El lunes comenzará un nuevo juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos contra más de 800 personas en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Están acusados diez represores, integrantes de esa fuerza, de la Policía Federal, el Batallón 601 del Ejército. Este será el cuarto proceso que se lleva a cabo sobre los hechos que durante la última dictadura cívico militar tuvieron lugar en ese centro clandestino.
El nuevo debate comenzará a las 14 del lunes en los tribunales de Comodoro Py y estará a cargo del Tribunal Oral Federal número 5, el mismo que dirigió el último juicio por los hechos sucedidos en la Esma y que culminó con condenas a algunos de los responsables de los vuelos de la muerte. No obstante, solo dos de los jueces que dirigieron aquel proceso estarán al frente de éste: Daniel Obligado y Adriana Palliotti. Leopoldo Bruglia fue reemplazado por Gabriela López Iñíguez. En tanto que Javier Ríos se desempeñará como cuarto juez.
Se trata del cuarto debate oral y con mayor cantidad de víctimas que revisa lo sucedido en uno de los más grandes y simbólicos centros clandestinos de tortura y exterminio que instaló el terrorismo de Estado durante la última dictadura. Por los secuestros, torturas y en algunos casos, asesinatos, de más de 800 personas, y por varios casos de robo de bebés, serán puestos bajo análisis para determinar la responsabilidad de diez represores que formaron parte, entre 1976 y 1979, del grupo de tareas 3.3.2, la patota de la Armada. La mitad de ellos goza del beneficio de la prisión domiciliaria. 
Ocho de esos diez integraron la fuerza comandada por Emilio Massera: Carlos Castellví, Horacio Ferrari, Jorge Ocaranza, Néstor Tauro, Ramón Zanabria, Carlos Carrillo y José Iturri. Los tres primeros eran oficiales y los cuatro restantes, cabos que transitaban la carrera militar durante los años de terror. La participación de varios de ellos pudo ser detectada tras el análisis de los archivos secretos de la Armada que el Ministerio de Defensa encontró y aportó a la causa en 2011. También será juzgado Claudio Vallejos, ex integrante del Batallón de Infantería de Marina N° 3, acusado del secuestro del entonces embajador argentino en Venezuela, Enrique Hidalgo Solá.
Completan la nómina de represores el ex agente de inteligencia del Ejército Miguel Conde, el ex agente de la Policía Federal Raúl Cabral y también actuaba como “enlace” y era agente de la Policía Federal Argentina.