martes, junio 19, 2018

Comisión del Bicentenario Mujer e Independencia en América Latina




Estimadas, Estimados,

A partir de hoy pueden acceder a la Comisión del Bicentenario Mujer e Independencia en América Latina en el  sitio web de Cemhal:

Saludos cordiales,
Sara Beatriz
en el  sitio web de Cemhal:

Saludos cordiales,
Sara Beatriz 



MUCHAS GRACIAS, SARA Beatriz Guardia.

El pretendido premio “Nobel de Economía” por la Dra. Angelica Gimpell

El pretendido premio “Nobel de Economía”
Angélica Gimpel

Desenmascarando el fraudulento "Nobel de Economia": el Premio Banco Central de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel constituye una afrenta a su memoria que es imperioso eliminar. Es auspiciosa la exigencia que en tal sentido reiteran sus descendientes, entre los que figura Peter Nobel, abogado sueco de derechos humanos.
El próximo lunes 10 de diciembre se cumplen 105 años del fallecimiento de Alfred Bernhard Nobel, filántropo, ingeniero, inventor e industrial sueco. Como es usual, ese dia se entregarán los premios que honran su memoria y que constituyen una distinción de reconocimiento internacional. Sin embargo, y pese a las reiteradas protestas, en esa ocasión volverá a ultrajarse su memoria con el contrabando del Premio Banco Central de Suecia en Ciencias Económicas.
El testamento de Nobel destina casi toda su fortuna a un fondo que "deberá ser distribuido" en partes iguales, como premio "a las personas que en el año precedente hayan aportado los mayores beneficios a la humanidad... en física... en química... en fisiología o medicina... en literatura y... a la que haya hecho la mayor o mejor labor en favor de la fraternidad entre las naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y el fomento de congresos por la paz".
Termina señalando "Es mi expreso deseo que... no se dé consideración a la nacionalidad de los candidatos, sino que deberá recibir el premio el más merecedor, sea escandinavo o no".
Con interrupciones derivadas de las guerras mundiales, los premios se otorgaron anualmente desde 1901, habiendo favorecido a 673 personas en el siglo pasado. Este año el Premio Nobel para cada disciplina bordea el millón de dólares.
En 1968, el Banco Central de Suecia cumplió su tricentenario e instituyó -en un compromiso económico a perpetuidad- el premio Banco Central de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, encargando la selección de los ganadores a la Real Academia de Ciencias. Milton Friedman señaló que hubo acuerdo de no entregar el premio a un sueco en los cinco primeros años (1).
Desde 1969 comenzó a otorgarse este premio anualmente y a la fecha suman 49 las personas favorecidas, de las cuales 35 son estadounidenses y 21 de éstas vinculadas a la Universidad de Chicago. Los tres ganadores de este año son estadounidenses, entre ellos Joseph Stiglitz, ex ejecutivo del Banco Mundial (2). La abrumadora mayoría de los laureados es neoclásica, lo que demuestra la intencionalidad del premio (3). Por lo demás, Milton Friedman aseguró que Joan Robinson -distinguida economista británica- no había sido discriminada por ser mujer, sino por su enfoque keynesiano (4).
Los neoclásicos surgieron a fines del siglo XIX como reacción a los clásicos, cuyos aportes teóricos dieron connotación de ciencia social a la economía. Los neoclásicos, en cambio, dejan fuera de sus análisis la historia y las relaciones sociales, centrándose en individuos aislados que maximizan su beneficio. Pretenden que su enfoque tiene rango científico, amparándose en la profusión de instrumental matemático que utilizan en sus elucubraciones, aunque esencialmente constituye una mera técnica de maximización de utilidades basada en dogmáticos subterfugios que solapadamente protegen la concentración del ingreso.
No obstante, dicha posición se impuso hasta convertirse en la "economía oficial", a través de las instituciones creadas en Bretton Woods en 1944, de la fundación de la Sociedad Mont Pélerin en 1947 (5) y, posteriormente, por la difusión de los laureados con el premio Banco Central de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, camuflado de Premio Nobel en Economía.
En la reunión de Bretton Woods se crearon el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Acuerdo General de Tarifas y Comercio (GATT) para enfrentar los problemas de postguerra. La Organización Mundial del Comercio (OMC), heredera del GATT, se creó en 1995. El arduo trabajo previo que culminó en la proposición de Harry Dexter White –más tarde perseguido por McCarthy- y John Maynard Keynes, quienes presidieron las delegaciones estadounidense y británica respectivamente, fue derrotado. Keynes era partidario de crear instituciones con características distintas para impedir que los estados fuesen subordinados a fuerzas incontrolables (6).
La Sociedad Mont Pélerin se fundó, en el pueblo suizo del mismo nombre, en abril de 1947, respondiendo a la convocatoria de Friedrich August von Hayek. Los 40 miembros iniciales ahora se acercan a 500 y han tenido una exitosa penetración en los medios académicos y de comunicacion para imponer el enfoque neoclásico como el único existente (7).
El premio Banco Central de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel es anunciado como tal en la página www.nobel.se, pero en la página www-new.uchicago.edu figura como "Nobel de Economía", camuflaje que sin duda refuerza los propósitos de la Sociedad Mont Pélerin, aunque resulta inexplicable que la Fundación Nobel no lo impida.
Los neoclásicos han impuesto el ausentismo gubernamental y la enajenación del patrimonio estatal mediante los préstamos concedidos por el FMI y el BM, y el libre comercio ad hoc a través de la OMC. Estas instituciones, controladas por las transnacionales, se han convertido en poderes fácticos mundiales que han desencadenado crecientes protestas por el empobrecimiento de la población y la destrucción de la naturaleza, generados por su política económica en el mundo.
En consecuencia, el Premio Banco Central de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel constituye una afrenta a su memoria que es imperioso eliminar. Al respecto es auspiciosa la exigencia que en tal sentido reiteran sus descendientes, entre los que figura Peter Nobel, abogado sueco de derechos humanos(8).
Angélica Gimpel Smith es doctora en Economía de la Universidad de Sussex.


