viernes, noviembre 30, 2018

EL SILENCIO ES UN CUERPO

Cien horas de vida heterosexual
El silencio es un cuerpo que cae es la película con la que la hija, Agustina Comedi, reconstruye la otra vida del padre. Mediante material de archivo encontrado, testimonios trasnochados y hallazgos fortuitos, este documental desafía no solo toda una historia de mutismo familiar, sino también los silencios de una generación entera de jóvenes militanxts.
En El silencio es un cuerpo que cae, Agustina Comedi recupera la vida secreta de su padre.
En El silencio es un cuerpo que cae, Agustina Comedi recupera la vida secreta de su padre. 
“Mi papá filmó todo el tiempo. Cuando nací se compró la Panasonic y cuando murió en un accidente en enero de 1999 tenía la cámara en la mano”. Ese día Agustina Comedi, de 12 años, agarró la cámara por primera vez en su vida. 18 años después estrenó su ópera prima El silencio es un cuerpo que cae. Agustina se hizo cineasta el día de la muerte de su padre. “Cuando vos naciste una parte de Jaime murió para siempre”, le dijo a Agustina un amigo del padre, que se cruzó por la calle, tiempo después de su muerte. ¿Qué pasó? ¿Qué desapareció de su padre con su nacimiento? ¿Qué padre conoció? ¿Y cómo era el padre que no conoció? ¿Por qué no lo descubrió antes? ¿No se sabía? ¿Por qué no se supo? ¿Su familia nunca se lo contó? ¿Cuál es el secretito familiar? Hay un refrito en la imagen del padre. Mientras que la imagen del presente se detiene. Ese día, cuando Agustina vuelve de la calle, se mete en el placar de su padre, hurga los bolsillos de sus sacos. No hay nada, pero ya no se puede pensar en nada más. Ese silencio sobre su padre da qué pensar. Un comentario intempestivo en la calle le transforma la vida. La vida de Agustina ya no será la misma. Como Rodolfo Walsh cambia de vida. Una noche de verano asfixiante, un hombre en un bar le dice a Walsh: “Hay un fusilado que vive”. Así nace la investigación militante Operación Masacre, de Walsh. Así, también, nace la investigación activista El silencio es un cuerpo que cae, de Agustina. Donde hay una afección nace una investigación, podría ser leyenda de una vanguardia popular.
LAS MANOS DE NÉSTOR
Investigar esa imagen en fundido negro de la vida del padre que desconoció en vida. La técnica es casi la misma de Walsh: conectar cosas inconexas e improbables; revisar archivos a la vista; hablar con mucha gente; preguntarse por sí mismx. Lo primero que le dicen los amigxs de su padre es que había sido homosexual y había estado en pareja durante 11 años con un hombre. Néstor, el padrino de Agustina. No sólo había sido el testigo de casamiento de sus padres, Néstor, ofició de partera, por deseo del padre de Agustina. “Las manos de Néstor fueron las primeras que me tocaron”, dice la voz en off de Agustina. Una voz desligada pero implicada en la historia familiar. Agustina, relata su documental en primera persona, pero los textos no son confesionales y son cortos. Funcionan como descubrimientos y anudamientos del sentido de la investigación. Cuenta lo que importa a la verdad sentida que se inventa enhebrando los agujeros de la memoria colectiva del movimiento sexo-disidente de 1970/1980 en Argentina. Cómo el miedo histórico a ser gay ha sido silenciado, por ejemplo. Una voz que asume la temporalidad sensible del silencio y sus resonancias, sus implosiones. Pienso en María Moreno entrevistadora, que asesoró a Agustina en el guión, cuando dice que “hace la muertita” frente al entrevistx para que suelte la lengua. Hay grandes silencios de la relatora, que aparecen y desaparecen entre las imágenes de video VHS. Hacen de pantalla sonora para contarnos a nosotrxs mismxs. Lxs entrevistadxs somos lxs espectadorxs, también.
¿A DÓNDE VAN LOS AMORES SILENCIADOS?
Más de 100 horas de grabación de la vida familiar dejó su padre. La vida heterosexual está filmada. La otra vida no. La vida del deseo homosexual de su padre habrá que filmarla. Sólo archivado el video de un show de transformismo de la compañía de maricas, Kalas, donde aparece Néstor. Y fotos de una fiesta donde se supo que Néstor tenía SIDA. A Jaime y Néstor habrá que re-imaginarlos. Reinventar la historia de los amores disidentes. Y Agustina ensueña dos wachos rancheando en la cañada; luego besándose en el baile; otra vez echados en una terraza tras la faena. “Los secretos y una generación que se reservó la entraña y, sin embargó, disfrutó más”, le dijo, a Agustina, una marica amiga del padre. Agustina, va creando los puentes entre la historia de su padre y las historias que hicieron las huellas por donde andamos hoy queriéndonos y organizándonos. Hay película porque hay conexiones sensibles de la historicidad como campo afectivo de relaciones múltiples.
En la década de 1970 la política ocupaba el espacio central de la vida cotidiana,  pero ¿qué pasaba con los que hacían la política? Sus efectos, sus maneras de vivir. “Hacíamos las cosas para transformar el mundo pero no podíamos transformarnos a nosotrxs mismxs”, le dice a Agustina una compañera torta del padre que militaban juntxs en Vanguardia Comunista. En 1974,  Jaime, organizaba en su casa reuniones de compañeros maricas y tortas que militaban en el Ejercito Revolucionario del Pueblo, Montoneros y su orga de pertenencia. En todas las orgas de izquierda había problemas con la homosexualidad. En el marxismo teleológico, fundado en la moral cristiana, las variaciones no entran. “Ser puto es una desviación burguesa: corrompe el espíritu revolucionario”, le dijo a Jaime un militante. Y a otra compañera amiga la enjuiciaron y la expulsaron por torta, como hacían con todxs las diferencias sexuales. Hasta una compañera embarazada fue purgada por soltera. Las categorías de las organizaciones de izquierda eran las mismas que las de la policía. Cuando Jaime, a los 16 años, entró al correccional para estudiar de policía lo expulsaron porque delataron que era puto. El encierro, en las casas, de lo afectivo y lo sexual, y de la reproducción y crianza de la fuerza productiva del Capitalismo no eran aún el modo de inteligibilidad de lo político. En Argentina fue el Frente de Liberación Homosexual, en alianza con grupos feministas de aquella década, que comprendieron primeros la inseparabilidad de la sexualidad y la revolución social. Y, también, León Rozitchner en “La izquierda sin sujeto”, pudo leer la época en esa clave transversal.
UNA COSA Y LA OTRA
La película de Agustina no sólo teje la trama afectiva de su núcleo familiar si no de una generación de jóvenes militanxts. ¿A dónde van los afectos que silenciamos? ¿Están en los tejidos de los cuerpos que nos gestaron y criaron? ¿Pasaron a nuestros cuerpos? ¿De qué manera componen y descomponen nuestras moléculas? ¿Dónde quedó adherida esa imagen del padre de Agustina llorando porque en la tele habían dicho que murió Freddy Mercury de SIDA, pero no decían que el día antes había muerto Néstor por lo mismo? ¿Y el desasosiego de la mamá de Agustina cuando se enteró por un llamado anónimo que su marido había tenido una historia de amor con Néstor? ¿Y los silencios avergonzados y culpabilizados que la familia de Agustina se tragó, a dónde van? ¿A dónde van los silencios de los hogares argentinos que implosionan en el macrismo? ¿Y los silencios de las organizaciones, de los grupos, de las parejas...? ¿Y los de las Kalas que ya no están? ¿Y el silencio de Agustina ante una psicoanalista que le dijo: “Bisexual, usted nunca será feliz. Vivirá dudando entre una cosa y la otra?  ¿Y el silencio de Jaime cuando otra psicoanalista le dijo que lo heterosexual que tenía en sangre tenía que matar a lo puto? La doma social de nuestras vidas silenciadas se efectúa una y otra vez en las afecciones que padecemos y los afectos que hacen pasar. Desde los afectos o intensidades que atravesamos y re-closeteamos pensamos y producimos lo social. ¿Cómo nos hacemos otro cuerpo y experimentamos otra diferencia afectiva? Como la trava araña, amiga de Jaime, habrá que rehacer la historicidad social en tramas afectivas que nos están haciendo en cada ámbito y momento. Los silencios-afectos que pesan son la contraseña de esa red. Pero no para revivir el trauma como la “política de la ofensa” de los activismos sexo-disidentes, según la caracteriza el activista trans Jack Halberstam, en la que estamos inmersos, donde perdemos energía faccionándonos por rechazos a las moléculas que componen nuestra multiplicidad, mientras nos despotenciamos frente al hetero-winca-capitalista que sí elimina nuestra existencia variada. Sino, tejer una afectividad libre de conexiones y mezclas como imaginamos políticamente el derecho a infancias de n-posibilidades existenciales. La película de Agustina es una incitación a este ejercicio afectivo-político.
El silencio es un cuerpo se puede ver todos los días –con excepción del viernes 30 de noviembre y el sábado 1º de diciembre– a las 18 en el Cine Cosmos, Corrientes 2046.

