miércoles, abril 11, 2018

TALCAHUANO (CHILE) EL MORRO, Centro Clandestino de Tortura

Documnetal “El Morro: centro clandestino de tortura”, producido por la Corporación Mutual Bautista Van Schouwen y financiado con el 2% del Fondo de Cultura del Gobierno Regional.Segunda exhibición, desde que fue estrenado el 1 de diciembre de 2017, tuvo este jueves < Socu



Orfelina Sepúlveda bebe un sorbo de agua y se  mueve en la silla un poco inquieta.  Con un pañuelo de papel enjuga una lágrima que pugna por salir. Sus ojos están fijos en la pantalla. Allí está ella, hablando de la tragedia que le tocó le tocó vivir cuando apenas con 17 años la detuvieron y la llevaron al centro de detención y tortura de El Morro, en Talcahuano. Ya pasaron casi 45 años de ese momento y para ella es como si hubiese sido ayer.
Emociones que se hicieron presentes con fuerza durante la segunda exhibición del documental “El Morro: centro clandestino de tortura”, realizada la tarde de este jueves en la Sala Punto de Cultura Federico Ramírez, de la Municipalidad de Concepción,  justo tres meses después de su estreno oficial.
El silencio fue invadiendo la sala a medida que las imágenes se sucedían y el relato iba atrapando la atención. Sensación de opresión  y temor dejaba el recorrido por los espacios más tétricos de lo que fue el recinto de detención de la Armada, entre 1974 y 1981, convertido en sitio de  memoria desde el año pasado, gracias al trabajo desarrollado por la Corporación Mutual Bautista Van Schouwen.
Pese a que la historia que se contaba era cruel y, por instante, espeluznante,  el tratamiento de la misma fue respetuoso, sin recreaciones crudas y explícitas. Los relatos de quienes estuvieron prisioneros allí se mezclaban con las imágenes, creando momentos intensos y de gran dramatismo. No quedan de lado los ideales que movieron a esos hombres y mujeres, principalmente militantes del MIR, a quienes se buscó doblegar y exterminar a través de la tortura.
Con generosidad cerca de una docena de ex prisioneros políticos fueron desgranando sus vivencias en el clandestino centro de reclusión y tortura, oculto a los ojos de quienes nunca imaginaron lo que allí se vivía.
Impacta el testimonio anónimo de un vecino del sector que recuerda haber sabido que allí había detenidos políticos y haber visto camiones subir hasta el cerro donde se ubica el inmueble, donde se supone trasladaban a los presos.
Active Image con sus ojos tristes, lo que significó para ella haber estado ahí. Y aunque asevera que ha superado ese trauma, su voz se quiebra por instantes y confiesa que no se atreve a bajar al subterráneo oscuro y terrorífico donde más de alguna vez estuvo.Si bien todos los relatos conmueven, el de Orfelina llega al alma, cuando va compartiendo
Tras una hora de exhibición, el documental finaliza. El aplauso brota espontáneo, agradeciendo el trabajo realizado.
Cecilia Inostroza, de la Corporación Van Schouwen comenta que conmueve la fortaleza de quienes sobrevivieron a la tortura y la reclusión y por ello agradece la generosidad y valentía que tuvieron al compartir sus testimonios.
“Hemos dado un paso más para la visibilización de este sitio y para que nunca más espacios de nuestra región y del país se usen pare reprimir a ciudadanos, muchos de ellos jóvenes, mujeres y adultos”.
Alberto Vidal ex prisionero de El Morro, habló del alto costo que pagaron los militantes del MIR por abrazar un sueño y mencionó que unos mil militantes perdieron si vida durante la dictadura por esos ideales.
Carlos Fritz, director del documental, pidió un aplauso para “quienes fueron capaces de entregar su testimonio. Recopilamos mucho material, testimonios de valor incalculable con los que esperamos hacer un libro”, anunció.
Orfelina, que había estado inquieta observándose en la pantalla, tomó el micrófono y habló: “El documental no es para que lo veamos nosotros, sino para que hablemos a nuestros hijos y nietos de lo que sucedió. Aquí estoy, sigo viva y tengo mis ideales, y moriré con las bota puestas. Siendo muy niña milité en el partido socialista y después me integré al MIR,  vengo de una familia destrozada cinco persona estuvimos detenidas con quebrantos y dolores pero aquí estamos, vivos”.
Con ese mensaje dando vueltas, los asistentes se fueron retirando de la sala, comentando lo que habían visto y oído.

Por M.E.Vega
2 de marzo de 2018.-



Documental “El Morro: centro clandestino de tortura”: un testimonio necesario PDF Imprimir E-Mail


http://www.tribunadelbiobio.cl/portal/index.php?option=com_content&task=view&id=12795&Itemid=90

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home