NOTAS
* Los datos utilizados en este artículo proceden de www.nobel.se.
(1) Ebenstein, Alan. Friedrich Hayek, a Biography. Palgrave, Sr. Martin's Press, 2001.
(2) Sobre su controvertida posición, ver Palast, Gregory: The Globalizer Who Came in from the Cold, The 
(4) Ibidem.
(5) Machlup, F. Essays on Hayek, New York University Press, New York, 1976.
(6) R. F. Harrod. La vida de John Maynard Keynes. Fondo de Cultura Económica, México, 1958.
(7) George Susan. Comment la penseé devint unique, Le Monde Diplomatique. Agosto, 1996.
(8) Christopher Brown-Humes, Cloud hovers over Nobel: Relatives of the swedish inventor promise battle to get economics prize changed. Financial Times, noviembre 24, 2001.
O P I N I Ó N

9 de diciembre del 2001


Yo estoy totalmente de acuerdo
Dra. Marta R. Zabaleta
Doctora en Economia, IDS, Sussex University,. R.U.

ARGENTINA Y LA CAUSA MAPUCHE

El dirigente mapuche está realizando una huelga de hambre en la cárcel de Esquel
Se agrava la salud de Jones Huala
El líder de la Lof donde apareció muerto Santiago Maldonado dejó de consumir líquidos. Inició la protesta porque no dejaban entrar al penal a las personas necesarias para hacer una ceremonia.
Facundo Jones Huala espera la definición de la Corte sobre su extradición.
Facundo Jones Huala espera la definición de la Corte sobre su extradición. 
Imagen: Gustavo Zaninelli
Pasan las horas y la salud del lonko de la comunidad mapuche en Resistencia de Cushamen, Facundo Jones Huala, se debilita cada vez más. Tomó la decisión de endurecer la medida de fuerza que viene realizando desde hace más de dos semanas y comenzó una huelga de hambre seca. El líder político y espiritual de la Lof chubutense donde apareció muerto Santiago Maldonado dejó de consumir líquidos pero siguió haciendo declaraciones, y ayer acusó al gobierno de Mauricio Macri de “ejercer el terrorismo de Estado” contra las comunidades indígenas y “otros pueblos oprimidos”. Durante la jornada estuvo a punto de ser trasladado desde la Unidad 14 de Esquel porque comenzó a fallarle el riñón, en el que tiene un tumor. En ese momento su madre Isabel Huala informó que habían cesado los vómitos pero padecía fuertes dolores de cabeza y mareos. “A la espera de una respuesta de los jueces, mantiene su Newen (fuerza), su estado es de ansiedad”, respondió cuando le preguntaron por la presentación del habeas corpus para que pueda realizar la ceremonia del año nuevo según la tradición mapuche.
“Acá estoy, aguantando y un poco enfermo”, subrayó el referente que también pretende despertar la atención de los organismos internacionales. Los representantes comunitarios que reclaman su liberación en la ciudad de Esquel responsabilizaron a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y al presidente Macri por “la vida y la integridad física del lonko, su familia y su comunidad”. Por la tarde, el juez federal Gustavo Lleral rechazó el habeas corpus y hoy la defensa de Jones Huala acudirá a la Cámara de Apelaciones. “No se quieren hacer cargo, nadie nos da respuesta, entre todos tenemos que encontrarla”, dijo su tío, Martiniano Jones Huala.
En tanto, la Asociación Madres de Plaza de Mayo se solidarizó con Jones Huala y convocó a las 10 de hoy en la Casa de las Madres para exigir su liberación y la de todos los presos políticos.
El lonko de Cushamen –que también espera si la Corte Suprema confirma su extradición a Chile por la causa de un incendio en el que todos los acusados fueran absueltos– había iniciado la huelga de hambre pero mantenía la ingesta de líquidos luego de que el Servicio Penitenciario le negara la realización de la ceremonia del Wiñoy Tripantu (año nuevo indígena) dentro del penal. Para que esto pueda realizarse de acuerdo a la práctica ancestral es necesaria una cantidad de personas superior a la que las autoridades penitenciarias le aprobaron el ingreso, según explicaron sus allegados. “Le dije al juez que lo que había resuelto era una falta de respeto a nuestra cultura y espiritualidad, no me pudo responder sobre el significado de nuestra ceremonia, lo mismo hizo Lleral”, dijo a PáginaI12 Andrea Millañanco. “Es como si ellos hicieran una misa y se la corten por la mitad, sin dar las bendiciones, es necesario discutir el protocolo carcelario para un preso político mapuche, desconocen a un pueblo preexistente y eso indigna y nos llena de bronca”, agregó.
El otro reclamo de Jones Huala es contra el juez Gustavo Villanueva, quien ordenó la detención de Lautaro González y Fausto Jones Huala, los jóvenes que bajaron herido a Rafael Nahuel del cerro poco antes de morir por una bala de la Prefectura, el 25 de noviembre. “Es alentador ver que la gente está luchando por sus derechos y se abre el camino a una lucha más grande. Entre ellos hay maestros de origen mapuche”, destacó el dirigente.

lunes, junio 18, 2018

U.K : “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”


“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”

Tenemos la convicción de que la prohibición del aborto no evita que las mujeres interrumpan embarazos no deseados. Si bien no hay datos oficiales, se sabe - según un informe elaborado por Amnistía Internacional- que cerca de 450 mil mujeres abortan cada año en Argentina. Sí hay registros oficiales en el país de las que deben ser hospitalizadas por complicaciones derivadas: 50.000 mujeres, de las que el 43% son menores de 24 años. En 2016, 43 fallecieron por este motivo, lo que convierte al aborto en una de las principales causas de muerte materna en el país.

Durante años, los colectivos feministas han bregado por una apertura del debate, cuyo tratamiento habilitó el gobierno este año. El ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, reconoció en febrero que “en los países en que legalizaron el aborto, la mortalidad materna bajó drásticamente”.

Por eso nos sumamos a quienes en Argentina exigen a lxs senadorxs votar para terminar con la muerte, la cárcel y el silencio. Estamos a favor de la despenalización y por eso mismo estamos a favor de la vida. De todas las vidas, también las de aquellas mujeres que arriesgan sus cuerpos en manos de un negocio siniestro y clandestino. Estamos convencidxs de que el aborto legal –acompañado de políticas públicas de educación, prevención y contención para evitar el embarazo involuntario- convertirá a la actual en una sociedad más justa, moderna y menos hipócrita. 

