miércoles, julio 26, 2017

RUSIA> El Kremlin por dentro

Una sugerente caminata intramuros por uno de los centros de poder nodal en la historia de la humanidad: allí se coronó a los zares, Napoleón logró acaso su victoria más osada, los bolcheviques hicieron su revolución y se tomaron las decisiones que derrotarían a los nazis y evitarían la Tercera Guerra Mundial.
La triunfal Torre de la Trinidad, por donde entraban los zares.
La triunfal Torre de la Trinidad, por donde entraban los zares. 
Imagen: Julián Varsavsky
El Kremlin y la Plaza Roja de Moscú están separados por la delgada línea de una muralla roja. El espacio extramuros –la plaza adoquinada- corresponde desde tiempos del zarismo a la puesta en escena de la política, a lo que se quiere exhibir en la esfera pública: por aquí llegaron y huyeron las tropas de Napoleón, desfilaron rumbo a la batalla los ejércitos que sellarían en fin del nazismo, y rodaron camiones cargando los misiles nucleares que –paradójicamente- evitaron la Tercera Guerra Mundial por su carácter disuasivo. De manera inédita en su momento, se instaló en la plaza a Lenin de cuerpo y sin alma, para su necrológica contemplación pública. Y se continúan escenificando hasta hoy las fiestas nacionalistas. Pero todo esto no ha sido más que el reflejo de lo que se cuece en las sombras del ámbito intramuros del Kremlin, de las infinitas pujas de poder y las decisiones que fueron clave en la historia, no de Rusia sino de la humanidad. El peso de la historia aplasta entre estas murallas.



Lea toda la noticia en el link
https://www.pagina12.com.ar/autores/1998-julian-varsavsky

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home