domingo, agosto 14, 2016

El Infierno de Zurita del 11S73

El Infierno de Zurita del 11S73
CARLOS CARSTENS·SATURDAY, 13 AUGUST 2016

Cuesta mucho encontrar testimonios de aquellos estudiantes o docentes que sufrieron las consecuencias del Golpe de Estado de la Oficialidad de las FFAA, de aquellos internos en la residencia de la UTFSM o en algunas otras residenciales para estudiantes de Avenida Placeres, o San Luis. ¿Que vivieron en la madrugada del fatídico once del ´73?. Recientemente el premio Literatura 2000 Raúl Zurita en una entrevista, abordó este tan desconocido e ignorado tema: “..Después me acordé de un par de culatazos. De ese día. Ese día es el 11 de septiembre de 1973 a las seis de la mañana cuando Raúl Zurita insomne escuchó ¡alto! ¡al suelo! ¡ las manos a la nuca!. Ese día sin haber dormido un minuto, tras una noche deambulando de un lugar nocturno a otro, angustiado por una vida destrozada: ya estaba casado, ya se había separado, ya era padre, no tenía un peso en el bolsillo, estaba sumido en la más profunda depresión, fantaseaba con el suicidio, coqueteaba con la locura. Ese día cuando amanecía en Valparaíso y trataba de tomar desayuno en la Cafetería de la UTFSM, donde estudiaba ingeniería civil y unos militares lo tomaron detenido, Raúl Zurita lo asocia con el infierno. Pero ese día también marca el inicio de una obra poética en la que ha estado los últimos 40 años. Ese día muere, también el ingeniero… Fue Horrible dice en susurro. Ese día que en realidad fueron dos, lo subieron a un camión junto a cientos de presos (estudiantes del internado), recibió pateadura, culatazos. Los obligaron a apilarse como si fueran una ruma de tablas entrelazadas, una, dos, tres, ocho filas de seres humanos, una encima de la otra. El tipo sádico que manejaba el camión militar, saltaba y ¡paf!.Íbamos todos gritando y nos perdíamos perdón, porque el taco de mi zapato, con el peso de los de más arriba se lo estaba enterrando al tipo de abajo, quizás donde. Ese trayecto fue impresionante. Fue lo que me marcó la vida y todo lo he hecho girar en torno a ese viaje. Yo me he imaginado paraísos y me he descrito infiernos, he descrito hasta donde pueda la alegría, la felicidad y la solidaridad, pero siempre teniendo como referencia ese trayecto. Al ser detenido, llevaba consigo una carpeta. Cuando el cuerpo acalambrado no le permitía sostenerla, la sujetaba con los dientes….. Era un signo de que era algo que me estaba pasando en ese momento había un antes. Antes escribía poemas, tenía unja vida terrible; pero escribía poemas, tenía un nombre, era una persona, no era una pesadilla. Uno podía perfectamente creer que se estaba volviendo loco. Lo tengo demasiado superado y decidí que en todo lo que escriba ese va a ser el centro. Es lo que yo llamo la voluntad artística: tu eliges . Tu no eliges que te golpeen, tu probablemente no eliges ni tus dones ni tus talentos, ni eliges tu cara, pero hay cosas que puedes elegir. Y eso lo que al arte permite”[1]. Raúl en conjunto con los detenidos del camión fueron llevados al Estadio Playa Ancha, a la Academia de Guerra Naval y cuatro días después, y por los 21 que siguieron, estuvo preso en las bodegas del buque Maipo, junto a 800 personas, en un espacio en que con suerte cabían 50, según recuerda. Tenía 23 años y recién había egresado de Ingeniería.
Hoy cuando Zurita es invitado a brindar lecturas en prestigiosas universidades, las inicia con el poema de su infierno aún pronto a 43 años de la tragedia. “No se trata de escribir un poema contra Pinochet: se trata de devolverle todo con una tremenda obra que sea tan fuerte como el daño que tu sientes que los otros te causaron a ti. Pero eso no es ni con una pistola, ni tirando una piedra, es con lo que tu haces, con simples poemas”[2].

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home