SUIZA:Interpelando a Bachelet: Chilenos en Lausana se manifestaron por primera vez en décadas por la causa mapuche





Interpelando a Bachelet: Chilenos en Lausana se manifestaron por primera vez en décadas por la causa mapuche

En una ciudad ordenara y tranquila que ya vibra con navidad, casi cien chilenos se reunieron en el centro de Lausana, Suiza, a demandar justicia por Camilo Catrillanca. No había agrupaciones políticas ni líderes internacionales detrás de la organización. “Nunca antes vi una convocatoria así”, asegura uno de los manifestantes que llegó al país europeo en los 80’. A sesenta kilómetros de la ONU y de la casa de Michelle Bachelet, varios coinciden que el asesinato del comunero mapuche despertó en la gente algo que no veían hace años.
*Fotos por Aurel Heiniger 

“Este es un momento histórico”, dice de entrada Lincoyan Nehuén, 69 años, uno de los convocantes de la manifestación y que como muchos de los asistentes vive en Suiza desde la década de los 80’.
En la plaza “De la Palud”, en pleno centro de Lausana, la convocatoria fue a las 18:00 horas pero varios llegaron antes, con 4° de temperatura y el cielo oscuro. “Pensábamos que íbamos a ser veinte personas”, reconoce Nehuén. En esta ciudad de 150 mil habitantes, ubicada en el territorio francófono de Suiza, las protestas son escasas y las que hay se caracterizan por ser pacifistas y poco bulliciosas. Este país, que no pertenece a la Unión Europea, es conocido por su política de consensos y su etiqueta de neutralidad en conflictos internacionales.
“El llamado conflicto de La Araucanía ya no es un tema local, sino que toma una dimensión mundial. Michelle Bachelet, en su nuevo cargo, tiene que tomar en cuenta estas opiniones”, dice Lincoyán Nehuén, mapuche residente en Suiza.
Andrea Herrera, chilena de 32 años que vino a estudiar un magíster en artes y lleva recién dos meses acá, pregunta al llegar: “¿Dónde coloco estos carteles?”. No había agrupaciones políticas ni líderes de renombre internacional que contestaran. Un reducido grupo de chilenos se organizó días antes para pedir el permiso municipal- que llegó el día anterior- e hicieron correr la voz lo más rápido posible.
Herrera, ayudada espontáneamente por otras personas, despliega el material en el suelo, frente al imponente árbol de navidad que iluminaba la plaza: “Terrorista según el estado chileno = mapuche reclamando sus derechos”.
A 60 kilómetros de Ginebra, donde reside la ONU y Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Derechos Humanos, por primera vez en décadas casi 100 chilenos/as y un par de suizo/as comienza una manifestación en apoyo a la causa mapuche.
Un antes y un después
“¡Marichiweu!” retumba en la plaza y cuatro trutrutas y un cultrún traen el sonido de las tierras mapuche a Europa. Carla Ibáñez, 43 años, 35 en este país, toma el micrófono e inicia los discursos en francés.
La fotografía de Camilo Catrillanca se repite en las manos de los/as manifestantes que sostienen su rostro con solemnidad. Todos alrededor de una bandera mapuche de varios metros de largo y un cartel luminoso con el rostro del joven asesinado el 14 de noviembre pasado por un grupo del Comando Jungla, pertenecientes a la policía chilena.

Lincoyán Nehuén cuenta que el poncho que lo abriga esta fría noche fue de su padre fallecido y que lo usa solo en ocasiones especiales. Ésta la considera una de ellas. Y reflexiona sobre la importancia de la protesta: “El llamado conflicto de La Araucanía ya no es un tema local, sino que toma una dimensión mundial. Michelle Bachelet, en su nuevo cargo, tiene que tomar en cuenta estas opiniones”.
El día en que Camilo Catrillanca fue asesinado, Michelle Bachelet estaba en la Universidad de Ginebra, en una de sus primeras apariciones públicas como Alta Comisionada, dando un discurso -con auditorio lleno- sobre el “aspecto oscuro” de la era digital. Mientras hablaba, dos mujeres mapuche interrumpieron con la bandera de su pueblo y una pancarta, reviviendo demandas que siguen a la presidenta desde el pasado. “Recuerde toda la gente que asesinó en su gobierno”, le gritaron paradas a pocos metros de ella.
Tres días después, un grupo de treinta chilenos se reunió en la misma ciudad para exigir justicia por Camilo Catrillanca, la salida del Comando Jungla del territorio mapuche e interpelar a la ex presidenta de Chile a que tome acciones.
Romper la neutralidad
Luego de eso, Anne Lavanchy, antropóloga suiza, escribió una columna de opinión en uno de los diarios más importantes de la suiza francófona, 24 Heures, asegurando que el problema con el comando especial de Carabineros es solo el último dispositivo policial tras una larga lista de hechos contra el pueblo originario, sin que “se haya juzgado nunca”.
Lavanchy asistió a la manifestación en Lausane. Recalcó a The Clinic la importancia de que se sepa en su país la lucha del pueblo mapuche y de paso asegura que “en Lausana nunca había visto una protesta así” por esta causa.
Los manifestantes corean “Arauco tiene una pena”, un clásico por estos días en las protestas mundiales que conmemoran la muerte de Catrillanca. Si en el himno nacional se alza la voz en la frase “de-los-li-bres”, acá “hoy son los propios chilenos los que les quitan su pan” se escucha con más fuerza.
Luego de una hora, la protesta termina entre aplausos. Pero la gente no se va. Se saludan, se conocen, conversan. Son las 19:20 en Lausana.
Carla Ibáñez, una de las convocantes, trata de responder por qué esta manifestación se dio ahora y no antes. “Hoy tenemos mucha más información de lo que pasa en Chile. Nos enteramos de todo y rápidamente. Además, con Bachelet al lado creemos que debe hacerse responsable”, asegura.
Karina Castillo, 62 años, 42 en este país, dice: “Este asesinato fue la gota que rebalsó el vaso. Habiendo vivido la Dictadura no podemos soportar más muertos si hablamos de democracia”.
Otro de los convocantes fue José Huilcamán, 46 años. Huilcamán destaca que muchos le contaron que se sintieron conmovidos por el caso Catrillanca más que con otros anteriores. Y agrega: “Hacer esta manifestación es molestar la quietud, esa neutralidad muy común en Suiza con la que la gente se refugia”.
Lincoyan Nehuén, mientras se despide de la gente, con rostro sonriente dice: “Este es un momento histórico porque se revitaliza el sentimiento solidario de los chilenos a una causa”.
José Huilcamán refuerza esa idea. Explica que la gente se juntó también para reconocerse porque no se veían hace mucho tiempo o no se conocían. “Luego de esta manifestación en Lausana hay un antes y un después con el apoyo a esta causa”, sentencia.