Compartimos la preocupación de una miembra de nuestro colectivo, la Dra. Marta R. Zabaleta, economista, escritora y poeta argentina- británica, expulsada de su país de origen en noviembre de 1976, y exiliada en el Reino Unido desde entonces, que nos contó la siguiente anécdota. "Escuché por primera vez la palabra aborto cuando estaba en el Tercer Grado de la escuela primaria (la escuela Laínez de Bouquet, Dpto.  Belgrano, Pcia. de Santa Fe). Entonces nos sentaban en parejas de a dos en la sala de clase. Mi compañera de banco, que se llamaba Beatriz y era a mi vez mi mejor amiga, un buen día no vino más. Su lugar no fue ocupado por nadie. Dicho vacío me producía mucha curiosidad, y acrecentaba mi angustia por la pérdida. 

Cansada de preguntar, y de esperar, un día le pregunté a mi madre, que era maestra de grado en nuestra escuela, que pasaría con Beatriz. Mi madre mi miro con unos ojos tristes, y me calló. mi padre tomo la palabra:-- Martita, Betty no volverá más, la familia se mudó. Un día enfermé y apareció en mi vida un nuevo médico. Así supe que al padre de Betty le habían sacado el derecho a ejercer  su profesión.

Perder a mi amiga era un asunto, perder a mi medico de cabecera era otro. Ofuscada, insistí hasta el cansancio con mis padres para que me dijeran por qué la familia se había ido del pueblo. Mi madre quedó muda. Mi padre ensayó unas palabras, en las cuales creí entender que el papá de mi amiga había practicado un aborto. Sin saber entonces ni lo que eso significaba, comprendí que gran injusticia sufrió mi amiga. Y como ya desde entonces me declaraba responsable de luchar por lo derechos de las mujeres, especialmente las más pobres, que eran en mi niñez en el campo nuestras niñeras, cocineras, mucamas, y lavanderas, me preocupaba entender sus vidas y las  de sus hijxs ( abandonaban para cuidarme a mí).

Cual no sería mi tristeza cuando, sin escuchar detrás de las puertas, le escuché comentar, entre llantos, a la nuestra, que a la empleada doméstica de la casa de al lado a la mía, el patrón la había forzado mientras limpiaba el baño. poco después, como Betty, también desapareció de mi vida. Aborto y suicidio. Pero nunca se la escuché nombrar a las mayores políticas peronistas, como Eva Duarte, y las dos primeras Presidentas, Isabel Perón y Cristina Fernández. Y  eso que de Evita ahora hay hasta  quienes dicen que fue feminista.  

Han pasado más de 70 años, en Argentina las cosas siguen, creo yo, igual. O… casi igual, en materia de derechos específicamente femeninos. Es pues hora de aprobar la despenalización del aborto y legalizarlo sin restricciones leguleyas, ni religiosas, ni políticas."  

15 de junio, 2018
ACTION D FOR ARGENTINA U.K.


Bergoglio y el derecho al aborto: un Papa nazi?

PERONISMO MEDIEVAL

Provocador: Francisco tildó de “nazis” a quienes luchan por el derecho al aborto

Jorge Bergoglio desde el Vaticano no quiso quedarse afuera del debate. Declaraciones cargadas de impotencia frente a la media sanción lograda en Diputados para la legalización del aborto.
Sábado 16 de junio | 12:37
Solo pasaron un par de días y el papa Francisco no pudo evitar contener su fastidio e impotencia por la media sanción lograda en Diputados para la legalización del aborto.
Es así que, sin empacho y en el marco de un encuentro por el 25° aniversario del Forum Familia de Italia, Jorge Bergoglio declaró que en “el siglo pasado todo el mundo era escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo pero con guantes blancos”.
El Papa lanzó una improvisada catarata de comparaciones brutales, alineadas con los argumentos que se pudieron escuchar durante casi dos meses por los autodenominados grupos “provida”.
Lo grave es que en este caso no se trata de una mujer que sale a repartir “bebitos” de plástico, sino del representante máximo de la Iglesia católica a nivel mundial.
Francisco continuó, para que no queden dudas de su postura en contra de este derecho elemental de las mujeres, afirmando que “Está de moda, es habitual, cuando en el embarazo se ve que quizás el niño no está bien o viene con cualquier cosa, la primera oferta es ’¿lo tiramos?’. El homicidio de los chicos. Para resolver una vida tranquila, se tira un inocente”.
Leé también Digerir la derrota: la Iglesia acusó recibo del tsunami de los pañuelos verdes
La impotencia y exabruptos de el jefe del Vaticano demuestran que a pesar de todas las maniobras y presiones que ejercieron sobre los legisladores, la lucha del movimiento de mujeres ganó el debate en las calles.
Mal que le pese a muchas personas que se embelesan con la imagen de Bergoglio (y hasta peregrinan a Roma para sacarse fotos con él), el Papa suele esgrimir este tipo de argumentos. Vale recordar que cuando se debatió la ley de matrimonio igualitario llamó a dar una “Guerra de Dios” contra sus promotoras y promotores.
El proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo solo tiene media sanción y es de esperar que el Papa destine toda la artillería pesada para lograr que en la Cámara de Senadores la ley fracase.
El movimiento de mujeres lo sabe, y por eso su lucha en las calles seguirá. Porque el derecho por el aborto legal, seguro y gratuito finalmente será ley.

CABA: Autoras europeos y directores locales hablan de la crisis del espectador, el feminismo y el teatro como expresión de clase.

Hay grupo con Argentina, Finlandia y Croacia en el Festival Internacional de Dramaturgia
El mundial de teatro se juega acá
Autoras europeos y directores locales hablan de la crisis del espectador, el feminismo y el teatro como expresión de clase.
Lombardía, Klepica, Turunen y Kalt dicen que los problemas son los mismos acá, en los Balcanes o en el "país sin corrupción"
Lombardía, Klepica, Turunen y Kalt dicen que los problemas son los mismos acá, en los Balcanes o en el "país sin corrupción" 

