martes, octubre 13, 2015

FESTEJANDO EL XXX ENCUENTRO NACIONAL de MUJERES con Sonia Tessa, rosarina


La marcha de este año era tan larga, tan diversa, tan plural, que nunca me enteré de adónde se doblaba para ir a la Catedral. Hubo muchas banderas que buscaba y no vi, hubo muchas amigas/ conocidas/ enredadas que abracé. Me emocionó ver a los contingentes sacarse fotos frente al mar, me emocionó ver a mujeres de tan distintas edades, procedencias, ocupaciones, intereses, cantando, bailando, algunas en tetas, muchas vestidas, varias con pañuelos verdes, otras con sus remeras partidarias, las que gritaban contra la presidenta y las que, por una calle paralela, cantaban para bancar el proyecto.

Las brujas, las piqueteras, las trabajadoras, las estudiantes, cada una en el lugar de la calle que más la representa.

 De la represión me enteré más tarde, me había quedado sin batería, cuando llegué al hotel encontré un mensaje de Dahiana Belfiori que decía "¿estás bien?". Yo no estuve donde reprimieron, por despistada, por dejarme llevar, por lo que fuera. Pero estuve ahí con las compañeras que van a decirle a la Iglesia que no queremos sus rosarios en nuestros ovarios.

Hay 65 mil narrativas posibles para este Encuentro, pero quisiera que en todas estuviéramos hermanadas. En el repudio a la Represión, en la convicción de que quieren arruinarnos el Encuentro porque les molestamos.

Foto y texto tomados del muro de Facebook de Sonia Tessa.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home