CHILE:Juana Cuante, Longko Alianza Puelwillimapu: “Cuando se instalan hidroeléctricas en el territorio, se sacrifican espacios de alto valor cultural y espiritual para el pueblo mapuche”


En el marco del Encuentro Binacional Wallmapu-Patagonia realizado el pasado 26 y 27 de mayo en la localidad de Panguipulli, región de Los Ríos, se dieron cita un gran número de organizaciones sociales y comunidades mapuche de Chile y Argentina en conflicto socio ambiental con empresas energéticas e instituciones estatales que ejercen presión sobre distintos territorios para la concreción de iniciativas hidroeléctricas.
Por José Luis Vargas, Colectivo Editorial Mapuexpress
Uno de los actores presente en este encuentro fue la Alianza Territorial Puelwillimapu, que agrupa a 12 comunidades mapuche williche, repartidas dentro de las fronteras administrativas de las comunas de Futrono y Lago Ranco, en la región de Los Ríos.
Este territorio sureño, en los últimos años ha venido enfrentando una fuerte arremetida por parte de empresas energéticas que, con la venia del Estado y gobiernos de turno, buscan convertir esta zona cordillerana, en un polo para la generación de energía hidroeléctrica, también denominadas “zonas de sacrificio”. Dicha presión la han venido sintiendo fuertemente las comunidades mapuche-williche, que contrario al modelo empresarial que concibe la naturaleza como un recurso a explotar para la obtención de ganancias económicas, asignan a sus espacios una importancia cultural, motivo por el cual buscan mantener su territorio libre de intervenciones.
Para conversar de estos temas, de los proyectos que pretenden instalarse sobre el territorio williche, se comparte la entrevista que sostuvimos con Juana Cuante, longko (cabeza) de esta alianza, quien entregó la visión de los lof (comunidades) del Puelwillimapu y las alternativas que visualizan frente al modelo hidroeléctrico.
 Lamuen longko, mari mari (saludo en mapuzungun), ¿cuál es la situación del territorio del Puelwillimapu con la instalación de proyectos energéticos?
Es una situación difícil, ya que de partida hay en carpeta un montón de proyectos de mini centrales de pasada, contexto en el cual, el Estado por medio de sus instrumentos como el sistema de evaluación, están haciendo oídos sordos de un montón de situación irregulares que se vienen planteando en estos proyectos y estamos muy preocupados por esto, pues entendemos que la extracción de recursos de nuestros territorios para la generación de energía, solamente beneficia a la clase político empresarial y no a la población donde se instalan estos proyectos.
Queremos que nuestro territorio se conserve tal cual está hoy en día, porque ahí está la base para el buen vivir que está siendo amenazado. Creemos que tenemos que organizarnos, educarnos en el ámbito técnico, porque esto es duro y en la zona cordillerana del puelwillimapu como dije, hemos visto situaciones totalmente irregulares, en cuanto a la forma en que se tramitan estos proyectos.
Quiero hablar un poco del proyecto hidroeléctrico mini central Las Flores, el cual ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental (SEA) con datos de otro río. Esta central hidroeléctrica está instalada en el río Quiman, pero sus datos fueron sacados del rio Nilahue que se encuentra varios kilómetros más arriba y que por lo demás posee un caudal totalmente diferente. Entonces esta central se construyó provocando que el rio Quiman se secara en verano.
Lo que es muy preocupante porque el proyecto además de construirse con datos de otro río, tampoco respeto la normativa de dejar un caudal ecológico. Por tanto, no sabemos cómo pudo ingresar un proyecto así al sistema de evaluación sin que fuera revisado[1].
En estos momentos tenemos apoyo técnico para ver cómo va ser el proceso legal y jurídico que vamos a llevar adelante, nos capacitamos hace poco con unas personas de Ecuador que nos trajeron equipos para monitorear el caudal de los ríos para que nuestra palabra además tenga una base técnica de peso.
La clase empresarial concibe los elementos de la naturaleza (el agua en este caso) para producción de energía, cuestión que no necesariamente es compartido por las comunidades mapuche, ¿Qué alternativas más sustentables visualizan ustedes?
Creo que no se debería seguir produciendo energía para vender, ya que, en este momento, Chile la está produciendo con una mirada lucrativa. La única alternativa que vemos es la conservación de nuestros territorios tal cual lo dejaron nuestros abuelos, puesto que cuando se instala una central hidroeléctrica en lugares habitados por comunidades indígenas, no solo se sacrifica un rio o un lago simplemente, sino que son espacios que poseen un alto valor cultural y espiritual para el pueblo mapuche que se ven afectados, por tanto, no queremos que nuestros territorios sean zonas de sacrificio.
Además de los proyectos mencionados, ¿que otras iniciativas hidroeléctricas se proyectan en el territorio puelwillimapu?
Hay varios proyectos, por ejemplo, en el río Florín hay proyectos hidroeléctricos aprobados que están esperando la construcción de una carretera eléctrica para sacar energía.
En cuanto a la carretera eléctrica, es un proyecto que se encuentra en una etapa de admisibilidad de observaciones y hasta ahí no ha avanzado, pero si son proyectos que están orientados a la especulación. También hay otros proyectos que eventualmente se instalarían en distintas zonas del Puelwillimapu, como la piscicultura en el río Calcurrupe y centrales hidroeléctricas en la zona del Lago Maihue.[2]
Hemos golpeado todas las puertas habidas y por haber para señalar cuales son nuestros derechos. Pero hasta ahora ninguna autoridad de gobierno se ha sentado a conversar a pesar de que el Estado se dice garante de derechos de los pueblos indígenas[3].
 
*La presente entrevista es parte del Proyecto “Comunidades y territorios mapuche en articulación contra el extractivismo energético”, ejecutado por el Colectivo Mapuexpress con el apoyo del Fundo Socioambiental Casa.
 
REFERENCIAS
[1] La Central Hidroeléctrica Las Flores no fue evaluada por lo servicios ambientales, dado que la legislación ambiental chilena, los proyectos hidroeléctricos que generan menos de 3mw de energía, no son considerados de alto impacto, por tanto, ingresan a los Sistemas de Evaluación a través de una declaración que no es evaluada.
[2] En esta zona se pretende construir el proyecto GEN100, que consiste en una central hidroeléctrica que busca intervenir 3 ríos para la generación de 109 MW de energía, posee una inversión de $240 millones de dólares y es impulsado por el Grupo Claro, como el primer proyecto hidroeléctrico que se concretaría en Chile con la participación de comunidades indígenas.
[3] Posterior a la realización de esta entrevista, las comunidades de la Alianza Puelwillimapu, presentaron una reclamación contra la ampliación de la Central Las Flores, que fue admitida por el Tribunal Ambiental. Véase:  Tribunal ambiental declara admisible reclamación de comunidades mapuche contra la ampliación de Central Las Flores, disponible en http://www.mapuexpress.org/?p=26629

jueves, noviembre 29, 2018

CUBA: Las nuevas tecnologías “modernizan” viejos actos de violencia


Las nuevas tecnologías “modernizan”
viejos actos de violencia

Los celos y el control, viejas formas de violencia a menudo solapadas tras la naturalización y el mito del amor romántico, toman nuevos rostros en una sociedad global caracterizada por el uso invasivo de la tecnología.
Emergen formas sutiles o encubiertas de control bajo las llamadas “pruebas de amor” que incluyen desde pedir-exigir a la pareja contraseña de Facebook o de cualquier otra red social, hasta eliminar contactos, revisar el celular, controlar el correo electrónico e incluso “solicitar” que compartas tu ubicación a través de Whatsapp u otra cuenta en la red de redes.
Estamos ante una forma de violencia psicológica que gana terreno en la cotidianidad de nuestras sociedades “conectadas”, sobre todo entre las personas más jóvenes y que, al igual que otras muchas manifestaciones de violencia, afecta en mayor medida a las mujeres. Sobre el tema reflexiona Mayra García Cardentey, periodista, Máster en Desarrollo Social y directora de la revista universitaria Alma Máter.
De la redacción / Foto: SEMlac

¿Las nuevas tecnologías son un espacio donde puede prolongarse también la violencia de género?
En el entorno tecnológico se reproducen los mismos prejuicios, creencias e imaginarios que sostienen la violencia de género en los entornos cotidianos y más tradicionales. Es apenas otro soporte donde se desarrollan dinámicas sociales que embeben de la estructura patriarcal tradicional.
Las nuevas tecnologías de las comunicaciones y la información apenas vienen a modernizar un problema de siempre. El control hacia las relaciones sociales de las mujeres ha sido un dilema ancestral que, con la aparición de Internet, se expone en otras variantes, que incluso confunden y pudieran parecer signos de no violencia. Por ello la necesidad de alertar, educar, formar una ciudadanía crítica capaz de identificar cuándo está siendo violentada o acosada. He ahí el principal reto.

