jueves, agosto 30, 2018

POEMA de Miguel Hernández




Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.



Miguel Hernández, Cancionero y romancero

ARGENTINA: resistencia de la Universidad.

Declaración de Carta Abierta
Resistencia de la Universidad Argentina
Imagen: Adrián Pérez
Obediente a una de las tantas consecuencias lógicas del neoliberalismo, que considera innecesaria la complejidad del mundo cultural y las incesantes ramificaciones del conocimiento en todas sus disciplinas (científicas, históricas, literarias, etc.) el macrismo ya ha iniciado su proceso judicial contra la Universidad. También es necesario aclarar que la idea de proceso judicial, en el macrismo, consiste en un conjunto de acciones agresivas contra personas e instituciones, llevadas adelante por jueces que acatan más los estipulaciones de la Inquisición antes que los modernos códigos procesales. Las Facultades de Derecho de todo el país tienen una alerta que hacer al respecto. Igualmente lo tienen las Facultades de Economía respecto a la inequidad de los modelos económicos en uso, que no solo afectan a extensos sectores sociales sino a los conocimientos económicos todavía no capturados por la irracionalidad compulsiva de la financierización mundial. Asimismo, las Facultades de Medicina respecto a la mercantilización de la salud, las de Filosofía respecto a la anulación de las autonomías subjetivas, las de Ingeniería respecto al abandono de los estilos tecnológicos autónomos, las de Exactas, respecto a las ciencias físico-matemáticas resguardadas de imprudentes patentamientos, las de Arquitectura, escapando con imaginativos contrapuntos a la monumentalización del poder global, las de Ciencias Sociales respecto a la conversión de los inter-vínculos sociales en un mercado de informaciones sobre consumos personales, las de Farmacia atentas críticamente hacia los grandes monopolios de medicamentos, las de Agronomía estudiosas críticas de la concentración de la tierra y el peligro de los agroquímicos. Pero no se detiene allí la heterogeneidad del sentido de la Universidad con los intereses de macrismo, pues debido precisamente al peligro que intuye sobre la existencia de las Universidad, se lanza ahora con cruel entusiasmo a quitarles el respaldo necesario para sostenerlas. Mientras dice, alucinatoriamente, que ha aumentado el presupuesto universitario, está en marcha un plan de desmantelamiento que abarca a todas las universidades del país. La verdad puede leerse en los labios del presidente, de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y en cualquier funcionario macrista. Para ellos, las universidades no dan créditos para sostener una agónica política económica, solo acarrean gastos. Y desde esta estrecha visión salida no de una tormenta ocasional, sino de una perturbación permanente que entre ellos comparten, obligan una vez más a demostrarle al gobierno que las Universidades públicas existen en la conciencia nacional, en la vida popular, en las aspiraciones democráticas de la juventud, en las tradiciones más altas del conocimiento, en el cuadro constitucional de los derechos básicos, y también, como es lógico, en la calle.
Viva la movilización resistente de los docentes y estudiantes para frenar el ajuste y la destrucción de la Universidad Públca.
Llamamos a participar de la gran movilización universitaria del jueves 30 de agosto a las 17 h.
CARTA ABIERTA
29 de agosto de 2018

México en la incertidumbre y las libertades en conflicto

México en la incertidumbre y las libertades en conflicto                                       Cinque Terre

Enoé Uranga

enoeu@hotmail.com

Foto: Pedro Valtierra / Cuartoscuro

México llegó con retraso a ser parte activa de la comunidad internacional de derechos humanos (DH). A inicios de esta década, pesaban sobre el país graves sentencias internacionales en la materia, casi mil recomendaciones de mecanismos regionales y de la ONU, ante las permanentes violaciones a los DH.
En un país con crímenes de odio en ascenso, de conflictos armados y violencia machista institucionalizada, de una juventud estigmatizada y criminalizada, de reclusorios sobrepoblados de migración y de pobreza; en una nación doliente, con miedo, disputas ecológicas y conflictos interreligiosos, era imposible que el legislativo voltease el rostro.
En 2011, logramos la aprobación de la gran reforma constitucional en materia de derechos humanos (RC2011), acción impostergable ante el mundo y la nación que los sistemas de acceso a la justicia, a la salud y al desarrollo en general veían como unos de los peores del mundo y al amparo de la impunidad. Eso expresé en tribuna el día de su aprobación, como orgullosa coautora de la hoy ya histórica RC2011.
Siete años han pasado de ese momento fundacional del Estado mexicano y quedan varios pendientes, pues el Congreso de la Unión ha omitido reformar las leyes secundarias en la materia. Y la mayoría de gobiernos y congresos locales han eludido su responsabilidad indiscutible de atender a su mandato. Aún estamos lejos de instrumentar integralmente la reforma en toda la República.
De forma marginal, el Ejecutivo ha comenzado a cumplir con parte de ella, pero el proceso es todavía incipiente.
La gran carga del cumplimiento de la RC2011 ha recaído en el poder judicial, concretamente en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que lo ha hecho en forma plausible.
Hoy los resultados dan muestras de que, tal como lo afirmamos, la reforma es cimiento y semilla de la libertad de las personas, la inclusión, la seguridad, la paz y la democracia incluyente. Las propias sanciones de la Corte Interamericana (CIDH) contra México, sustentadas en esa reforma, son prueba de ello.
Imposible extenderme aquí sobre las virtudes que tiene la RC2011 para impulsar las libertades, pero es indispensable señalar que con ella corregimos el enfoque mismo del Estado, hoy es incuestionable que la igualdad ante la ley es condición indispensable para ejercer la ciudadanía y que si se niega institucionalmente el ejercicio de alguno de sus derechos a una parte de la población, se les está negando su condición ciudadana.
La reforma es promesa de futuro que marca ruta de Estado hacia la igualdad sustantiva, plantea un nuevo derecho constitucional que transversaliza los DH en la actividad pública de todos niveles, distinguiendo con nitidez entre los fines y los medios. Entonces: ¿lo elemental no sería suponer que en ella se sostuviera el Plan Nacional de Desarrollo del próximo gobierno?
Ese mandato de entender “lo humano” desde la reciprocidad como un convenio de convivencia en un nuevo Estado de derecho planteado en la RC2011, no será eje articulador en la vida institucional del país.
Hay más dudas que certezas en el “proyecto de nación” del gobierno entrante. Hasta ahora nos ha ofrecido indefiniciones, contradicciones, incertidumbres y algunas penosas certezas que preocupan respecto a libertades y DH:
Por un lado, el electorado decidió entregar a AMLO un poder casi absoluto, uno prácticamente sin contrapesos que inhiban la “soberana” voluntad de un sólo hombre que ha sido obstáculo para las libertades, como cuando ejerció como jefe de Gobierno en CDMX, donde fue el principal opositor del reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo, se negó a avanzar en la legalización del aborto, entre otras decisiones conservadoras.
Y por otro, preocupa un Poder Legislativo sometido a su mayoría y sobrecargado de fundamentalistas, un Poder Judicial que enfrenta fuertes presiones y que (por sus excesos económicos) experimenta una campaña en contra, con el fin de desacreditarle, de debilitar su imagen y su peso en la toma de decisiones del país.