Imagen: Cecilia Salas
De movida, juntar a directores argentinos con textos de autores croatas o finlandeses suena interesante aunque esté la incertidumbre de qué pueden hallar en común. La experiencia dispuesta en torno al tercer Festival Internacional de Dramaturgia propone el ejercicio de la alteridad, de verse reflejados en otros y hacer propias las preguntas ajenas. Una lógica que vuelve a ser potente cuando se ve que, en todo el globo y más allá de idiomas estrambóticos o líneas de fuga entre la vida local y la extranjera, estamos en una misma senda: hurgando en un universo hipercontemporáneo de consumos individuales, tratando de surfear la ola de la desigualdad más profunda, en épocas de hiperconectividad desmembrada, con sujetos infelices y aislados, migraciones forzadas y xenofobia en ciernes. Y pese al desconcierto, con una revolución feminista que parece copar la parada en cada esquina.
El teatro, como reflejo también de su tiempo, tiene mucho para decir al respecto. Croacia y Finlandia no son la excepción. Tampoco la manera argentina de dirigirlas. En esta tercera edición del festival destacaron Turma, de Vedrana Klepica, dramaturga croata de 32 años, dirigida por Azul Lombardía; y El Fantasma de la normalidad, de la directora y novelista finlandesa Saara Turunen, de 38, dirigida por Sebastián Kalt. La primera refleja la vida cotidiana de la mujer –con sus opresiones a cuestas– y la segunda despliega imágenes potentes y una alegoría sobre la normalidad y lo que implica ser distinto.
Apropiarse de un texto ajeno fue un súper desafío”, admite Lombardía. “Tuvimos un Skype para entender algunas cosas, como referencias locales, pero no trabajé mucho sobre el texto hasta no tener a los actores.” El otro argentino, Kalt, comenta que imaginó que “algo de Finlandia” sería “algo sobre la transparencia política o esas ideas que uno tiene de allá”, pero no. “Los personajes son extraños, se ve una Finlandia taciturna: están tan tristes, oprimidos por la sensación de lo que es lo normal, que no llegan a lo que la sociedad les pide que sean. Nos sorprendió la coincidencia con la Argentina, cosas que podrían ser locales, chispazos de xenofobia o de hombres imponiéndose al discurso de las mujeres.”

Seguir leyendo:  https://www.pagina12.com.ar/122210-el-mundial-de-teatro-se-juega-aca

RUSIA 2018 Maradona le apuntó a una falta de trabajo de Sampaoli


Maradona le apuntó a una falta de trabajo de Sampaoli
Diego Maradona criticó a Jorge Sampaoli por lo que mostró la Selección ante Islandia. “Jugando así, Sampaoli no puede volver a la Argentina. Es una vergüenza no tener una jugada preparada. Sabiendo que los islandeses medían 1,90 tiramos todos los corners a cabecear. No hicimos una jugada corta”, apuntó Diego durante el programa De la Mano del Diez, que emite   TeleSur. A pesar de sus duras palabras, el capitán del equipo campeón del Mundo en 1986 rescató a los jugadores e insistió en la falta de trabajo del cuerpo técnico. “No le echo la culpa a los jugadores, sí le puedo echar la culpa al no trabajo. Creo que no lo hay, eso se vio. Se terminó el verso. Podés traer 25 entrenadores con vos, pero trabajá, porque vimos que Islandia tenía más trabajo que la Argentina, y eso me da mucha pena”, expresó el Diez, que estuvo en el estadio Spartak Arena. Maradona dijo que desde su lugar en la tribuna vio “un enojo general dentro del equipo”. “La verdad, viéndolo a Messi adentro de la cancha, estaba bastante caliente, tal como lo estaría yo”, agregó. “Era impresionante ver al público argentino sin respuestas, cabizbajo, jugadores que no podían dar un pase fino o tirar una pared.”
Diego afirmó que Argentina está “más cerca de perder los partidos que vienen”, el jueves 21 ante Croacia y el martes 26 frente a Nigeria. “Estamos en graves problemas, porque los nigerianos sí tienen experiencia, sí saben contragolpear y sí saben marcar”, advirtió. “Pero seguimos creyendo en Dios y en que podemos mejorar”, se esperanzó.
Durante otro tramo, Maradona alentó a Lionel Messi, sobre todo por el penal que falló la Pulga y  que pudo significar el triunfo argentino. “Yo erré cinco penales seguidos y seguí siendo Diego Armando Maradona. El juego y los dos puntos que perdió el equipo no pasan por el penal de él”, afirmó.

domingo, junio 17, 2018

ARGENTINA:Once mujeres y un hombre se pusieron al hombro el proyecto de despenalización del aborto

Once mujeres y un hombre se pusieron al hombro el proyecto de despenalización del aborto
El grupo de l@s sororas
De distintos partidos, enfrentados en otros temas, hicieron alianza, lograron consensos y juntaron los votos en sus espacios para lograr la aprobación, con la transversalidad como sello.
Brenda Austin, UCR. Victoria Donda, Libres del Sur. Mayra Mendoza, FpV. Silvia Lospennato, PRO. Araceli Ferreyra, FpV. Karina Banfi, UCR. Daniel Lipovetsky, PRO. Carolina Moises, PJ. Malena Galmarini, Frente Renovador. Cecilia Moreau, Frente Renovador.
Brenda Austin, UCR. Victoria Donda, Libres del Sur. Mayra Mendoza, FpV. Silvia Lospennato, PRO. Araceli Ferreyra, FpV. Karina Banfi, UCR. Daniel Lipovetsky, PRO. Carolina Moises, PJ. Malena Galmarini, Frente Renovador. Cecilia Moreau, Frente Renovador. 
 
Integran L@s Sororas. Son el motor del amplio equipo que sacó adelante la media sanción del proyecto de Interrupción Voluntaria de Embarazo, la selección del aborto legal, seguro y gratuito: diez diputadas, un diputado y una concejal, de distintas procedencias partidarias, enfrentados en otros temas, que hicieron alianza, lograron consensos y juntaron los votos en sus espacios partidarios para lograr la aprobación histórica. La transversalidad es su sello. Surgieron primero como grupo de Whats- App y desde ese espacio virtual llevaron adelante la “coordinación operativa” para lograr el triunfo, articulando acciones con la Campaña y otros colectivos y organizaciones de mujeres. Desde ahí, por ejemplo, se evaluaba salir a apoyar en redes a algún “indeciso” para que fuera más fácil la conversación posterior. Festejaban cada vez que alguien pasaba de “dudoso” a estar a favor, o a “dudoso”, de estar en contra. No hubo ningún “Durán Barba”, dicen, en broma pero también en serio. El triunfo se consiguió a pura sororidad y compartir esfuerzos, inteligencia e información. Sin todo lo de “afuera” –las movilizaciones, el periodismo militante, las famosas–, la aprobación habría sido imposible, coinciden. Se fueron consolidando en estas últimas semanas de intensas negociaciones, en las que compartieron frustraciones, opiniones y alegrías, mientras avanzaba el debate. Por eso se los vio hacer de hinchada –más allá de sus pertenencias partidarias enfrentadas– frente a discursos trascendentales, hacia el cierre de la maratónica sesión, abrazarse fuerte y compartir lágrimas, cuando el tablero marcó que el dictamen de mayoría finalmente se imponía.

