miércoles, febrero 05, 2014

GINEBRA: Naciones Unidas acusa al Vaticano de impunidaf en los crimenes sexuales de la Iglesia Católiica

 Capelo cardenalicio en un silla, durante una ceremonia en el Vatcano, 2012.
Capelo cardenalicio sobre una silla durante una ceremonia en la Basílica de San Pedro, abr 21, 2002.


 Naciones Unidas exigió el miércoles al Vaticano que "remueva inmediatamente" a todos los religiosos conocidos o sospechosos de abusar de menores y los entregue a las autoridades civiles, en un informe con críticas sin precedentes.
 

Por Stephanie Nebehay y Philip Pullella GINEBRA/CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) -

Naciones Unidas exigió el miércoles al Vaticano que "remueva inmediatamente" a todos los religiosos conocidos o sospechosos de abusar de menores y los entregue a las autoridades civiles, en un informe con críticas sin precedentes a la actitud de la Iglesia Católica. El Comité de los Derechos de los Niños de la ONU dijo que los jerarcas de la Iglesia impusieron un "código de silencio" sobre los religiosos para que no denunciaran los abusos y que trasladaron a los abusadores de parroquia en parroquia "en un intento por cubrir ese tipo de delitos".
Dijo además que el Vaticano debe entregar sus archivos sobre los abusos a decenas de miles de niños para que los sospechosos y también "aquellos que encubrieron sus crímenes" respondan ante la justicia. El Vaticano no tardó en responder. La Iglesia Católica dijo que está comprometida con "defender y proteger los derechos del niño". Pero aunque prometió "estudiar y examinar en profundidad" el reporte, el Vaticano dijo en el comité estaba interfiriendo con las enseñanzas morales de la Iglesia Católica.

 Un funcionario del Vaticano dijo a Reuters que las críticas y recomendaciones excedían el mandato del comité y "respondían a una agenda". El informe excepcionalmente crudo, la crítica más profunda de la ONU a la jerarquía de la Iglesia Católica, llega después de que funcionarios del Vaticano fueron duramente cuestionados el mes pasado por las dimensiones de la crisis de abusos.

"El Comité está seriamente preocupado porque la Santa Sede no ha reconocido las dimensiones de los crímenes cometidos, no ha tomado las medidas necesarias para responder a los casos de abusos sexuales de niños y para proteger a los niños, y ha adoptado políticas y prácticas que llevaron a la continuación de los abusos y a la impunidad de los perpetradores", dijo el informe.

Las acusaciones de la ONU podrían resonar fuerte en América Latina, la región con más católicos del mundo, donde han sido reportados abusos de menores por curas desde México en el norte hasta Chile en el sur. El reporte dijo que una comisión creada en diciembre por el Papa Francisco debe invitar a expertos externos y víctimas para participar en las investigaciones sobre los abusadores, así como sobre "la conducta de la jerarquía católica al enfrentarlos".

CODIGO DE SILENCIO
"Debido a un código de silencio impuesto a todos los miembros del clero bajo pena de excomunión, los casos de abusos sexuales de menores rara vez han sido reportados a las autoridades en los países donde ese tipo de crímenes ocurrieron", dijo el Comité de la ONU. Barbara Blaine, de la Red de Sobrevivientes de los Abusos de los Curas (SNAP, por su sigla en inglés), dijo que el reporte de la ONU era una señal de alerta.

"Por la seguridad de los niños, esperamos que cada jefe de Estado del planeta lea esto y tome medidas", dijo. Durante una sesión pública el mes pasado, el Comité de la ONU presionó a delegados del Vaticano para que revelaran las dimensiones totales de décadas de abusos sexuales de menores por parte de religiosos. La delegación de la Santa Sede, respondiendo preguntas del panel internacional por primera vez desde que los escándalos fueron denunciados hace más de dos décadas, negó acusaciones de que el Vaticano hubiera encubierto la crisis y dijo que había fijado reglas claras para proteger a los niños de los curas abusadores.

El reporte del miércoles pidió además una investigación interna de las lavanderías Magdalene en Irlanda, donde niñas fueron explotadas laboralmente durante décadas en instituciones católicas en el siglo XX. Los responsables deben ser procesados y las víctimas compensadas.

El Comité de la ONU dijo también que los curas que tuvieron hijos deben ser declarados responsables y deben mantenerlos. "Esperamos que la Santa Sede (y el Papa) sigan estas recomendaciones (...) para proteger a las víctimas y compensarlas", dijo la jurista noruega Kirsten Sandberg, miembro del Comité, durante una conferencia de prensa en Ginebra. (Editado en español por Esteban Israel/Gabriela Donoso)

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home