Foto: Audelino Macario

Estamos, pues, ante un gobierno que, antes de serlo, ya se presenta populista, caprichoso, neoliberal, demagogo y calculadamente indefinido en varias líneas de acción. La composición del “gabinete de transición” indica que no hay un proyecto concreto, sino un collage con cuidado de imagen, intereses y acuerdos: en medio del Yunque, la mal llamada Provida, los fundamentalistas evangélicos y Olga Sánchez Cordero, hay una mezcla de representantes de las televisoras y los grandes intereses económicos salinistas, experredistas, familiares de sus muy cercanos y expertos (expriistas o expanistas) del pasado remoto. En conclusión: el eje operativo de este gobierno es algo indescifrable.
Aquí todo es posible, por ejemplo: que AMLO nombre a gente sin experiencia y de la ultraderecha en temas centrales como la salud (¿Germán Martínez, titular del IMSS?) o que existan más de tres versiones sobre una línea de gobierno; o que integrará al DIF en Salud y no en Desarrollo Social; se finge descentralizar y se crea una estructura paralela de centralización absolutista. Decisiones todas que impactan en DH y en libertades fundamentales.
Hay incertidumbre en temas importantes y certezas desafortunadas por las que sabemos que las libertades están en riesgo. Sabemos que en el populismo hay pueblo, no ciudadanía, y que la libertad, para ser, requiere del ejercicio de la ciudadanía. Ante los gobiernos autoritarios, la sociedad civil organizada “es puesta en duda”, es incómoda y usualmente, la que lo permite, es cooptada.
Sin respeto irrestricto al Estado laico, no es posible que las libertades se gratinen. Y estamos ante la constante amenaza al Estado laico del nada juarista AMLO. Pareciera un desafío, un “a ver hasta dónde aguantan”, o una provocación permanente, pero ya es visible que en varios de sus planes más preocupantes la laicidad estorba.
Hay indirecta amenaza de atentar contra el Estado de derecho, negándole su carácter constitucional y convencional. Y éstos son elementos indispensables para la protección de toda la ciudadanía, pues ante a las obligaciones sobre las libertades y los derechos humanos existe ese indispensable control.
No debemos perder de vista estos elementos, ahí están los mejores instrumentos de defensa que hoy tenemos ante el riesgo de un gobierno autoritario. Por mucho que AMLO pudiera creer en su gigantesco poder, él no será el Estado, y el propio Estado tiene límites.
La libertad individual es un principio fundamental de la convivencia humana. En el ejercicio de la libertad individual y de todos los DH está la esencia de la democracia.
Ya revisaremos uno a uno los riesgos que se vislumbran para las libertades en esta nueva administración, algunos tan complejos, como la seguridad nacional, donde la seguridad humana no cuenta; como la peligrosa, ilegal, e inaceptable Constitución Moral, con todas sus aristas.
Mientras afrontamos lo que venga para ejercer con nuestra voz la fundamental libertad de expresión y la libertad de disentir, les daremos seguimiento; al igual que a los DH de las mujeres y a la amenaza de ponerlos a consulta del conservadurismo nacional y de una sociedad desinformada. También examinaremos la intención de alienar la investigación y el conocimiento científico a “una verdad” y la pretensión de cooptar movimientos sociales.
Por lo pronto, y por si “las verdades únicas”, para defender la libertad individual de elegir nuestro propio proyecto de vida, habrá que ir recuperando otra libertad: la de reunión, de organización.

https://www.etcetera.com.mx/revista/mexico-incertidumbre-libertades-conflicto-amlo-gobierno/
 
 
Enoé Uranga es miembra de mi Grupo de Trabajo del CEISAL
Dra. Marta R. Zabaleta
Coordinadora 
Londres
 

miércoles, agosto 29, 2018

FRANCIA :Sexo, violación, prostitucóon y escritura si, pero no como terapia:feminismo en crudo


Entrevista con Virginie Despentes "Cierto feminismo y cierta izquierda han comprado la idea de que el sexo es lo peor"

La escritora y ensayista francesa, autora del libro referencia para feministas 'Teoría King Kong', reflexiona sobre la burguesía literaria de su país, el orgullo de clase y la posibilidad de crear un espacio de disidencia que enfrente el poder establecido.

La escritora francesa Virginie Despentes.- EFE
La escritora francesa Virginie Despentes.- EFE


"Escribo desde aquí, desde las invendibles, las torcidas, las que llevan la cabeza rapada, las que no saben vestirse, las que tienen miedo de oler mal, las que tienen los dientes podridos, las que no saben cómo montárselo, esas a las que los hombres no les hacen regalos, esas que follarían con cualquiera que quisiera hacérselo con ellas, las más zorras, las putitas, las mujeres que siempre tienen el coño seco, las que tienen tripa..."
Sirvan estas líneas a modo de aperitivo de lo que el lector puede encontrar en Teoría King Kong (Literatura Random House), un ensayo a cargo de la novelista francesa Virginie Despentes publicado originariamente en 2006 y que ha servido de avanzadilla para muchas de las cuestiones con las que el feminismo se da de bruces hoy día. Un panfleto incómodo para algunos, que se ha convertido en el Santo Grial del empoderamiento para una generación de jóvenes que no quiere saber nada de sumisiones a un orden que ya no les corresponde.

¿Para quién escribió este ensayo?

Cuando lo escribí, hace poco más de 10 años, tenía la sensación de que nadie hablaba a las generaciones más jóvenes sobre estos asuntos. La cultura mainstream, de la que se nutrían fundamentalmente, les bombardeaba de feminidad, pero en cuanto a feminismo las carencias eran notables. Nadie les dijo que puede ser una herramienta útil a la hora de ver el mundo y entender —incluso si no te conviertes en feminista— por qué determinadas puertas se te han cerrado por el simple hecho de ser mujer.

Le suelen preguntar por género y sexo, pero el caso es que en su discurso tiene mucho peso también la cuestión de clase...