¿Cómo se expresan estas formas más sutiles de violencia?
En que las parejas compartan sus perfiles y contraseñas de redes sociales como un signo de confianza, cuando apenas es un disfraz de control. Cuando monitorean, pesquisan y cuestionan las interacciones en los muros de su pareja, cuando se limita cuáles amistades aceptar, con quiénes socializar. Cuando, incluso, controlan los celulares de su pareja, sus correos. Y el fenómeno sobrepasa las relaciones íntimas.
En este escenario, el acoso asume nuevas dimensiones desde las redes sociales, cuando hay quienes asedian el “muro” o perfil de mujeres y les dejan invitaciones y mensajes provocativos, entre otros.
Si bien en tiempos precedentes las demostraciones de amor se relacionaban con iniciaciones sexuales u otras formas de este tipo; hoy se traducen en dar las claves para el control de las redes sociales. En algunos casos también se extrapola a grabar vídeos caseros en actos amorosos, que después se pueden convertir en mecanismos de chantaje, amenaza y control. Como decía anteriormente, las nuevas tecnologías solo modernizan actos de violencia que existen ancestralmente. Con la mera diferencia de proponer otras formas y soportes.

Ciberacoso, pornovenganza, sexting*, ciberbullying, grooming**, son fenómenos de la red de redes. ¿Escapa Cuba a ellos?
No lo creo. De hecho no han sido pocos los vídeos virales con imágenes eróticas de parejas que luego de terminada la relación deciden difundir el audiovisual a modo de venganza. Esa ha sido, creo yo, la modalidad más extendida: la pornovenganza.
El ciberbulling se aprecia, pero en menor medida; al igual que el ciberacoso, lo cual se debe esencialmente a temas de conectividad. Igual son apreciaciones personales, sin un basamento científico, porque son temas poco estudiados desde la academia, aunque existen varios trabajos comunicativos realizados al respecto.
Analizar e investigar el contexto específico cubano es una necesidad, no podemos estar de espaldas a estas realidades, máxime en una sociedad que aspira a una mayor informatización. Pero sobre todo hacer propuestas, porque a menudo en temas de género se hacen muchos estudios y pocos instrumentos o herramientas concretas, incluyendo las legislativas.
En Cuba el escenario se torna más complejo; porque si bien no existen fenómenos en grandes dimensiones, es un hecho que el país no tiene una legislación acorde, mediante la cual penar estos delitos. La ausencia de un enfoque de género en las leyes cubanas también atraviesa los delitos informáticos, por lo cual no existen mecanismos efectivos para castigar a quienes delinquen en actos como la pornovenganza y el ciberacoso.

¿Qué estrategias seguir para la prevención?
En nuestro país estamos en la etapa todavía de descubrimiento de Internet y las redes sociales. Cuando apenas hace dos años la ciudadanía comenzó a interactuar con los entornos digitales, ni las instituciones educativas ni culturales tenían —y creo que todavía no tienen— las herramientas para educar a la ciudadanía en una usabilidad responsable de las nuevas tecnologías.
En función de ello, debemos perfeccionar los currículos escolares y las acciones comunitarias e institucionales que se puedan realizar ahora y en un futuro. También dinamizar las acciones comunicativas dirigidas a jóvenes, que sean actualizadas y atractivas, en cuanto a mensajes y soportes.


* Sexting: anglicismo que se refiere al envío de mensajes sexuales, eróticos o pornográficos, por medio de teléfonos móviles.
**
Grooming: forma en que un adulto gana la confianza de niños y adolescentes para conseguir concesiones sexuales, a través de Internet.

ARGENTINA:sin palabras para el llanto.Por el G20 sacan a las personas en situación de calle

29 de noviembre de 2018 · Actualizado hace 7 hs
Por el G20 sacan a las personas en situación de calle
Sin techo y expulsados del centro porteño
"Tienen que cerrar el barrio por el G20", contó Martín que le dijeron los trabajadores del programa Buenos Aires Presente (BAP), cuando lo abordaron en la vereda del Palacio de Hacienda sobre la calle Alsina para llevarlo a él, de 19 años, a su pareja de 18 y a su bebé a un parador. "Vivimos acá hace seis meses porque no pudimos pagar un alquiler en ningún lado", lamentó el joven en la puerta del ministerio que conduce Nicolás Dujovne. El caso de Martín es uno de las casi 7 mil que viven en las calles de la ciudad que será sede de la reunión de las potencias económicas.

"Yo trabajo de cartonero acá en el barrio y saco para comer, pero no llego a pagar una piecita. Además nuestra vida pasa acá porque cartoneo lo que tiran de las oficinas. Si nos vamos del barrio tenemos que empezar otra vez de cero, y no sé dónde podríamos juntar para la olla como acá", agregó Martín ante el operativo que busca expulsarlo de la zona durante la presencia de los presidentes del G20 en la Capital Federal. "¿Qué más quisiéramos que nuestro bebé tenga un techo y paredes?", lamentó el joven, en diálogo con la agencia Télam. 
Según cifras del Ministerio de Desarrolllo Humano y Hábitat porteño, son 200 las personas que viven en situación de calle en las calles del centro porteño, que quedarán blindadas por un millonario operativo de seguridad a partir de mañana y hasta el domingo. La cifra total de personas en situación de calle son 1091, de acuerdo a las cifras del gobierno porteño, pero el relevamiento realizado por las organizaciones sociales que trabajan día a día con esa población son 7.300 las que sufren el desamparo, un 30 por ciento más que en 2017.
"Aunque quisiera no puedo exponer a mis hijos a lugares como esos", rechazó Sergio la posibilidad de ir a un parador del gobierno porteño. Es papá soltero de cuatro chicos de 10, 8, 5 y 3 años con quienes vive desde mediados de 2017 en dos colchones en la vereda de un banco frente a la Plaza de Mayo. "Los trabajadores del gobierno pasaron ayer y nos avisaron que por la visita de los presidentes nos vamos a tener que ir", confirmó el hombre la orden de expulsión para cumplir con el cierre perimetral de seguridad.

miércoles, noviembre 28, 2018

ARGENTINA: la justicia desdeña a las mujeres trabajadoras.mas pobres

28 de noviembre de 2018
Rechazó revisar la condena por el escrache a Morales
La Corte SUPREMA no escuchó a Milagro Sala
La dirigente social había recurrido en queja al máximo tribunal tras ser condenada a tres años de prisión en suspenso. Su planteo fue rechazado con el argumento de que la sentencia de la Cámara de Casación Penal no es definitiva.
La Corte Suprema de Justicia rechazó el recurso que había presentado Milagro Sala en la causa por el escrache al actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. La dirigente social pretendía la revisión de la condena a tres años y medio en suspenso que se le impuso en ese caso, pero el máximo tribunal desestimó su pedido con el argumento de que no se trata de una sentencia definitiva.
Sala, quien lleva ya casi tres años presa y actualmente cumple prisión domiciliaria, recurrió a la Corte cuando la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal que confirmó la condena dictada por el Tribunal Oral Federal de Jujuy por el delito de daño agravado y le devolvió el expediente para que dictara una nueva sentencia por el delito de amenazas por considerar que esa acción penal no había extinguido. La dirigente social objetó ante el máximo tribunal ambas decisiones.

La causa con relación a los incidentes ocurridos en el Consejo de Profesionales en Ciencias Económicas jujeño en 2009, cuando Morales era senador nacional, la inició el propio gobernador y es parte del menú de expedientes judiciales que se armaron en Jujuy para encarcelar a la líder de la Túpac Amaru.
La sentencia que la Sala IV de la Cámara de Casación Penal dictó a mediados del año pasado agravó la situación judicial de Sala. La Casación consideró que el tribunal que condenó a la dirigente social no fue arbitrario y dictó su sentencia en base a pruebas suficientes. En su resolución, sin embargo, no despejó las dudas en cuanto a cómo se llegó a la conclusión de que Sala instigó a Graciela López a realizar un escrache y avaló los testimonios de René Arellano, empleado del gobernador, y de su pareja Cristina Chauque, denunciados por falso testimonio.
El rechazo del planteo de Sala fue refrendado por  los ministros Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti.
No es el primer pronunciamiento de la Corte en contra de Sala en este caso. Hace un mes el máximo tribunal rechazó el dictamen del fiscal general de Casación, Javier De Luca, con la petición de que la condena contra Sala fuera revocada. De Luca cuestionó la credibilidad y verosimilitud de los testimonios a partir de los cuales la dirigente social fue condenada pero la Corte desestimó su planteo.