Brenda Austin, 36 años, diputada de la UCR. Se encargó de juntar votos dentro del radicalismo y llevó prolijamente en una planilla de Excell los apoyos que se iban logrando entre todos los bloques. Abogada, antes de ser diputada fue presidenta de la Federación Universitaria de Córdoba y funcionaria municipal. “¿Debatimos si estamos a favor o en contra del aborto? ¿Si nos parecen bien o mal las decisiones que toman las mujeres? ¿Si hay o no abortos en la Argentina? No, lo que estamos debatiendo es qué hacer con la realidad. Cada día, ahora mismo, mujeres de todas las clases sociales en cada rincón de nuestro país abortan. Esto ocurre. Negarlo es tan necio que duele. Lo que estamos discutiendo es en qué condiciones lo hacen”, dijo en la sesión.

Victoria Donda, 40 años, diputada de Libres del Sur. Fue la primera firmante del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en su última presentación. “Cuando juré como diputada juré con este pañuelo verde, este que tengo hoy aquí adelante, cuando no se vendía, cuando no estaba atado en los bolsos de cada chica de las escuelas secundarias del país que apoyan este proyecto de ley. Es un proyecto que hemos presentado hace 13 años en la Argentina. Llegó al recinto por la fuerza de las mujeres que están afuera. Por ese movimiento feminista que nos dijo a los diputados y diputadas que teníamos que tratarlo. Y la decisión política valiente de traerlo al recinto y ponerlo finalmente en discusión”, señaló en su intervención.

Mayra Mendoza, 34 años, dirigente de La Cámpora y parte del bloque kirchnerista. Junto con Mónica Macha se encargó de los votos dentro del FpV. En la sesión, Mendoza les mandó un fuerte mensaje a los peronistas que aún dudaban de apoyar la ley. “Quiero hablarles a aquellos peronistas que aún dudan con su voto. Este también es un tema de justicia social”, arrancó. “Recuerden a Evita. Planteaba ‘donde hay una necesidad hay un derecho’. Hoy hay una necesidad de terminar con muertes evitables de mujeres. Hay un derecho al aborto legal.” Además, recordó a Néstor Kirchner: “Como dijo quien hoy está más presente que nunca: No pasarán a la historia los que especulen, sino los que más se la jueguen. Ese fue Néstor Kirchner. Señores y señoras diputadas, pasemos a la historia. No voten contra las mujeres”.

Silvia Lospennato, 40 años. Es la secretaria parlamentaria del bloque del PRO, dirigente cercana al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, peronista. Se define como “técnica”, antes que diputada. Tuvo la ardua tarea de convencer y sumar votos dentro del macrismo, la bancada más reacia al proyecto. Ella fue quien organizó la foto de funcionarios en apoyo a la legalización del aborto. Su discurso de cierre hizo emocionar a diputados y diputadas de todos los bloques. Recordó a pioneras y pidió al borde del llanto que el aborto sea legal, seguro y gratuito. “Tenemos la posibilidad de modificar una ley de cien años, reflejar los avances de los derechos de las mujeres que se han producido. Ninguno de nosotros es el mismo que era antes de empezar este debate.”

Daniel Lipovetsky, 50 años, diputado del PRO. Ex legislador porteño, es un dirigente cercano a Daniel Angelici. Como presidente de la comisión de Legislación General, estuvo a cargo de encabezar el plenario de comisiones, a lo largo de varias semanas, en el que se escucharon los 738 expositores, a favor y en contra, y donde luego se consensuó el dictamen de mayoría, tomando como base el proyecto de la Campaña. Abrió con el primer discurso, la sesión que empezó el miércoles. “Es un debate histórico porque por primera vez se va a poder tratar un proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el recinto de la Cámara de Diputados”, dijo. Evaluó que “se logró entre otras cosas por la lucha de las mujeres de la Campaña y por la decisión del presidente Macri de apoyar el debate”. Detalló que “tres ministros de Salud dijeron que esto es un problema de salud pública. Dos del gobierno anterior y uno de éste. Los tres, que tienen visiones muy distintas en muchos temas, coincidieron en que la despenalización y legalización del aborto mejora la calidad de vida de mujeres y eso es lo que debe marcar nuestro camino”.

Carolina Moisés, 43 años, diputada justicialista, de Jujuy. Antes, fue concejal de su localidad, San Pedro. Fue la encargada de encontrar apoyos en un bloque bastante hostil al tema. “Esta ley se construyó con la gente. Ha sido un proceso totalmente participativo, entre referentes sociales, movimientos, la gente en las calles que opinando sobre este tema, haciéndonos saber. Se ha hecho con la garantía de la libertad de expresión. Eso está expresado en el dictamen, que es flexible, trabajado. Entendimos que era una herramienta de consenso. Dejamos de lado las ideologías. Hemos sido capaces de incorporar a un proyecto inicial, distintas modificaciones”, dijo en su discurso. “No nos hemos puesto de acuerdo sobre el aborto. Nos hemos puesto de acuerdo sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas. Hemos hablado de la sexualidad de la mujer, de los miedos, de los deseos. Eso es nuevo y revolucionario”, añadió.

Malena Galmarini, 43 años, concejal de Tigre, por el Frente Renovador. Esposa de Sergio Massa. Sin ser diputada, Galmarini militó el proyecto entre las y los diputados del FR. “Hace unos meses, cuando empezamos con esta nueva ola del feminismo verde, la verdad es que no creíamos que íbamos a estar hablando tan abiertamente no sólo en la Cámara de Diputados sino también en los medios de comunicación masivos sobre la interrupción voluntaria del embarazo”, dijo en declaraciones a la prensa.