Es esencial. El primer acercamiento que hice al feminismo fue a través de un libro que leí con apenas 18 años y me dejó muy impresionada; Mujeres, raza y clase, de Angela Davis. Este es un texto que me ha construido como mujer y que tiene mucho peso en mi forma de entender el feminismo, de tal forma que para mí la clase social está en el centro mismo del análisis. 
"La carta de Catherine Deneuve muestra la rabia de los ricos contra las víctimas"
Si lees, por ejemplo, la carta de Catherine Deneuve contra el "puritanismo" del #metoo, te das cuenta de que es un texto en el que mujeres de la alta sociedad expresan la rabia de los ricos. Más que feminismo, ese texto ejemplifica hasta qué punto los ricos parecen estar molestos por el simple hecho de que las víctimas se quejen. Se podrá leer en claves diversas, pero para mí lo que refleja ese supuesto manifiesto no es más que un puñado de ricos que no soportan que ciertas personas traten de poner límites al ejercicio, según ellos legítimo, de poder que desempeñan sobre otras personas. Parece que el problema es nuestro como víctimas por no sabernos comportar como es debido y agachar la cabeza de forma obediente. Dicho de otro modo; no creo que una cajera de Alcampo suscriba ese mismo texto.

¿Usted viene de ahí, de la clase baja, cómo se desenvuelve Despentes entre los oropeles literarios parisinos?

Tengo 48 años y llevo 25 inmersa en la industria editorial. Supongo que me he ido acostumbrando, pero lo cierto es que me costó mucho. Al principio se notaba que a buena parte de esa burguesía literaria parisina le causaba mucho reparo incluso tocarme para saludar, no querían tener nada que ver conmigo. Por otra parte, es curioso que todavía hoy, el 90% de las novelas que se publican y llegan a algo, vienen en su mayoría de un 2% de la población muy definido y que pertenece a la clase alta. 

¿Se sigue sintiendo de prestado entre esa élite?

Siento que formo parte de la gente que publica libros, comparto determinadas problemáticas inherentes al hecho de ser escritor. Pero al mismo tiempo tengo muy presente de dónde vengo y me sigue sorprendiendo lo alejados que están muchos de estos escritores de realidades sociales como, por ejemplo, sacar adelante a dos hijos cobrando 1.500 euros al mes. Lo que percibo en estos salones y ambientes literarios es gente que está muy alejada de lo cotidiano.

Reivindica la rareza, el hecho de no avergonzarse por no encajar. ¿Cree posible la literatura desde otro sitio que no sea la alienación?

Busco ejemplos pero no los encuentro... Supongo que no, supongo que siempre es mejor si tienes algo propio que ofrecer. Me explico; si tu vida es maravillosa y vives entregado al frenesí, es obvio que no te vas a meter en tu cuarto a escribir. En cambio, si tienes el reflejo de encerrarte en tu mundo y sientes que no encajas bien, es más probable que termines escribiendo. Casi todos los libros que me gustan están escritos por gente que se siente un bicho raro.

Usted fue víctima de una violación. 'Teoría King Kong' surgió de un intento por abordar un trauma que quiso olvidar. ¿Hasta qué punto le marcó este hecho?

No puedo hacerme una idea. No puedo imaginarme sin esta vivencia, por eso no puedo saber si sería la misma persona o tendría menos problemas. A menudo me lo pregunto, ¿hasta qué punto me habrá cambiado lo que viví?, ¿me libré del trauma o sigo sufriendo? Lo que sí sé es que, como muchas mujeres en los 80, traté de hacer como si no hubiera ocurrido.  

¿Fue terapéutico escribir sobre ello?

No creo que sea bueno escribir para hacer terapia, con el ejercicio de la escritura emergen también problemas... No sólo escribir, sino publicar y pensar que algo tan íntimo lo va a leer cualquiera. Desde luego, no se lo aconsejaría a nadie como terapia. En mi caso quizá me haya ayudado un poco para poner orden y mirar lo que me sucedió de frente. 

¿Cómo lidia con la sobrexposición mediática? He leído que le resulta más dura que su pasado en la prostitución.

Tengo la impresión de que mucha gente se ha hecho una fantasía sobre lo que es el trabajo sexual. Por supuesto que es un trabajo duro, exigente y muy particular, pero cuando yo empecé a publicar y a hablar de mi historia me pareció todo mucho más violento. Cuando te conviertes en una persona pública, dejas de elegir a quién te diriges, por la mañana cuando coges el metro tienes la misma cara que aparecía en sus televisores la noche anterior.
"Tengo la impresión de que mucha gente se ha hecho una fantasía sobre lo que es el trabajo sexual"
Las prostitutas que tienen sus papeles en regla y que eligen prostituirse no creo que tengan mucho que envidiar a todas esas mujeres públicas que por estar expuestas han perdido su intimidad. El problema aquí es que la burguesía ha determinado que ser mediáticamente conocida es el bien, pero que ejercer la prostitución es el mal y yo, que he hecho ambas cosas, puedo decir que ha costado mucho más acostumbrarme a ser insultada públicamente.

En España, buena parte de las voces beligerantes para con la prostitución no sólo vienen de la derecha católica, sino también de la izquierda

Me consta y en Francia no deja de ser muy diferente. Hay algo que nos hemos tragado después de dos mil años de cristianismo y es que el sexo, al parecer, es malo. Hubo un realizador francés que solía comparar la pornografía con Auschwitz. Y lo cierto es que, sinceramente, prefiero hacer una mamada antes que entrar en una cámara de gas. Nos hemos creído todo eso de que el sexo daña la dignidad y la integridad de la mujer. 
Por otro lado, cierto feminismo y cierta izquierda han comprado la idea de que el sexo es lo peor. Parece que para algunos sectores de la izquierda trabajar 60 horas en un almacén de Amazon o trabajar en una mina de carbón y estar machacado con apenas 40 años es algo muy digno, pero en cambio es la prostitución lo que hemos de perseguir porque esclaviza a la mujer. No tienen en cuenta, por ejemplo, que es posible que esa prostituta gane mucho dinero haciendo su trabajo, mucho más que dichos trabajadores.

La situación se polariza. Parece que o te conviertes en una mujer sumisa que acata el orden establecido o en una pirómana que quiere arrasar con todo

El problema es que no termino de ver de qué forma nos podemos convertir en terroristas simbólicos. Más bien al contrario, aquellos que intentan subvertir ese orden al que te refieres son castigados y silenciados más que antes. De tal forma que el resto intentamos evitarnos problemas y nos autocensuramos. Cuando te presentan una voz disidente que tiene mucha presencia en la opinión pública es porque dicha voz no es un peligro para el poder. Las voces disidentes de verdad están cada vez más silenciadas y lo que se impone, en cambio, es una especie de blues, como si intentáramos decir ciertas cosas dentro de una sumisión permanente.
"Prefiero tener que hacer una mamada antes que entrar en una cámara de gas"Pertenecemos enteramente al mercado, por primera vez en la historia esto es algo que queda patente. Es necesario abrir un cierto espacio de disidencia porque incluso desde la radicalidad, caemos muchas veces en un diálogo con el poder en el que nos definimos en contra de nuestro interlocutor, de modo que es el jodido poder el que nos termina configurando de alguna manera. Tenemos que acabar con esta sensación, estoy convencida de que las cosas no van a durar mucho tiempo tal y como las conocemos. Creo que esta situación está apunto de estallar.