ARGENTINA: el noveno país de ingresos altos más desigual del mundo.

28 de noviembre de 2018
Informe de la OIT sobre brecha salarial
La mujer gana un cuarto menos
La diferencia de ingresos entre varones y mujeres ascendió a 25 por ciento en 2017. La Argentina es el noveno país de ingresos altos más desigual del mundo.
La brecha salarial entre varones y mujeres ascendió al 25 por ciento mensual durante 2017. Las estimaciones realizadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) posicionan a la Argentina como el noveno país de ingresos altos más desigual del mundo.
La diferencia en los ingresos laborales se explica por la desigualdad en el hogar. Las tareas no remuneradas como el cuidado de niños y adultos mayores que quedan a cargo de las mujeres representan un obstáculo para la calidad de sus inserciones laborales ya que limitan la cantidad de horas que pueden estar empleadas y, por lo tanto, afectan sus ingresos. El Informe Mundial sobre Salarios calcula que a nivel global las mujeres ganan un 20 por ciento menos que los varones.

“Las disparidades de remuneración por razón de género constituyen una de las mayores manifestaciones de injusticia social de la actualidad, y todos los países deberían esforzarse por comprender mejor qué se esconde detrás de esto y avanzar más rápidamente hacia la igualdad de género”, indicó el titular de la OIT, Guy Ryder.
El informe destaca que en los países de ingresos altos, la diferencia de retribución entre ambos sexos es más elevada en el extremo superior de la escala salarial, mientras que en los países de ingresos bajos y medios, es mayor entre los trabajadores peor remunerados.
El documento presentado por la OIT ofrece además una estimación para la denominada “brecha por maternidad”. En Argentina la penalidad salarial asociada a convertirse en madre es del 10,5 por ciento. O sea, las mujeres que tienen hijos ganan en promedio un 10 por ciento menos que aquellas que no lo son. En cambio, entre los varones no existe esa diferencia, sus ingresos se mantienen inalterados sean padres o no. La brecha argentina es superada por países como Turquía, Rusia, Corea del Sur y Perú donde las madres cobran entre 12,6 y 26,6 por ciento menos que aquellas mujeres que no tienen hijos.
Si llegaste hasta acá…

Before European Christians Forced Gender Roles, Native Americans Acknowledged 5 Genders

Before European Christians Forced Gender Roles, Native Americans Acknowledged 5 Genders

-
It wasn’t until Europeans took over North America that natives adopted the ideas of gender roles. For Native Americans, there was no set of rules that men and women had to abide by in order to be considered a “normal” member of their tribe.
In fact, people who had both female and male characteristics were viewed as gifted by nature, and therefore, able to see both sides of everything. According to Indian Country Today, all native communities acknowledged the following gender roles: “Female, male, Two Spirit female, Two Spirit male and Transgendered.”
“Each tribe has their own specific term, but there was a need for a universal term that the general population could understand. The Navajo refer to Two Spirits as Nádleehí (one who is transformed), among the Lakota is Winkté (indicative of a male who has a compulsion to behave as a female), Niizh Manidoowag (two spirit) in Ojibwe, Hemaneh (half man, half woman) in Cheyenne, to name a few. As the purpose of “Two Spirit” is to be used as a universal term in the English language, it is not always translatable with the same meaning in Native languages. For example, in the Iroquois Cherokee language, there is no way to translate the term, but the Cherokee do have gender variance terms for ‘women who feel like men’ and vice versa.”
The “Two Spirit” culture of Native Americans was one of the first things that Europeans worked to destroy and cover up. According to people like American artist George Catlin, the Two Spirit tradition had to be eradicated before it could go into history books. Catlin said the tradition:
“..Must be extinguished before it can be more fully recorded.”
However, it wasn’t only white Europeans that tried to hide any trace of native gender bending. According to Indian Country Today, “Spanish Catholic monks destroyed most of the Aztec codices to eradicate traditional Native beliefs and history, including those that told of the Two Spirit tradition.” Throughout these efforts by Christians, Native Americans were forced to dress and act according to newly designated gender roles.
One of the most celebrated Two Spirits in recorded history was a Lakota warrior aptly named Finds Them And Kills Them. Osh-Tisch was born a male and married a female, but adorned himself in women’s clothing and lived daily life as a female. On June 17 1876, Finds Them And Kills Them gained his reputation when he rescued a fellow tribesman during the Battle of Rosebud Creek. An act of fearless bravery. Below is a picture of Osh-Tisch and his wife.
two_spirits_1
Osh-Tisch (Left) and his wife (Right)
In Native American cultures, people were valued for their contributions to the tribe, rather than for masculinity or femininity. Parents did not assign gender roles to children either, and even children’s clothing tended to be gender neutral. There were no ideas or ideals about how a person should love; it was simply a natural act that occurred without judgement or hesitation.
Without a negative stigma attached to being a Two Spirit, there were no inner-tribal incidents of retaliation or violence toward the chosen people simply due to the fact that individuals identified as the opposite or both genders.
“The Two Spirit people in pre-contact Native America were highly revered and families that included them were considered lucky. Indians believed that a person who was able to see the world through the eyes of both genders at the same time was a gift from The Creator.”
Religious influences soon brought serious prejudice against “gender diversity,” and so this forced once openly alternative or androgynous people to one of two choices. They could either live in hiding, and in fear of being found out, or they could end their lives. Many of whom did just that.
Imagine a world where people allowed others to live freely as the people nature intended them to be..without harm..without persecution..without shame. Imagine a world where we are truly free.

MEXICO-En conmemoración de los cien años de vida de Don Jesús Chávez Beltrán


La fuerza de vivir, una vez más
Cien años de lucha
En  conmemoración de los cien años de vida
 de Don Jesús Chávez Beltrán
La historia de mi vida se evapora
con asombro aparecen los frágiles fragmentos de mi vida
que sobresaltan  más allá de lo trivial
enmarañados de sorpresas
cual instantes desvanecidos en el tiempo,
 y evocan con ideas saltarinas la memoria titilante
una vez más.
  
Los recuerdos se avivan cual destellos,
en interminables voces
y retumban cual lejanos ecos en mi oído
y me gritan "no te rindas",
"no te rindas", "no te rindas",
una vez más

Animado me despierto y me agazapa
la alargada y silenciosa soledad
que de cerca me sonríe,
cual  sabia sombra retadora
que me acecha día a  día
 y me recuerda que estoy vivo, estoy vivo!, una vez más.
  
Despabilo y con urgencia redoblo el aliento,
sostenido por mis sueños 
reconcilio mi agitada incertidumbre
trasciendo el  abismo inescrutable de partir
 y propulso el vuelo con mayor fuerza,  y me sostengo, una vez más.   

Con audacia y gallardía me levanto,
mantengo la mirada firme al horizonte
con el pecho erguido,
y me impulso a confirmar mis pasos indelebles
en la valerosa lucha
que me afianza con firmeza a la vida
y me fortalece, una vez más

La realidad me sorprende de nuevo, cual  capricho
y aparece mi deseo permanente de vivir,
que me motiva a transformar la realidad
para trascender con utopías los nuevos rumbos de la humanidad
escuchando a lo lejos, no te rindas, no te rindas,  una vez más.

Finalmente la serenidad me arropa, 
en ella finco  mis labradas esperanzas en la eternidad 
 en degustar  el preciado  deleite de la añorada  libertad
y me encuentro satisfecho con mi vida,  
 y de llegar al privilegio de cumplir cien años,  
para sobrevivir en su memoria,  
luchando por siempre,  
con y por Ustedes, ¡ una vez más!

 Ver la noticia entera en el link que sigue, manteniendo siempre in mente que dos de sus hijas, las Dras. Antonia y Rita, son miembras del  Grupo de Trabajo de CEISAL que fundé y coordino desde junio de 2001.
UN BRAVISIMO POR EL COMPANERO  Don JESUS!!!!