Cecilia Moreau, 43 años, diputada del Frente Renovador. En su discurso denunció al jefe del bloque de diputados del PRO “por ejercer presiones” mientras se debatía la legalización del aborto. “Massot está prometiendo pasajes y contratos”, disparó la dirigente. Dijo que a través de Nicolás Massot el oficialismo buscaba entorpecer el proceso de votación. Sin embargo, Cecilia Moreu aclaró que dejaba fuera de su denuncia a Emilio Monzó, el titular de la Cámara Diputados.

Romina Del Plá, 46 años, diputada del Frente de Izquierda. Los tres integrantes de su bloque apoyaron la media sanción. En su discurso dijo que “el aborto clandestino es una herramienta de control social como la xenofobia, racismo, homofobia. La clandestinidad del aborto sigue como un instrumento contra la mujer”. Además de culpar a la Iglesia por esta situación, citó a Belén, quien estuvo dos años y medio presa por un aborto espontáneo. Al mismo tiempo, sostuvo: “Quiero reivindicar a la juventud, que está demostrando que quieren una nueva sociedad, donde tengan educación sexual, anticoncepción y libertad”.

Araceli Ferreyra, 52 años, diputada por Corrientes, del Peronismo para la Victoria. En 2012, en una entrevista con PáginaI12 contó: “Yo aborté y soy mamá. Que alguien me venga a decir que soy una asesina, y que merezco ir presa por eso. Hay que personalizar el aborto, romper el tabú que silencia el tema. Porque ahí te das cuenta de la desmesura de la ley”. En la sesión, dijo: “No somos una incubadora, no tenemos por qué tener hijos si salen de embarazos no deseados. No tenemos por qué negar nuestro derecho a la sexualidad. Peleamos por el derecho de las mujeres a decidir. Estamos acá por ese derecho de que la maternidad no sea una imposición, que sea una libre elección. Y para que si vas a tener 8 hijos y no sos Maru Botana, no te acusen de que te embarazaste por un plan”.

Karina Banfi, 46 años. Nació y creció en Bahía Blanca. Es diputada nacional por la provincia de Buenos Aires del bloque de la UCR en el Frente Cambiemos. “¿Qué queremos conseguir con la despenalización? Que las mujeres recuperen su libertad, que hoy está condicionada por el Código Penal. ¿Y con la legalización? Que tengan un sistema de salud que las contenga con un Estado presente. Hoy las mujeres mueren y lo saben. Sabemos que podemos perder la vida y la libertad. Este proyecto habla de ampliar derechos”.

Mónica Macha, 46 años. Es dirigente del partido Nuevo Encuentro y diputada por el FpV. Fue senadora provincial bonaerense. Es psicóloga y su formación se centró en temas de Salud Pública y en especial en problemáticas de Salud Mental. “En el marco del aborto clandestino, hay consecuencias psicológicas: genera una situación de temor. Y si vamos a los costos en términos económicos, el aborto clandestino implica un gasto superior para el Estado, porque conlleva internaciones que toman mucho tiempo”, dijo en su discurso en la sesión en la que debatió la despenalización y legalización del aborto. Además, apuntó al “negocio” del aborto clandestino: “Sostenerlo es sostener las clínicas clandestinas y el negocio que hacen”, agregó.

sábado, junio 16, 2018

La trágica historia de la actriz de "Boquitas pintadas" asesinada por un grupo parapolicial

Luisa María Córica, militaba en la Juventud Peronista, fue asesinada por un grupo de ultraderecha el 6 de abril de 1975. Tenía 31 años


La trágica historia de la actriz de "Boquitas pintadas" asesinada por un grupo parapolicial

Luisa Marta Córica fue secuestrada y acribillada por una patota de ultraderecha en 1975 un año después de su actuación en la película de Torre Nilsson


Luisa María Córica, militaba en la Juventud Peronista, fue asesinada por un grupo de ultraderecha el 6 de abril de 1975. Tenía 31 años
"¡Uy, che! ¿A esa mina vamos a matar?". Al joven integrante de la patota de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) no le cae bien el "blanco" que su jefe acaba de definir mientras están sentados alrededor de la mesa del comedor. Tampoco le gustan la hora y el lugar.
Ese 6 de abril de 1975 es domingo y parte de la banda -faltan algunos de los que van a participar de la operación— está reunida a mediodía en una de sus casas operativas, la quinta de 4 entre 76 y 77, en la zona sur de La Plata.


Siga leyendo en  https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2018/06/15/la-tragica-historia-de-la-actriz-de-boquitas-pintadas-asesinada-por-un-grupo-parapolicial/

Entrevista a las autoras del libro “Antología Crítica de Mujeres en la Prensa Chilena del siglo XIX”

 Entrevista a las autoras del libro “Antología Crítica de Mujeres en la Prensa Chilena del siglo XIX”
Rosario Orrego (1834-1879), Memoria Chilena (http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-69750.html)
Los invitamos a escuchar el podcast de la entrevista realizada por la editora de Pensar la Historia, María Fernanda Lanfranco, a las investigadoras Carla UlloaVerónica Ramírez, sobre su reciente publicación “Antología Crítica de Mujeres en la Prensa Chilena del siglo XIX” (Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2017). En la elaboración del libro también participó el investigador Manuel Romo.
En esta oportunidad, las invitadas conversaron sobre sus enfoques y métodos de investigación, especialmente de la importancia de la perspectiva de género en los estudios históricos y literarios sobre prensa de mujeres. Las autoras destacaron la importancia de las mujeres en la prensa chilena y el rol que desempeñaron en la construcción de la esfera pública durante el siglo XIX.
La entrevista se realizó en Viña del Mar, en Diciembre de 2017.
Para mayores informaciones en relación al libro, seguir a: @chilenasenpren1



Conversación con las autoras de una Antología Crítica de Mujeres en la Prensa Chilena del siglo XIX. Hablamos de escritoras, Baradit, las mujeres en la historia y más!🤓
6 hrs ·
Los invitamos a escuchar el podcast de la entrevista realizada por Pensar la Historia a las investigadoras Carla Ulloa y Verónica Ramírez, sobre su reciente publicación “Antología Crítica de Mujeres en la Prensa Chilena del siglo XIX” (Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2017).