ESPANA: se dice que... sobre el feminismo alli hoy.

  Los libros de feminismo salen del "gueto" tras años de oscuridad.

Ensayos, novelas, tebeos y teorías han encontrado su espacio en las estanterías para arrojar luz sobre el movimiento feminista, que comenzó su primera ola en el siglo XVIII y sigue en plena lucha hoy en día.
En el 8-M se unieron mujeres de todas las edades, también las feministas veteranas. EFE

Los libros de feminismo, hasta hace poco relegados en librerías especializadas, han salido del "gueto" y ahora irrumpen con fuerza en el espacio público con títulos como "Morder la manzana", "Feminismo para principiantes", "Leonas y zorras" o reediciones de "Teoría King Kong" o "Mujeres que corren con los lobos".
Ensayos, novelas, tebeos y teorías han encontrado su espacio en las estanterías para arrojar luz sobre el movimiento feminista, que comenzó su primera ola en el siglo XVIII, y que en el XXI lucha, todavía, por la igualdad plena de derechos entre mujeres y hombres.
"Yo diría que, claramente, el feminismo ha conseguido ser central en muchos aspectos de la vida pública, de la política, la cultura y el arte, y también de la industria del libro. Eso tiene que ver con el avance y la hegemonía del feminismo, que es el resultado de una conquista de las mujeres", explica Clara Serra, filósofa, política y autora de "Leonas y zorras".
"El feminismo ha conseguido ser central en muchos aspectos de la vida pública, de la política, la cultura y el arte, y también de la industria del libro"
Ese título, editado por Catarata, no ha sido el único que ha irrumpido en la industria. "Morder la manzana", de Leticia Dolera; "Todos deberíamos ser feministas", de Chimamanda Ngozi Adichie o "Microfísica sexista del poder", de Nerea Barjola, también se agrupan en los estantes de pequeñas librerías o grandes cadenas.
Se unen a ellos los clásicos para leer con las "gafas moradas", que vuelven a reeditarse ahora que el feminismo ha conquistado el debate público.
"Hay nuevas ediciones de libros clásicos del feminismo, de Simone de Beauvoir, Kate Millett, Virginie o Despentes y sus libros de cabecera de las feministas, que ahora pueden ser libros accesibles para más gente", apunta Serra.
"Que los libros de feminismo salgan de los guetos donde estaban es bueno, siempre, porque queremos que todo el mundo lea un libro de feminismo. Creo que es una cosa a celebrar y a aprovechar, como una gran oportunidad para contar un montón de cosas que ahora sabemos que un montón de gente va a leer", añade.

De todo tipo y para todos

Aunque, en este "boom" del feminismo, también "puede haber libros malos o regulares", reconoce Serra, y otros "más superficiales" que cumplan la "interesante función" de "contar por primera vez el feminismo a los lectores".
"Pero también tiene que haber más libros escritos por mujeres, no sólo de feminismo", apunta Serra, al tiempo que añade que el "matiz" de este auge es la "capitalización" y que "hay gente que se sube al carro" para sacar beneficios, pero "no hay que dejar de verlo como un éxito del feminismo".
"Morder la Manzana", de Leticia Dolera.
Coincide con ella Nerea Pérez, periodista y promotora de los vídeos virales "Feminismo para torpes", que también pone énfasis en la "capitalización" del movimiento feminista, no solo en la industria editorial, sino en otras como la textil.
"Volverse mainstream tiene dos caras. Hay cosas igual de muy poca calidad, de pasarlo por encima o comercial, pero por otro lado es fantástico porque del millón de chavales que se han enterado de que Beyoncé es feminista o que han leído un 'panfletillo ilustrado', igual rascan más en el tema y conocen por lo que se está luchando de verdad", explica.
No deja de ser una "buena noticia", porque "se están recuperando muy buenos textos y muy didácticos", apostilla Pérez, que menciona "Feminismo para principiantes", de Nuria Varela, o "Historia ilustrada del feminismo", de Marta de la Rocha.

En la calle

Libros que salen del "gueto", pero también, literalmente, a la calle. La Acampada Feminista Sol, que desde el pasado 22 de junio ocupa parte de la Puerta del Sol, organizó el 19 de agosto un intercambio de libros gracias a la colaboración de entidades como Librería Mujeres, Ciento Volando y Biblioteca de Mujeres.
"Feminismo para principiantes", de Nuria Varela y Antonia Santolaya.
"Morder la manzana"; "Teoría King Kong", de Virginie Despentes; títulos de Simone de Beauvoir, y otros en inglés de Virginia Woolf, se dieron cita en esta iniciativa que espera convertirse en un evento "periódico".
"La iniciativa tenía dos objetivos: el patriarcado no se esperaba que las mujeres se iban a juntar a hablar, y el capitalismo no se esperaba que íbamos a dejar de consumir. Esto —intercambiar— ya es otra forma de economía", explica Anna, una de las portavozas de la Acampada.
"Hace diez años no te ibas a encontrar una estantería con libros feministas, o en el 'prime time' de un telediario no iban salir feministas a hablar. Ahora la palabra feminista ya está casi en la boca de todo el mundo, y eso es muy interesante", concluye esta activista sobre una lucha que "no es un sprint, es una maratón".

ARGENTINA: Un país adonde atormentan a lxs presoxs polticxs y reina el caudillaje poíítico

28 de agosto de 2018 · Actualizado hace 2 hs
Fue internada en el Hospital Soria con un cuadro de pancreatitis
Milagro Sala sigue sometida a la arbitrariedad de Pullen Llermanos
Imagen: Facebook
Milagro Sala volvió a recibir la orden médica de ser derivada de urgencia a un hospital. El pedido fue hecho por el médico del Poder Judicial para descartar un posible cuadro de pancreatitis evidenciado en plena audiencia de la causa denominada "Pibes villeros", que fue inmediatamente suspendida. A contra mano de recomendación del médico judicial e incluso de la resolución de la Corte Suprema, la dirigente gremial fue trasladada al Hospital Pablo Soria por decisión del Tribunal Criminal 3, tal como el viernes pasado había hecho el juez Pablo Pullen Llermanos, cuando los abogados de Sala solicitaron enviarla a la clínica Los Lapachos.
La líder de la Tupac Amaru ya había sido internada el viernes pasado en el hospital Soria con diagnóstico de “abdomen agudo”, tras una descompensación sufrida el jueves por la noche en la vivienda de la localidad de El Carmen, donde cumple prisión domiciliaria. "Llamamos al SAME, después se dio el parte a la Justicia, que envió al cuerpo médico del Poder Judicial, que recomendó la internación de Milagro. Recomendación que recién se cumplió ayer a las 15”, denunció el Comité por la Libertad de Sala tras aquel episodio.

lunes, agosto 27, 2018

CHILE: estudiantes entran en huelga de hambre.