Dra. Marta R. Zabaleta, 27 de noviembre 2018
desde mi exilio de Chile y Argentina, en Inglaterra desde 1976


martes, noviembre 27, 2018

Ante la muerte del director de cine Bertolucci




Ante la muerte del director de cine Bertolucci comparto esta reflexión de
Cristina Peri Rossi

"Ha muerto Bernardo Bertolucci, uno de los directores de cine que más he admirado. Creo que de joven, vi seis veces El conformista, donde la bellísima y enigmática Dominique sanda bailaba un tango, en paris, con Stefania sandrelli. Bertolucci siempre dijo ser un hombre de izquierdas y su otra gran película, Novecientos, fue una toma de posición pública y hermosa. Sin embargo, Bertolucci es el corresponsable de uno de los actos más repugnantes de la historia del cine: la violación de la joven y bella María schneider en una escena de una repugnante película, El último tango en Paris, muy admirada por los machos de este mundo en virtud de la famosa escena "de la mantequilla". El macho era, faltaría más, Marlon Brando. María schneider tenía 19 años y sus gritos de dolor fueron verdaderos, porque la penetración no estaba prevista en el guión (así lo reveló años después Bertolucci y también Marlon Brandon). Fue una "idea" que se les ocurrió a ambos un rato antes. A María schneider no solo le pagaron una miseria como actriz (era su primera película) sino que jamás le pidieron perdón por su violación. Deambuló de la droga a la psiquiatría durante muchos años hasta que se suicidó. Es cierto que no todas las mujeres violadas se suicidan, pero también es cierto que no todas las mujeres tienen la fortaleza y la capacidad de regeneración como para sobrevivir a un hecho así. Nunca denunció a Bertolucci ni a Marlon Brandon (consciente del poder de ambos) y fue Bertolucci quien contó la verdad públicamente.
Pero nunca le pidió perdón ni intento ayudarla.
Muchas veces he reconocido mi admiración por algunas de sus películas, por eso, hoy quiero decir que mi admiración, desde entonces, es solo formal.
Sucede a menudo con hombres de izquierdas. El izquierdismo no llega hasta la cama.
Más que su muerte a una edad ya considerable, siento piedad por el suicidio temprano de su víctima, María Schneider. Lástima de mujer. Y lástima que en aquella época nadie te hubiera creído."



Y le agrego:

Solo una puntualización,que estimo imprescindible. A mi juicio, y según lo acredita la historia de la izquierda en todo el mundo, no solo el izquierdismo no llega hasta la cama, sino que tampoco llega con frecuencia a considerar a las mujeres como un grupo social subordinado al de los hombres, y en muchos sectores discriminado y en los de las clases trabajadoras super explotado. Además, habrás notado que la izquierda, aun  cuando estuvo en el poder, ha tenido un parecido en materia de politica sexual con los principios trogloditas de las iglesias fundamentalistas, como la cristiana.
Bertolucci pues, no fue una excepción, sino la regla.
Lo siento mucho, como mujer de izquierda que he sido durante toda ya mi larga vida.

lunes, noviembre 26, 2018

El despojo de la dictadura: Cómo Pinochet garantizó el negocio redondo de las forestales con el territorio mapuche





El despojo de la dictadura: Cómo Pinochet garantizó el negocio redondo de las forestales con el territorio mapuche Bosque nativo en contraste a plantaciones de pino / Foto: Fernando Lavoz BustamentaBosque nativo en contraste a plantaciones de pino 

 ocio redondo de las forestales con el territorio

En dictadura, el grupo Angelini pagó 200 millones por las más del 2 mil hectáreas que corresponden al Fundo Tranaquepe. En 2015, la Conadi le devolvió más de 5 mil millones de pesos por una parte del mismo terreno a la Forestal Arauco, para destinarla a las comunidades indígenas que reclamaban el territorio como suyo. Aquí parte de la historia del revanchismo, de cómo las comunidades mapuche empoderadas tras la reforma agraria de Allende terminaron despojadas y abatidas con una contrareforma diseñada desde los núcleos empresariales que siguen controlando hasta hoy la zona de conflicto.

Por / 09.09.2018
Era el año 1974 y la cesantía era un problema para la recién estrenada Junta Militar. Entonces apareció Fernando Léniz, empresario forestal y ministro de Economía, quien le propuso directamente a Pinochet el Programa de Empleo Mínimo (PEM) y fue uno de los redactores del controversial DL701, que permitió al Estado subsidiar las faenas forestales durante años.
“Masas de trabajadores de la provincia de Arauco, ex mineros, fueron subidos a camiones militares y llevados a la cordillera de Nahuelbuta a hacer hoyos y plantar pinos para las empresas forestales. La tierra la compraron a huevo y las plantaciones no solo les salieron gratis, sino que ganaron con ellas. Esta forma criolla de ‘acumulación originaria’ condujo a la existencia de enormes fortunas que hoy se vanaglorian de exportar a todas partes del mundo”, dice José Bengoa en el libro Reforma agraria y revuelta campesina.
Léniz murió en 2013 y la prensa lo homenajeó como un reconocido empresario y ex ministro de Estado. Pero poco se hablaba en ese entonces cómo él encarnó mejor que nadie el vínculo que tuvo la dictadura militar con la poderosa industria forestal. Una ligadura que tuvo como correlato el despojo del territorio mapuche, que vio en la reforma agraria de Salvador Allende los indicios de la culminación de su lucha por la recuperación territorial.
La industria forestal es de las más poderosas del país e hizo su fortuna, según explica Bengoa, prácticamente gratis: “Recibieron del Estado la tierra, las plantas, los trabajadores, en fin, recibieron gratis los actuales bosques que cubren el sur del país”.
El libro ¡Xipamün Pu Ülka! (“váyanse los codiciosos” en mapuzungun), lanzado el año pasado, relata la historia de cómo dos de los grupos empresariales más importantes del país (Matte y Angelini) se hicieron los dueños legales del territorio mapuche del Lavkenmapu y la Coordillera de Nahuelbuta.
En esta historia es clave Julio Ponce Lerou, quien en democracia se haría de SQM para financiar durante años a todo el espectro político. En los 70′, el yerno del dictador estaba a la cabeza de la Conaf y fue clave en el DL2247 de 1978, que permitió transferir las tierras de la reforma agraria a la Conaf, para que después sean vendidas a las empresas forestales. En total, fueron 352 mil hectáreas de la reforma que llegaron a la propiedad de Conaf por tener lo que se determinó “aptitud forestal”. Fue, según una comisión investigadora de Cámara de Diputados, el 44% del total de las tierras expropiadas hasta 1973.
Un funcionario de Mininco, citado en la publicación y que trabajó para el Ministerio de Agricultura en dictadura, contó cómo “en algunos casos le cambiaban la aptitud para pasarlos como forestales y tirárselos a la Conaf, que fue el pasadizo para entregárselo a los dos grupos económicos”, en referencia a los Matte (a través de CMPC) y Angelini (Arauco).
Flor Laviqueo, dirigenta de la comunidad María Colipi, cuenta en el libro cómo en 1974 un grupo fue hasta el ministerio de Agricultura y ahí mismo fueron engañados para que la calificación de sus tierras fuera declarada como forestal. La comunidad recuperó parte del Fundo Labranza hace unos años e inmediatamente sembraron. “Hoy día todavía se siembra, porque esas tierras nunca fueron de uso forestal”.
El Fundo Labranza corresponde a 808 hectáreas ubicadas en las cercanías de Quidico, comuna de Tirúa. En 1979, la Conaf de Ponce Lerou se lo vendió a la forestal Crecex -del Grupo Vial, que en los 80′ sería absorbida por los Matte y su brazo forestal, Mininco- en $3.686.849. Actualizado al IPC de la fecha, serían cerca de $155 millones, un promedio de apenas $190 mil pesos por hectárea. Una cifra irrisoria por donde se mire.
Y lo mismo pasó con tierras como El Canelo y en localidades como Paillaco, Lleu Lelu, Antiquina y Huentelolén. Todas a precios de regalo. El más notorio es el Fundo Choque, de 6.905 hectáreas, vendido a Crecex en $968 millones según el IPC actual. Apenas $140 mil pesos por hectárea.