ARGENTINA: la calle visualiza lo que los medios ocultan

Malón feminista
Si la medición trucha de pobreza de la UCA que se usó para la campaña del 2015 contra el kirchnerismo se aplicara ahora, tendría que dar más del 50 por ciento de pobreza. Entre la disparada del dólar y el sinfín de la crisis económica, la lucha por la despenalización del aborto se abrió camino por su propio peso, como un malón feminista, el movimiento de mujeres se ha ganado definitivamente su propio espacio de protagonismo en la política. No fue una cortina de humo. O en el mejor de los casos, la cortina de humo se convirtió en otro dolor de cabeza para la derecha argentina, junto con el descontrol de la economía, los paros convocados por las centrales de trabajadores y el paro de camioneros y docentes.
Todo al mismo tiempo. Así pasa a veces. Mauricio Macri abrió una puerta para descomprimir y se le volvió en contra. No es un tema central para un Macri que ha demostrado poca sensibilidad para problemáticas sociales, pero sí lo es para la sociedad argentina, atrasada en muchos años en un planeta donde la mayoría de los países han desterrado la penalización medieval del aborto.
En realidad, la gran puerta para ese debate había comenzado a abrirse antes, primero con los encuentros nacionales de mujeres y después con las grandes movilizaciones contra los feminicidios que fructificaron en las Ni una menos. Son reivindicaciones puntuales sobre las que avanzó el movimiento feminista, pero que instalaron el debate de fondo, que engloba a todas y todos, sobre un modelo ya decadente de patriarcado.
La vigilia del miércoles fue impresionante. Sobresaltó incluso a una fanatizada antifeminista como Elisa Carrió que la describió como “indigenismo urbanista” por los fogones que brillaban a lo largo de Callao. Las instituciones más conservadoras tendrían que reflexionar la forma como se sumaron con tanta energía mujeres jóvenes y adolescentes. Las movilizaciones del Ni una menos provocaron en la sociedad remezones subterráneos, a veces inesperados, como esta reacción de jóvenes y adolescentes que, generación tras generación, han visto con terror en sus posibles futuros la escena de un aborto clandestino, solitario, peligroso y encima castigado con la cárcel y estigmatizado por la sociedad.
Para esas jóvenes, incluso pibas, participar en esa lucha fue liberador de fantasmas sobre los riesgos y castigos que injustamente la sociedad patriarcal cargó en sus cuerpos. Es difícil explicar esa masividad y el entusiasmo, si no fuera para sacar esa carga de horror sobre su futuro. Los abrazos y el llanto con que recibieron el resultado de la votación de Diputados fueron una explosión de alivio y de satisfacción profunda por haber luchado, por haber estado ahí.
Hubo una diferencia entre esa irrupción masiva y el desdén o las miradas oblicuas con que eran recibidas las feministas hasta no hace tantos años, no solamente por los hombres, sino también por muchas mujeres. Mi madre, Laura Bonaparte, fue militante feminista, aquí en la Argentina y después en México, donde activó en un colectivo de mujeres. A su regreso participó en actividades de ATEM y luego en la creación de la Comisión por el Derecho al Aborto en 1988, cuando la palabra aborto era evitada incluso en ámbitos progresistas y populares. Era la única Madre de Plaza de Mayo en el movimiento de mujeres por el aborto, lo que fue uno de los catalizadores para un debate que enriqueció al movimiento de derechos humanos, uno de cuyos principales méritos ha sido no congelarse, y abrirse a nuevos horizontes que fueron surgiendo en el tiempo, como los reclamos de las mujeres, del movimiento LGTB, o de los soldados torturados en Malvinas.
“... Para nosotras (el aborto) significa hacernos cargo, en estas condiciones, a escondidas, de nuestra ‘enteridad’, de nuestra propia humanidad, sin ningún respaldo legal que garantice nuestras vidas al hacer nuestro, nuestro cuerpo, sin ley que nos proteja, sin ley que nos ayude a decidir, sin ley que nos acompañe –decía un volante de la Comisión que ella había escrito en 1992–(…) ¿Qué pasa con la subjetividad, la vida interior, la identidad, la capacidad de pensar autónomamente, de las mujeres, si su vientre y por lo tanto su función reproductiva y su sexualidad están amenazados con el control absoluto de una ley que la castigará si no obedece? Si la situación fuese solo esquizofrénica, sería, por supuesto, grave. Es peor aún: es inmoral. (…)Queremos, debemos y tenemos el derecho de apropiarnos de nuestro cuerpo. Reclamamos el derecho a ser mujeres enteras: íntegras ya lo somos. Que nuestra enteridad sea reconocida por ley”.
La diferencia entre el poco entusiasmo con que era recibido ese mensaje en aquellos tiempos y la fuerte movilización de ahora para que el Congreso despenalice el aborto revela un fuerte reajuste cultural. Se ha descorrido un velo que anestesiaba la reacción contra la violencia, la estigmatización y el trato desigual sobre las mujeres de un sistema vetusto que impone roles y castigos.
Aunque hubo votos cruzados en Diputados, la gran mayoría del peronismo votó por la legalización y la mayoría del oficialismo por el mantenimiento del castigo. En el Senado, el bloque que integra la ex presidente Cristina Kirchner ya anunció que votará por la legalización. Constituye una deuda del gobierno kirchnerista, que si bien generó derechos como el matrimonio igualitario, se abstuvo de introducir el debate sobre el aborto.
En contrapartida, Macri habilitó ese debate parlamentario en medio de la peor protesta por las reformas previsional y laboral y ante la inminencia de los tarifazos. Nadie puede decir que la despenalización se encuentre entre sus temas prioritarios. No es descabellado concluir que esa apertura fue un intento de parte suya para desviar la atención de la problemática socioeconómica. Pero la respuesta tan fuerte del movimiento de mujeres se sumó a una sociedad hipermovilizada contra el FMI, los tarifazos, las paritarias, la carestía de la vida, docentes, camioneros, trabajadores del subte y del Estado, millones de personas movilizadas en 15 días por distintos motivos contra el gobierno. En vez de aparecer como ajena a ese clima, la lucha contra el aborto clandestino que mata a miles de mujeres humildes se incorporó naturalmente a la agenda. No funcionó como cortina de humo, como lo quiso usar el gobierno sino que, por el contrario, el debate facilitó su visualización como parte de las luchas populares. Y esas luchas no tienen bandera partidaria, pero están en la oposición, más allá de algunos diputados de Cambiemos que votaron a contrapelo de su bloque.
No hubo superposición. Hablar de esa gran movilización es hablar de la movilización de la CTEP o la del Obelisco contra el FMI, o la de los docentes. La truchada de que a la salida del gobierno kirchnerista había un tercio del país en la pobreza fue un argumento que necesitaba la derecha para consolidar la idea de que ninguna medida de distribución del ingreso disminuye la pobreza. Desde la ortodoxia neoliberal quisieron convencer a la sociedad que para achicar a la pobreza hay que enriquecer a los ricos porque eso activa la economía. Necesitan decir que el kirchnerismo dejó esa cantidad de pobres, para instalar como antítesis su consigna de “Pobreza cero”.
Durante el kirchnerismo, el Observatorio de la Universidad Católica cambió la canasta básica de elementos con que se medía la línea de pobreza y aplicó una de las más caras y rigurosas de la región, mucho más cara que las que se usan en Brasil o en México. Además, duplicó su valor (la llevó de 2700 a 5600 pesos) entre 2014 y 2015, por la devaluación del 12 por ciento y la inflación del 20 por ciento que se produjo ese año. Hizo la medición antes de las paritarias que recuperaron esa diferencia y presentó la medición en medio de la campaña electoral. Muy trucho.
Si aplicara ahora esa misma metodología, después de devaluaciones del 300 por ciento (el valor del dólar se triplicó desde 2015), de inflación imparable (dos años y medio de doble inflación que durante el kirchnerismo) y tarifazos exorbitantes, la canasta para fijar la línea de pobreza tendría que superar los 25 mil pesos, para una familia tipo. Más de la mitad de la población estaría por debajo de esa línea. Sobre todo si se agrega a esa lista de calamidades el creciente desempleo y el cierre de fuentes de trabajo por el quebranto de miles de pequeñas y medianas empresas y comercios. Son números que se pueden dibujar como hizo el macrismo, pero nadie puede ocultar la profunda crisis económica y la pobreza, el achicamiento de ingresos, la fuerte caída en la calidad de vida y la proliferación alarmante de personas en situación de calle que produjo el gobierno de Cambiemos.
Sería un error separar la lucha del movimiento feminista de las demás luchas populares que se dan en este contexto de destrucción de las redes de contención en una sociedad en caída libre. El triunfo de la despenalización del aborto en Diputados respaldado por una gran movilización en las calles, es similar a la retirada de la reforma laboral y a la derrota del 2 x 1 a los represores, que fueron logrados también por movilizaciones que repercutieron en la justicia y en el Congreso. En una sociedad cuya subjetividad ha sido capturada en gran medida por la corporación de medios oficialistas, la calle los ha reemplazado para convertirse en expresión de la realidad, donde decenas de actos y movilizaciones se entrecruzan para exponer las problemáticas y los reclamos que esos medios invisibilizan.