Declaración de Red de académicas de la quinta región sobre preocupante situación de la UPLA, que incluye estudiantes feministas que entraron en huelga de hambre. Aguante compañeras de la UPLA y feministas de la quinta!!!!!
Camila Rojas Valderrama, Diputada - Región de Valparaíso is feeling determined.
Comparto Declaración de la Red de Académicas Feministas de Valparaíso y nuestra diputación frente a la arremetida conservadora y estigmatizadora sobre el movimiento estudiantil feminista y en particular sobre lo que ocurre en Upla
“Lo que empezó como un legítimo levantamiento en pos de derechos fundamentales de corte feministas, se ha ido transformado en una suerte de lucha por el poder central” (El Mercurio de Valparaíso, 17 de agosto del 2018)
El extracto antes citado es parte del escenario discursivo que está contribuyendo a representar de manera sesgada y criminalizadora la movilización feminista que aún persiste en diversas universidades, específicamente haciendo alusión a la Universidad de Playa Ancha. Como Red de Académicas Feministas de Valparaíso, denunciamos el rol estigmatizador de este y otros medios de comunicación que, bajo una aparente construcción objetiva de los hechos, contribuyen a distorsionar el sentido transformador de las demandas feministas y sus denuncias del profundo entramado de violencia sexista que también cruza las academias chilenas.
Cuando este medio de comunicación sugiere que la lucha feminista devino en una lucha en pos del poder central, corre el riesgo de invisibilizar precisamente la trama de relaciones de poder que aún persiste en los contextos educativos, avalando y reproduciendo el acoso sexual, el cual, después de años de silencio y a veces encubrimiento, las movilizaciones feministas han visibilizado.
La difícil resolución de las demandas feministas se relaciona con un conjunto de elementos que caracterizan las dinámicas académicas actuales como son el autoritarismo patriarcal y la falta de democracia triestamental y no con la caricatura que los medios y las autoridades universitarias han armado para cuestionar a las estudiantes movilizadas. La demanda por una educación no sexista busca transformar transversalmente todos los espacios educativos, develando a la vez el desafío complejo que implica hacerse cargo de ellas en términos institucionales, cuando esto precisamente implica un cuestionamiento a la naturalización del sexismo y la violencia expresado en múltiples formas: prácticas educativas, propuestas curriculares, interacciones cotidianas. Hacerse cargo de la complejidad de las demandas feministas implica comprender la profundidad con la cual interpelan a las comunidades académicas poniendo en el centro la necesidad de generar espacios de diálogos radicalmente democráticos, donde ya no son suficientes las representaciones tradicionales de orden gremial, partidista y federativa.
Como académicas feministas, muchas de nosotras con una trayectoria de larga data como investigadoras que trabajan desde las perspectivas y metodologías multidisciplinares del feminismo, nos preocupa que los balances y propuestas emergentes por parte de las autoridades universitarias como resultado de la movilización feminista, continúen estereotipando al nuevo activismo feminista, ensanchando o manteniendo la deuda que en materia de derechos sociales persiste para las mujeres en el contexto de las democracias neoliberales actuales y allanando el camino para una reacción conservadora.
En varias universidades se ha reinstalado en sus puestos a personas acusadas de acoso. Esta señal puede repercutir en nuevas violencias dado su carácter paradigmático en la búsqueda de una Educación No Sexista. Llamamos a las autoridades y al gobierno, a ser los primeros en otorgar seguridad y el justo derecho a una educación sin violencia sexista ni de ningún tipo. En particular nos preocupa que la ausencia de diálogo desemboque en desalojos que supongan violencia hacia estudiantes y violencia simbólica al estigmatizar y no reconocer el trabajo que han desempeñado desde diferentes articulaciones los y las estudiantes, en particular hoy nos mueve la situación que están viviendo las estudiantes movilizadas de la UPLA. La fractura en el dialogo en la UPLA, donde las autoridades no quisieron implementar las jornadas extensas de trabajo para avanzar en una educación no sexista y, donde ha costado que las estudiantes que trabajaron por más de dos años un protocolo contra el acoso sexual sean unas voces legítimas, permite proyectar que el feminismo seguirá chocando constantemente contra las decisiones y estructuras jerárquicas que empujan cierres conservadores a demandas de transformación democrática en donde se sustenta la posibilidad de construir educación pública y feminista.
¡Para que no se criminalice la lucha de nuestras compañeras estudiantes! ¡Por una educación pública, democrática y no sexista!

CHILE: otra catastrofe ambiental: CONTAMINACION EN QUINTEROS


Emergencia por nube tóxica en Quintero evidencia precarización del sistema de salud

El hospital de Quintero no cuenta con especialistas en enfermedades respiratorias ni menos con un plan de contingencia para atender emergencias producto de intoxicaciones por contaminación ambiental. El Colegio Médico y profesionales de la salud de la zona denunciaron que debieron responder a la urgencia a ciegas, porque en ningún momento la autoridad de salud informó el elemento que estaba generando las intoxicaciones.
Francisco Velásquez
  Miércoles 22 de agosto 2018 18:34 hrs. 
contaminacion-concon-1024x614