No solo los Matte fueron los beneficiarios de esta política. El grupo Angelini pagó $200 millones de hoy por 2.200 hectáreas del fundo Tranaquepe. En 2015, la Conadi -organismo estatal creado para la compra de tierras indígenas- pagó $5.151.134.962 por 1.859 hectáreas destinadas a las comunidades Juan Lincopan, Kellgo y Kralhue. Más de 2 millones 700 mil pesos por hectárea. Un negocio redondo.
“Hasta 1979 e incluso 1980, las paginas de El Mercurio llamaban a remates públicos de enormes predios, casi todos de aptitud forestal. La crisis económica generalizada de esos años permitía que solamente un puñado de instituciones, por lo general bancarias, pudiese acceder a esos remates y comprar a ‘huevo’ esos campos. Al mismo tiempo se vendían las fábricas de celulosas que había construido el Estado, los aserradores, en fin, se privatizó el sector forestal de manera completa. En esos años se realizaron estudios que demostraban que la compra del predio forestal, las plantas de pino que donaba la Conaf, los subsidios de mano de obra y el famoso decreto 701 que subsidiaba las plantaciones, hacía que esos bosques fueran gratis, totalmente pagados por el Estado”, dice Bengoa en su libro.
José Cayuhan participó en la elaboración de Xipamün, que intenta explicar el proceso de las comunidades lavkenche por la recuperación de sus tierras. Conversaron por los papay chachay de sus comunidades y corroboraron la información con los documentos notariales. Se encontraron, por ejemplo, que en una sola notaría y en un solo día, más de 100 firmas mapuche traspasaban sus tierras recuperadas en la reforma a las forestales.
El libro también cuenta cómo parceleros engañaron a muchos mapuche -que la mayoría no sabía escribir- para después vender tierras a las forestales en millonarias cifras. Un Román Cea, que según los antiguos de las comunidades era guardabosques y “palo blanco” de Arauco, compró una parcela en 30 mil pesos y la vendió a sus jefes en más de 2 millones.
Muchos de los conflictos que existen hoy día son el resultado de esto que hizo la dictadura de volver a quitarles las tierras. Los gobiernos de la Concertación sacaron una ley y un organismo que puede comprar tierras, pero no expropiar. Este problema no se va a solucionar mientras el gobierno de turno no le ponga coto a las compañías forestales”, aseguró Jacques Chonchol, ex ministro de Agricultura de Allende, a The Clinic en 2016.
– Hoy las comunidades están en una ola de recuperación y los carabineros son guardianes de las forestales, esa es la gran consecuencia de lo que hizo la dictadura hoy día. Ya no solo se cubren los gastos, se resguardan los intereses- comenta José Cayuhan.
Según información de Carabineros del año 2016, se presta protección permanente a 15 faenas forestales en las regiones del Bío Bío, Araucanía y Los Ríos, 9 de las cuales pertenecen a Forestal Mininco. Un ejemplo es el extenso Fundo Choque, que extiende 10 mil hectáreas de plantaciones de pino alrededor del lago Lleu Lleu. Una parte fue “recuperada” por la CAM y las comunidades locales.

Apuntando con el dedo

El historiador Fernando Pairican explica que el movimiento mapuche de los 70′ logró interpelar al gobierno socialista de Allende y “mapuchizar” la reforma agraria, transformándola en una lucha anticolonial por la recuperación de las tierras que habían sido arrebatadas en la ocupación de un siglo atrás. El mejor ejemplo es el llamado “Cautinazo”, la gran movilización de 1971 que llevó a miles de mapuche a ocupar fundos agrícolas en las cercanías de Temuco. El impacto fue tanto para el gobierno, que Allende determinó trasladar el ministerio de Agricultura a la capital de la novena región.
Entonces, el indio, el esclavo, pasó a ser el dueño de la tierra. Algo que el patrón no perdonaría, pues tocaba la fibra que más le dolía: sus propiedades. “Con la contra reforma agraria, los patrones de fundos apuntaban con el dedo a los dirigentes que habían recuperado sus tierras”, dice Pairican.
El informe “Trabajo de investigación de ejecutados y desparecidos, 1973-1990, pertenecientes a la Nación Mapuche” del historiador Hernan Curiñir Lincoqueo, el sociólogo Pablo Silva Carrasco y el trabajador social Conrado Zumelzu Zumelzu, establece la cifra de 171 víctimas mapuche de la dictadura, 36 más que la comisión Rettig. “El asesinato de muchos de ellos está vinculado a la tenencia de tierra”, dice en sus conclusiones.
En dicho trabajo se da cuenta también de cómo muchas víctimas de la dictadura nunca pudieron acreditar que fueron torturados ante las distintas comisiones de verdad y justicia, pues no fueron detenidos en cuarteles, sino en los propios fundos de los patrones, convertidos en verdaderos campos de concentración para la tortura y desaparición. Los mapuche, dice el informe, eran torturados frente a sus familias y comunidades.
Pairican explica que el impacto socio cultural de la dictadura llegó a ser incluso más profundo para el mapuche que para el resto del país, porque con la detención o el asesinato del lonko, se desarma todo el tejido social comunitario, se desestructuran los cimientos del mundo mapuche.

Entrevista a la intelectual Chantal Mouffe, ante el avance del populismo de derecha

