parroquia en condición de detenidos y subidos a un bus policial que se alejó raudamente del lugar. Era el debut público de la forma de operar de la DINA: detención ilegal, secuestro y desaparición se convirtieron en un método común utilizado por el ente criminal de la dictadura para eliminar opositores. No se sabe cómo la DINA obtuvo la información que los condujo a la captura de Van Schouwen, pero todo hace presumir que fue desde la propia iglesia donde se hospedaba.
El 14 de diciembre, dos cadáveres con múltiples heridas de bala causadas por terceros fueron encontrados en la Rotonda Quilín. Fueron llevados al Servicio Médico Legal, donde se les practicó la autopsia, consignados como NN y registradas con los protocolos números 3950 y 3951, y fueron luego inhumados en el Patio 29 del Cementerio General de Santiago en las tumbas 2335 y 2336.
En días posteriores sus cuerpos fueron exhumados producto de la búsqueda, investigación e iniciativa de la familia de Patricio Munita quien fue rescatado y sepultado en el Cementerio Católico. En tanto que los restos de Bautista Van Schouwen Vasey, habrían sido incinerados en el Cementerio General por agentes de seguridad.
Los procesos judiciales iniciados por las familias jamás arrojaron algún resultado. La Corte Marcial dispuso el sobreseimiento del caso, sin determinarse responsabilidades, en agosto de 2003, invocando la ley de amnistía y la prescripción.
En diciembre del año 2005 la Corte Suprema ordenó reabrir la investigación por el secuestro y desaparición de Van Schouwen y Munita. En junio del 2007 la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, procesó al ex agente de la DINA, brigadier (r) Marcelo Moren Brito como autor de los homicidios calificados de los dirigentes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Bautista Van Schouwen y Patricio Munita Castillo, ocurridos en diciembre de 1973. Moren Brito se encuentra recluido en el Penal Punta Peuco por su implicancia en otros casos de violaciones a los Derechos Humanos.
En diciembre del 2009, en su homenaje y tratando de seguir su ejemplo de vida, se creó una Corporación Mutualista que lleva su nombre. La Mutual Bautista Van Schouwen se ha destacado por desarrollar diversas iniciativas de memoria, derechos humanos y formación social.

2 Comments:

At 12:34 a.m., Blogger Marta Raquel Zabaleta said...

Al Bauchi (*)
...que camino desmesurado has recorrido, hermano; testigo de tu propia carne, vértigo de tu sombra, torbellino de utopías, torrente de semillas rojas como tu cerebro trepanado.
Todo se perdió tras de tu paso, todo. Aparte de la vida, no te has perdido nada.
Pero aun desde lejos, puede verse como surgen tus brotes. Donde los ríos se desmelenan en sueños de trutrucas y florecer de copihues.
Cuando la luna llena se refleja en los lagos, y pasa un cóndor que en el cielo escribe la esperanza, como tu nombre. Bauchi.

* Médico neurocirujano chileno, Bautista van Schouwen, ( 3 de abril 1943-14 de diciembre 1973), era un dirigente del MIR cuando fue hecho desaparecer en Santiago de Chile, a la temprana edad de 30 años, el 13 de diciembre de1973 y fue brutalmente asesinado, parece que el día después.
Marta Zabaleta, desde el exilio en el Reino Unido, 14 de diciembre 2014

BIO
La Dra. Marta Z R. Zabaleta sido nuevamente listada en Who's Who
2017 - The International Who's Who of Women 2015 (Europa Biographical Reference Series, USA and UK, Routledge Press)
2017 -The International Who's Who of Writers and Authors 2015 ( idem).

 
At 6:56 p.m., Blogger Marta Raquel Zabaleta said...

Excelente poema "Al Bauchi", me emocionó y encontré tan acertadas las palabras. En tan corto trecho describes tantos valores, sentimientos e ideas que nos hacían vivir.Y lo que se perdió.Y que acertada frase "no te has perdido nada..."

Muchas gracias y felicitaciones.
J.

Julian Bastías, París.

 

Publicar un comentario

<< Home