PIAZZOLA PARA TODXS

Se estrena 'Los años del tiburón), el documental de Daniel Rosenfeld que indaga en la figura de Astor Piazzolla
Piazzolla para todxs
En el documental Los años del tiburón, de Daniel Rosenfeld, que se estrena el próximo jueves, Astor Piazzolla aparece retratado en imágenes cotidianas de un artista genial, irascible, padre de dos hijos –Diana y Daniel– con quienes mantiene relaciones tan conflictivas como entrañables, sensible y mordaz. Con un increíble material de archivo y los testimonios de Diana (a través de su voz conservada en unos casetes) y de Daniel Piazzolla, un músico que también llegó a tocar con su padre, Rosenfeld vuelve a su pasión por la música a través del cine, que ya había ejercitado en el retrato de otro bandoneonista, Dino Saluzzi, y como productor de películas como Gilda. En esta entrevista repasa los desafíos y riesgos de volver a Piazzolla para abrirlo a un público renovado y masivo.
Primero el mar y luego el primer plano de un casete TDK de 60. La cinta gira y se escucha la voz de Diana Piazzolla que interpela a su padre, ya veterano. “Si no puedo tocar más el bandoneón es que no puedo sacar más un tiburón y viceversa: si no puedo sacar más un tiburón no puedo tocar más el bandoneón. Tengo que sacar una fuerza impresionante para las dos cosas”. La siguiente imagen es la de Daniel Piazzolla, de espaldas, en silencio, frente a una persiana americana. Esos primeros minutos de la película condensan los elementos que la componen: Astor Piazzolla, sus hijos Diana y Daniel y el sesgo metafórico que proyecta una figura contradictoria, volcánica y genial. Un relato que ubica a Astor sobreponiéndose a una infancia dura y nómade y construyéndose a sí mismo para pelear dentellada a dentellada contra los tiburones de la ortodoxia tanguística.
Piazzolla: los años del tiburón, es el nuevo documental de Daniel Rosenfeld. El director ya había incursionado en la ilusoria categoría “trama familiar de bandoneonista díscolo no reconocido en su país” en el notable Saluzzi, ensayo para un bandoneón y tres hermanos. Es posible trazar una analogía entre el fueye salteño y el marplatense tanto desde el punto de vista de la innovación musical como desde el padecimiento de una incomprensión inicial en paralelo al prestigio logrado en Europa. Pero llega un punto en que la comparación se desdibuja. “Cada uno a su manera encontró un alfabeto propio que los identifica y los hace singulares” –dice Rosenfeld. “En ambos hay algo que me interesó relacionado al proceso creativo, al tesón, a las influencias musicales y a la infancia. Todo eso afecta a las composiciones con una verdad sagrada. Lo de Astor es excepcional. Su arco musical fue testigo de todo: hizo suyo un cambio de época. Piazzolla y Saluzzi no son comparables y por eso, de alguna manera, los vinculo”.
La pasión de Rosenfeld por la música como realizador queda manifestada en estos dos documentales y, también, en su rol de productor de películas  como La calle de los pianistas (de Mariano Nante, basada en la “comunidad pianística” de una calle de Bruselas, con Martha Argerich como centro magnético) y Gilda de Lorena Muñoz. “Mi interés por la música me llevó al cine”, dice el director. “Me puse a estudiar montaje con Miguel Pérez. Tenía el sueño adolescente de componer música para cine. Estudié varios años de chico con Violeta de Gainza. Todavía hoy toco todos los días para molestar a los vecinos. Mis intereses son variados: paso de Bach a Bill Evans o Art Tatum, de Ignacio Corsini o Francisco De Caro a compositores de principios del siglo XX como Josef Suk”.