Entrevista a la intelectual Chantal Mouffe, ante el avance del populismo de derecha
“La única manera es desarrollar un populismo de izquierda”
De visita en Argentina para presentar su último libro, Por un populismo de izquierda, la politóloga belga llama a aprovechar la oportunidad del “momento populista” que implica la “crisis de la hegemonía neoliberal”.
“Atravesamos una crisis de la hegemonía neoliberal”, asegura la filósofa y politóloga belga Chantal Mouffe.
“Atravesamos una crisis de la hegemonía neoliberal”, asegura la filósofa y politóloga belga Chantal Mouffe. 
Después de visitar argentina por última vez en 2015, la politóloga belga Chantal Mouffe volvió esta semana al país para presentar su nuevo libro y participar del Foro Mundial del Pensamiento Crítico, organizado por Clacso. A diferencia de sus obras previas, Por un populismo de izquierda no se trata de un texto de teoría política sino de una interpelación directa a los distintos sectores de izquierda ante lo que denomina “el momento populista”, iniciado con la crisis del modelo neoliberal actual. Profesora de la Universidad de Westminster (Inglaterra) y esposa del recordado Ernesto Laclau –uno de los intelectuales argentinos más destacados en el mundo– Mouffe advierte sobre la posibilidad de que la salida de esta “crisis de hegemonía” sea a través de un populismo de derecha, encarnada por líderes como Donald Trump o la francesa Marine Le Pen. Sin embargo, y en una reivindicación del populismo como forma de articulación política, propondrá una salida hacia un populismo de izquierda, en donde se produzca una “radicalización de la democracia” basada en los pilares de igualdad y justicia social. En una extensa entrevista con PáginaI12, y aunque el eje de su pensamiento es Europa occidental, Mouffe también se refiere a la Argentina y al flamante presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien califica lisa y llanamente como “fascista”.
–¿A qué se refiere cuando dice que éste es un “momento populista”?
–Atravesamos una crisis de la hegemonía neoliberal, esa crisis puede dar lugar a varias salidas, una que va hacia gobiernos más autoritarios que van a restringir la democracia y ese es el caso en que gane el populismo de derecha. Pero si bien eso es cierto, también abre la posibilidad a una extensión de la democracia. Eso depende de la actitud de las fuerzas de izquierda, las fuerzas progresistas. Yo estoy fuertemente en contra de considerar a los populismos de izquierda y de derecha como las dos caras de una misma moneda antidemocrática.
–Usted desarrolla en el libro el concepto de “posdemocracia” y afirma que actualmente genera una enorme cantidad de resistencias. ¿Qué significa esa idea de posdemocracia?
–La situación de posdemocracia tiene dos componentes. Uno más político, que en 2005 denominé como “pospolítica”. En aquel momento se decía que la distinción derecha-izquierda estaba superada y que la democracia se había vuelto más madura. Pero contrariamente a lo que decían todos, eso no significó un progreso sino que los ciudadanos cuando iban a votar ya no tenían ninguna posibilidad de intervenir. Por eso es que los partidos socialdemócratas cuando llegaron al poder no generaron una alternativa sino que vivenciaron un poco más humanamente esa globalización neoliberal. El otro componente de la posdemocracia es de tipo económico y es el fenómeno de oligarquización de las sociedades europeas que se produce más crecientemente desde la crisis del 2008. Es una situación en la cual hay cada vez un grupo más pequeño de súper ricos y por otro lado están cada vez peor las clases populares y también las clases medias. Uno habla de la desposesión y desaparición de las clases medias. Podría decirse que se trata de un proceso de latinoamericanización de Europa occidental. Es una consecuencia del dominio del capitalismo financiero. Eso es lo que llamo la posdemocracia en sus dos lados, el económico y el politico.
–Volvamos a lo básico. ¿Qué es el populismo?
–Yo sigo la definición de populismo de Ernesto Laclau en La Razón Populista. No es una ideología, es una estrategia discursiva de construcción política. Es una construcción sobre la base de la frontera pueblo-oligarquía. Evidentemente ustedes en América Latina ya lo han tenido antes pero ahora uno ve justamente ese tipo de populismo en Europa. La gran diferencia entre populismo de izquierda y de derecha es cómo se construye ese pueblo porque el pueblo no es la población, no es un referente empírico, el pueblo es una construcción política.
–¿Porqué hay que ir hacia un populismo de izquierda?
–Yo estoy convencida de que la única manera de luchar, de impedir el desarrollo del populismo de derecha es desarrollar un populismo de izquierda. Los partidos tradicionales europeos justamente como están tan ligados a mantener el orden establecido no ofrecen la posibilidad de canalizar una manera democrática, progresista, que para mi consiste en expandir la democracia porque eso implica una ruptura con el orden neoliberal. No hay manera de sortear la crisis si uno no pone en cuestión el modelo neoliberal y eso evidentemente es lo que hace el populismo de izquierda. No hay que aceptar que si uno quiere defender la democracia en contra del populismo de derecha, que evidentemente tienen tendencias autoritarias, tiene que defender el statu quo.
–¿Cómo se explica el avance del populismo de derecha?
–Uno de las críticas que yo hago en el libro es la idea de que quienes votan por el populismo de derecha son gente intrínsecamente racista, sexista, etc. Por ejemplo en el caso de Francia creo que hay mucha gente de las clases populares que se han sentido abandonados por el Partido Socialista, que se ha dedicado únicamente a las clases medias, y se sienten abandonados. Esa gente que no es fundamentalmente racista pero se construye viendo al inmigrante como el responsable de sus problemas. Yo creo que originariamente lo que esa gente quiere es tener una voz. Una cosa del movimiento de los indignados que siempre me ha gustado mucho es que ellos decían “nosotros tenemos voto pero no tenemos voz”. Y es cierto, durante el sistema pospolitico tienes un voto pero no tienes voz. El origen de estos movimientos populistas es que nos escuchen, que nos den dignidad, que nos reconozcan. Y consideran que los partidos tradicionales no lo hacen y por eso es que están atraídos por esos partidos de derecha.
–En ciertos sectores a esos populismos de derecha se los denomina fascistas. ¿Son formas de fascismo?
–Eso me parece peligroso y estoy en contra de decir que son fascistas. Creo que hay una gran diferencia entre el populismo de derecha y los fascistas. Por ejemplo, hoy día y no hablo solamente a nivel europeo sino pensando en latinoamérica hay una sola persona que merece el titulo de fascista y es (Jair) Bolsonaro. El proyecto de Bolsonaro es claramente un proyecto que pone en cuestión el Estado de Derecho y las instituciones de la democracia pluralista. Pero no veo ningún otro realmente en el mundo occidental que vaya tan lejos. Es peligroso porque frente al fascismo lo único que puedes hacer en ese caso es protegerte, establecer un cordón sanitario para impedirlo. Entonces en primer lugar, no vas a entender lo que esta pasando, la razón por la que la gente está votando por esos partidos. Y entonces no vas a entender cómo hacer para impedir que crezcan. Me parece que es totalmente contraproducente.
–¿A Trump sí lo calificaría como un populista de derecha?
–La campaña de Trump es definitivamente la campaña de un populismo de derecha pero el gobierno de Trump no puede ser porque el populismo no es un régimen. El populismo es una estrategia para construir un pueblo, para construir una fuerza política para intervenir, para cambiar. En el caso de populismo de izquierda para crear un nueva hegemonía pero realmente para mí no tiene sentido hablar de un gobierno populista porque todos los gobiernos democráticos se tienen que reclamar del pueblo. En realidad hay una dimensión, que yo puedo llamar populista, que es necesaria en la democracia. No puedes tener una democracia sin el pueblo.
–¿Cuáles son las diferencias entre ese populismo de derecha y de izquierda?
–Una de las diferencias es que el populismo de izquierda ve que lo está en cuestión es la globalización neoliberal, hay una dimensión anticapitalista. Digo ‘dimensión’ porque el populismo de izquierda no es justamente una izquierda marxista. Dentro del populismo de derecha no hay una dimensión anticapitalista. Lo que sí hay en ciertos casos es una dimensión antineoliberal, en contra del modelo del capitalismo financiero. Ellos ponen por ejemplo las medidas proteccionistas. En el caso de Marine Le Pen ella lo que quiere es establecer un capitalismo nacional. Es interesante ver cómo durante su campaña y aún antes de la campaña, muchas de las cosas que proponía eran con tinte de izquierda. Más que el Partido Socialista porque por ejemplo ella defendía el Estado de Bienestar. Pero el Estado de Bienestar para los nacionales. Eso era lo especifico. Por eso está en contra de la Unión Europea, está en contra del elemento de globalización del capitalismo.
–El libro da cuenta del rol de los nuevos movimientos sociales como el ambientalismo, el anti racismo y el feminismo, entre otros. En Argentina el feminismo ha tomado una fuerza enorme, ¿cómo se inscriben especialmente las demandas del feminismo en esta idea de populismo de izquierda?
–Me parece que es un elemento fundamental. El argumento es que se trata de construir un pueblo. Ese pueblo no es un pueblo ya dado, es un pueblo que va a resultar de la articulación de demandas en una cadena de equivalencias. La cuestión de la articulación es todavía mucho más amplia como consecuencia de la hegemonía neoliberal porque ha creado muchos más antagonismos. Hay muchas más demandas heterogéneas que tienen que articularse en el momento de hegemonía, demandas que llamamos democráticas, que vienen de la clases populares, de las clases medias, del feminismo, del anti racismo. Evidentemente otro aspecto que estaba presente pero sobre el que haría mucho mas hincapié, es la ecología. Es absolutamente fundamental.
–Un tema que no está tan presente en el libro pero que es clave para la idea del populismo es la figura del líder...
–Al pueblo hay que construirlo en articulación con las demandas heterogéneas y eso no es fácil porque esas demandas no convergen naturalmente. Hay que hacerlas converger y para eso se necesita un principio articulatorio. Todavía hay una discusión sobre qué tiene que ser ese principio. Muchas de las criticas al populismo es la centralidad de ese líder carismático. Me parece que eso se plantea de manera completamente falsa. Esto se liga con otros de los elemento que me parece importante que es el papel de los afectos en la política. Cuando tu hablas de crear un pueblo en realidad hablas de crear un nosotros, gente que se reconoce y se identifica como una colectividad. Eso implica un elemento afectivo, no es una cuestión puramente racional. Y el lider cristaliza, uno lo ve acá en Argentina con Cristina Fernández y lo ve antes con Perón. Pero es cierto que hay aspectos problemáticos de eso, porque puede haber tendencias autoritarias pero no necesariamente. Puede ser un líder inter pares, no tiene que ser necesariamente una relación autoritaria entre el lider y el pueblo. Pero hay otro aspecto que es que no necesariamente tiene que haber un lider. El principio articulatorio también puede ser una de las luchas, que se vuelve la lucha símbolo. En realidad lo que se necesita es que haya un símbolo de la unidad del pueblo.
–¿Esa lucha podría ser por ejemplo el feminismo?
–A mi me parece interesante analizar si en algunos lugares el movimiento feminista puede ser el principio articulador. En el caso europeo, únicamente en España es donde esta fuerte ese movimiento feminista. Lo paso el 8 de marzo fue impresionante, la huelga feminista que realmente es un movimiento completamente transversal, de todas las edades, de todos los grupos. Y lo que es interesante es que es una lucha de las mujeres, porque no se limita a las demandas especificas de las mujeres, es una lucha que articula, en la medida en la cual tienes mujeres trabajadoras. Hay una serie de luchas que se articulan. Además ha revolucionado el Pais en cuanto a los valores. En el sentido común han tenido un impacto enorme. Entonces uno puede pensar que el feminismo va a ser el símbolo de todas las luchas para la radicalización de la democracia. Y me parece que tal vez algo similar puede pasar aca en argentina. El movimiento Ni Una Menos también es muy fuerte acá. Y también según entiendo, es un movimiento que articula demandas distintas.