Hijos de la revolución

El documental no se detiene específicamente en las transformaciones de la música de Astor Piazzolla, ni en su (r)evolución. Sí da cuenta de la guerra que llevó a cabo como un quijote de sí mismo. Ahora está canonizado, pero especialmente a fines de los 50 y principios de los 60 era un titán en el centro del ring. El film no está dirigido al tangófilo de paladar negro que más o menos conoce la parábola del músico que salió del corazón de la orquesta típica para configurar un universo nuevo con anclajes en el jazz, la música clásica y la contemporánea. Apunta a un público amplio. El carácter anecdótico se impone en muchos pasajes. De los violentos correctivos que le aplicaba su padre Nonino a la decisión de quemar las partituras de su obra en un asado en Punta del Este, el relato que elige Rosenfeld conserva el gran mérito de no juzgar, de no conceder a la tentación nefasta de la corrección política. Como piezas que encastran a la perfección, la película remacha un temperamento irascible (el audio de una discusión telefónica –en verdad, una riña de gallos telefónica– con el conductor radial Julio Jorge Nelson es absolutamente memorable), destemplado y megalómano. A la vez hace fluir un sentido del humor mordaz y una sensibilidad que aflora, por ejemplo, en sus ojos lacrimosos ante la ovación del Teatro Colón al final de su concierto. Los bajos fondos mafiosos neoyorquinos y las más gloriosas salas de conciertos del mundo constituyen con precisión la fábula de la Cenicienta de la que, en definitiva, no se puede librar ninguna semblanza del músico. A Astor no le disgustaba esa fábula.
Son sus hijos los que demarcan las pistas de las complejidades del personaje, un sendero sinuoso que serpentea en las determinantes relaciones entre padres e hijos: Diana, espectral, desde casetes; Daniel filmado –también, de alguna manera, espectral en el tratamiento visual– por Rosenfeld. Por momentos la estructura del guión se debate entre la mirada de ellos –y sus terremotos interiores, sus zonas sombrías ante semejante padre– y el afán biográfico. Hay algo de conmoción contenida y exorcismo familiar. El cuadro se completa con la hermosa figura de Dedé, la primera mujer de Astor, la madre de sus hijos. Siempre en un segundo plano de su marido, exquisita cantante, se la escucha en una grabación (Borges decía que hubiese preferido su voz antes que la de Edmundo Rivero para la grabación de sus milongas musicalizadas por Astor). Dedé es el contrapunto de la personalidad de Piazzolla: generosa, consejera, contenedora.
La película gana cuando más se acerca a Salgán y Salgán, el extraordinario documental de Caroline Neal sobre la truculenta y tierna relación entre Horacio Salgán y su hijo César, también pianista. Lo que sugieren Diana y Daniel en Los años del tiburón resulta más poderoso que lo manifiesto: los silencios hablan más del vínculo que los testimonios.
La voz de Diana funciona como un ariete que continúa cuestionando al padre. Poeta y escritora, militante política, sufrió persecución y amenazas y debió exiliarse en México. Nunca le perdonó al padre haber cenado con Videla y gastó parte de su vida en ser alguien más allá del apellido Piazzolla (“nunca pude permitirme ser exitosa siendo la hija de Astor”). Su literatura se basa en el dolor y en el rencor, y tal vez esos elementos también fueron los motores del arte de Piazzolla. En una entrevista realizada por Cristian Vitale en 2001 en PáginaI12, Diana contó lo mal que lo pasó en los tiempos de la represión. “Mi papá me decía: ¿querés que hable con Neustadt, este aquel o el otro?, y yo me negaba. Entonces, trabajé en fábricas de galletitas, limpié fábricas, etc. Quería mi propia vida. Pero la cosa se fue poniendo cada vez más jorobada. Papá no estaba políticamente de acuerdo con lo que yo hacía y el colmo fue cuando detuvieron a mi esposo, que era dirigente gráfico. Nos allanaron todo y nos vimos obligados a irnos al exilio. Papá y mi hermano decían que eran de derecha. Pero lo decían con cierta ironía: Fidel y Menem, para él, eran parecidos. Jamás se lo perdoné”.
Los diálogos grabados entre Diana y Astor hasta ahora inéditos son profundamente sustanciosos y una de las columnas del documental: un desesperado intento de reencuentro luego de años de distancia. Tienen complicidad, chicanas, ternura. “A vos Dianita te gustaba mi locura porque sos loca como yo. Siempre fuiste rebelde”, le dice Astor. Diana murió en 2009 a los 65 años.
Daniel es músico, padre de Pipi –baterista y líder de Escalandrum– y su voz serena, cansada, vertebra los recuerdos disparados por los archivos. Hay filmaciones caseras en Super 8, conciertos y grabaciones pertenecientes al arcón familiar. Y capturas de la televisión, como una entrevista de Juan Carlos Mareco en Cordialmente y viñetas como la de un joven José de Ser preguntándole a boca de jarro: “¿Sos un resentido?”.
Daniel tocó casi cuatro años con su padre en el Octeto electrónico. Él –su respiración, la mirada perdida y melancólica, el humo del cigarrillo– es el eslabón omnisciente del film. Cuenta que un simple comentario que le hizo a su padre le costó una pelea desmesuradamente larga. “Le dije nada más que me parecía que estaba dando un paso atrás con la disolución del Octeto. Estuvo diez años sin hablarme”. La justificación que encontró Astor para el alejamiento se sintetiza en una frase que evoca, sin encono, Daniel: “Yo soy muy importante. Por eso no nos vimos”.
La frase no puede ser más soberbia y cruel. Rosenfeld acerca su visión, conciliadora, como si hubiera todavía un lío que arreglar: “Las tensiones están en todas las relaciones de familia. Fue cierto que en los últimos años la popularidad de Piazzolla lo volvió verdaderamente una persona muy importante, con muchas giras, ocupado, admirado por grandes figuras internacionales, y también con un reconocimiento económico que llegaba, como siempre, un poco tarde”.
¿Tuviste la precaución de que el eje de la película no se convirtiera en la mirada de Daniel Piazzolla sobre Astor?
–Siempre tuve claro que el protagonista era Astor Piazzolla. Su música, su vanguardia rupturista. Es cierto que también es una película sobre padres e hijos. La percepción de Daniel creo que ilumina y ayuda a vislumbrar las influencias familiares en la vida de los artistas.
¿Por qué no aparece, por ejemplo, Pipi Piazzolla, el hijo de Daniel?
–Me hubiera encantado que estuviera, es un crack. También otros músicos increíbles que tocaron con Astor. Filmé mucho material que decidí no incluir: los archivos ganaron la batalla.
La decisión de Rosenfeld no podía no ir por ese atajo: los archivos son maravillosos. Se podría haber hecho un documental extraordinario que se llamara simplemente “Los casetes de Diana Piazzolla”. Solo con ese material había una gran película. Pero hay mucho más. Fotos del padre Nonino en la Nueva York de la ley seca, fabricando whisky en la clandestinidad en la bañadera del baño de su casa; Astor de muy chico tocando el piano, o en la nieve, o en el hospital con el famoso tema de su renguera. “El problema de la pierna fue lo que lo hizo fuerte”, especula Daniel. “No le ibas a decir ‘rengo’ porque te comía el hígado. En una época, de muy chiquito, pisaba con el tobillo. Le hicieron siete operaciones”.
El hallazgo de esas cintas abiertas, esos VHS, esos fílmicos, no llegan a reescribir la historia pero por el contrario cristalizan una serie de mitos que siempre dieron vueltas alrededor de Astor Piazzolla. Por caso, su encuentro con Carlos Gardel en Nueva York, que derivó en un bolo como canillita en la película El día que me quieras, rodada en 1934 en esa ciudad. Lo de Gardel proyectó historias inverosímiles, que aquí se escuchan de la boca de Astor. Las dos más conocidas son: la de la invitación del Zorzal para que el pequeño bandoneonista participara de la gira que terminó con el accidente de Medellín y el recorrido de una artesanía de madera que el padre de Piazzolla le regaló a Gardel y que apareció muchos años después en un local de Nueva York, con evidencias de que había sufrido quemaduras. La madera tallada “sobrevivió” a Medellín y había vuelto a su ciudad de origen, a pocas cuadras de la casa de los Piazzolla en la Calle 8 neoyorquina. “Lo complicado fue el montaje”, sigue Rosenfeld. “Qué seleccionar. Cómo construir y deconstruir mitos. Con el compaginador Alejandro Carrillo Penovi trabajamos para no engolosinarnos ni con lo inédito ni con el festival de anécdotas”.
¿Cómo hiciste para que te habilitaran el archivo?
–Fueron una serie de coincidencias inesperadas. La productora francesa Françoise Gazio había conocido a Piazzolla y durante mucho tiempo intentó concretar una película sobre su vida. Yo por mi lado tenía el deseo de hacer un documental. No nos conocíamos y nos cruzamos en el momento justo. El paso siguiente fue la generosidad de toda la familia. Eso fue vital. Hablo de su hijo Daniel, de su última mujer Laura Escalada de Piazzolla y de los hijos de Diana y Daniel. Ellos me dieron todo.
¿Con qué te encontraste?
–La primera sorpresa fue cuando revisé los fílmicos en ocho milímetros registrados a fines de los años 50 por el propio Astor en Nueva York, la ciudad que tanto amó. Ese período fue una suerte de volver a su hogar. Es cuando dice: “Si escucho una nota del himno de los Estados Unidos me pongo a llorar”. Es entendible. Es como con las comidas, hay platos que uno prueba y son la infancia añorada. Lo mismo ocurre con algunas melodías.
Las voces que se escuchan son sólo de Astor, Daniel y Diana.
–Preferí no hacer una película de gente hablando sobre Astor. Para hacer un Piazzolla por Piazzolla, tenía que trabajar con esos archivos, y esporádicamente con las voces de sus hijos, que se intercalan emocionalmente a medida que avanza la película. Fue muy laborioso encontrar otros archivos: la mayoría de los canales de televisión borraron los tapes o los tiraron al relleno de la Reserva ecológica. Gracias a coleccionistas privados y diversas instituciones pudimos encontrar fílmicos, lavarlos y escanearlos. Después llevó un año y medio de montaje con Alejandro Penoci. Celebrábamos cada vez que encontrábamos un fílmico y no un videocasete. La diferencia de calidad es abismal. Fernando Peña tiene razón cuando señala que lo único noble, seguro y duradero es el celuloide. La evolución tecnológica es una ilusión. Gracias al trabajo de varios cineastas encontré cosas interesantísimas. Manuel Antín por ejemplo tenía un negativo de 35 milímetros en su altillo. Otro negativo de ese visionario llamado Mauricio Berdú estaba en Fondo de las Artes. Simón Feldman lo había filmado en Súper 16 milímetros en un estudio de grabación…
¿Hubo mucho descarte?
–Y... sí. Me  arrepiento un poco de no haber incluido un fragmento de seis minutos de Astor grabándose en su casa, ensayando cinco formas distintas de realizar un arreglo del tango “La casita de mis viejos”. Es un momento privado, exquisito. Seguramente en las diferentes proyecciones en vivo muestre algunos de esos materiales que no entraron.
La información se aprieta en los 90 minutos de película. Piazzolla siempre se negó a tomar al tango como una expresión cerrada. Al contrario, estuvo toda su vida tratando de abrir candados, de salir tanto de la estructura musical del tango como de sus perímetros metafísicos y poéticos. Sin embargo, cuando planeaba un futuro de compositor clásico fue la rigurosa pedagoga Nadia Boulanger (“mi segunda madre”) la que le pregunta y se pregunta en París ante una partitura escrita por Astor: “¿Quién es Piazzolla?”.
La pregunta finalmente se la hacen todos: biógrafos, coleccionistas, oyentes, Rosenfeld. ¿Quién es Piazzolla? Los saltos son tan radicales que cada paso merecería un tratamiento singular. Desde la orquesta del 46 asediada por la masa de milongueros (“los enemigos de los pies, los que bailan”, dice con un tono de desprecio exacto) hasta el triunfo de “María de Buenos Aires” y de “Balada para un loco” en dupla de Horacio Ferrer y con la voz de Amelita Baltar, pasando por otro de los estigmas de la Buenos Aires del 50: el de los taxistas que se negaban a pararle. Con gracia, Astor refrenda la leyenda: “Los taxistas me insultaban: me llamaban comunista”.
En 1954 vuelve de París y se dispone a tomar la Bastilla en la ciudad en la que descubrió a Miguel Caló y a Aníbal Troilo, con la que tenía una relación de amor y rechazo: no cesó hasta tener a sus pies a Buenos Aires. Le cuenta a Diana: “Estaba en un delicioso estado de locura. No me paraba nadie. Empecé la revolución. Al año siguiente cae Perón y cae el tango. Y nazco yo”.
Nacimiento y muerte, divorcios y huidas, hambre y consagración, octeto y quinteto, música y locura, Bach y Jacobo Fijman. Todo se agolpa en Los años del tiburón. “Quién es Piazzolla”, preguntaba Nadia Boulanger. Ella encontró la respuesta en el tango y en la ejecución del bandonéon. Sin embargo, el interrogante no perdió vigencia. A casi veinticinco años de su muerte la pregunta continúa perturbando, se agita con sus mitos y sus discos desde las entrañas del siglo XX y ahora en los casetes de Diana y la palabra de Daniel. La película de Daniel Rosenfeld es un acercamiento a una respuesta posible.

República Argentina | Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Términos y Condiciones© 2000-2018 www.pagina12.com.ar

domingo, agosto 26, 2018

CHILE, Quinteros: represion a quienes protestan por la contaminacion ambiental..


Image may contain: text and outdoor

La masacre en democracia, Manchester, 1819


A depiction of the Peterloo massacre

la masacre en un tiempo(1819) que resembla al que vivimos ahora en el Reino Uunido, el vacio entre quien tiene y los que no tienene, ni ocmida ni poder.

UN FILM ALTAMENTE RECOMENDADO

CHILE: violencia estatal de genero;APOYE SU REPUDIO



Atencion de Sara de Witt.
Muchas gracias, y un fuerte abrazo, hermanita.

Marta

ARGENTINA: la cara sucia del histerismo social

sábado, agosto 25, 2018

OCEANIA en la Royal Academy., Londres

Female Tattooed Figure (detail), 1820s, Acquired Munich 1825. Five Continents Museum, Munich


RA250

Coming soon: Oceania

Over 500 years of art from the vast region of Oceania - from Rapa Nui to Hawai'i - come to the RA this autumn. This new show will celebrate the art and culture of the Pacific, including feats of navigation, sacred objects honouring gods and ancestors and groundbreaking contemporary art.
Read an introduction to the themes of the exhibition from the RA Magazine, or get a glimpse of the remarkable diversity, ancient and modern, that marks out Oceania on the world’s art map with our seven stories on the art of Oceania.
Oceania opens 29 September 2018. Friends of the RA go free.
New Zealand and Kingdom of Tonga passport holders go free.

miércoles, agosto 22, 2018

ARGENTINA:URGENTE! apoyo al paro de las universidades - Foto de mi jardin, tulipán, de mi hija Yanina Hinrichsen Zabaleta.


 Image may contain: plant, flower, nature and outdoor


Me llamo Marta R. Zabaleta. Estudié en la UNL y me recibí de Contadora Pública y Perita Partidora en nov.1960.Cursé luego dos años de estudios de postgrado en Economia en la misma universidad pública argentina: UNL en Rosario.Fui la primera de una vasta familia originaria de antepasados inmigrantes de Gúnova y del País Vasco que atendió a la universidad. Y pude estudiar - creo - porque opté por ello, y porque tuve la disciplina necesaria como para hacerlo exitosamente durante cinco años, superando incluso la muerte repentina de mi madre, de la que fui su única hija, el 7 de mayo de ese mismo año...

Fui, pues, a una universidad del estado, que era gratuita, supongo que por una opción ideológica. Es imprescindible que todxs puedan - si quieren hacerlo-  tener el acceso que yo tuve a la educación, [que continué luego becada por dos años mas de estudios de tiempo completo y de postgrado en la U de Chile, en ESCOLATINA ( Escuela Latinoamericana para Graduados), y que complete en dic 1964) educacion universitaria que culminó a nivel formal en 1979 con un  D.Phil.,Doctorade in Philosophy, que cursé en el exilio de Chile y Argentina, en el I.D.S.(Institute of Development Studies) de la Universidad de Sussex, R.U.

Me demoré 10 años en hacerlo, y obtuve varios apoyos financieros internacionales para poder emprenderlo y terminarlo, porque tenia a mi cargo a mi familia y hasta tuve también que aprender inglés  nivel de proficiencia profesional.

Me especialicé en el estudio de la conciencia social de género de las mujeres peronistas en el marco del modelo de desarrollo impulsado por el Partido Peronista hasta 1955, el que contó con el apoyó de una de su principales voceras, Eva Duarte de Perón., por algunxs considerada una pionera femnista, no por mí.  Lógicamente, lo estudié en perspectiva histórica, comenzando en el Siglo XIX y con las luchas femininas desde entonces. Tuve siempre in mente dos o tres cosas, a saber:
*una, que mi madre fue una de las primeras peronistas con carnet de Argentina, pero que ni yo ni mi padre nunca lo fuimos;
* dos, que por ello, no me dejaron ser abanderada de mi escuela normal, sino solo escolta de la bandera, y en 1954 me pusieron presa;
*tres, que tal vez con mi tesis celebraba la otra tesis de doctorado en Filosofia sobre el movimiento feminista internacional, que escribió en Rosario otra feminista en 1904, en la Universdia del Litoral. Mi principal referente para ese doctorado fue mi colega, maestro y amigo, Paulo Freire, el Dr. Arturo O'Connell y Solon Barraclough..Y mis supervisoras, las Dras, Kate Young y Cristina Seltzer.

Hoy, me informan que 57 Universidades Nacionales de ARGENTINA no han podido iniciar sus cursos debido a la falta de presupuesto.
La educación no es un privilegio.
La educación es un derecho.
Seguí la cadena, si podes. y queres..

�#LaEducaciónnoseVendeSedefiendeestropeado
Dra. Marta R.Zabaleta
Londres,
23 de agosto 2018