jueves, junio 14, 2018

DO NOT CRY FOR ME, ARGENTINA!



Tal vez nunca viste llorar a una feminista de 89 años

Detrás de la marea verde de estos meses hay un grupo de feministas históricas, de cuando el feminismo no era un movimiento de multitudes. La emoción de las que creyeron que tal vez no iban a llegar a vivir este momento clave para los derechos de las mujeres




Nelly Minyersky, feminista histórica y abogada que estuvo tras el proyecto de ley (Julieta Ferrario)
Nelly Minyersky, feminista histórica y abogada que estuvo tras el proyecto de ley (Julieta Ferrario)
No sé si alguna vez vieron llorar a una mujer de 89 años. Lloran distinto las mujeres grandes: hacen silencio, miran a las más jóvenes alrededor y suspiran, te acarician el pelo cuando las abrazás. Así lloraba esta mañana Nelly "Pila" Minyersky, la más "vieja" de las feministas, la abogada que ayudó a pensar cada palabra del proyecto de ley para que algún día el aborto sea legal. Suspiraba en silencio apoyada en su bastón. En el ambiente se sabe: Nelly creyó que no iba a estar viva cuando esto pasara.
Seguía hablando la diputada Lospennato en la pantalla gigante frente al Congreso cuando el rumor de que el lado verde ganaba ya era imparable. Nadie se animaba a anunciarlo a los gritos pero se notaba en pequeñas escenas: una mujer miraba a otra, ponía cara de ¿es verdad?, las dos se agarraban la cabeza, se abrazaban, lloraban abrazadas. Fueron abrazos con campera, bufanda, guantes: es interesante ver todas las capas que puede atravesar un abrazo.



Nelly Minyersky, detrás de la bandera de la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito
Nelly Minyersky, detrás de la bandera de la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito
Desde la pantalla, Lospennato dijo que todo lo que estaba pasando era en memoria de las feministas que ya habían muerto y "para las mujeres en sus casas, nuestras madres y nuestras hijas". Afuera, Nina Brugo -activista por los derechos de las mujeres desde hace 50 años, también abogada y parte de quienes participaron del proyecto de ley- se quebró cuando oyó, uno a uno, los nombres de las mujeres que lucharon con ella cuando ser feminista no era buena palabra.
Ya habían pasado más de 20 horas de vigilia cuando Monzó, por fin, lo dijo: "Se va a votar". Siguieron 15 segundos de silencio, adentro y afuera del Congreso. Por ahí estaba también Marta Alanís, la fundadora de "Católicas por el derecho a decidir", en Argentina. Está por cumplir 70 años, no había "pegado un ojo" en toda la noche y cuando vio llorar a una joven periodista salteña, le dio la mano y le dijo: "Estamos juntas".



Nina Brugo, la mujer rubia, en el centro, junto con las compañeras de militancia feminista (Julieta Ferrario)
Nina Brugo, la mujer rubia, en el centro, junto con las compañeras de militancia feminista (Julieta Ferrario)
A Nina, que tiene 74 años, el grito colectivo le permitió entender lo que acaba de pasar. También estaba apoyada en su bastón pero con el brazo libre buscó a alguien que la abrazara.  Después de muchos años de ninguneo, la Cámara de Diputados acababa de dar media sanción a la ley de aborto legal.
Lloraron juntas las periodistas de distintos medios, se abrazaron las amigas que seguían envueltas en las frazadas con las que habían pasado la noche, hubo gente que salió de los balcones de Callao con sus pañuelos verdes estirados entre las manos.
"Es una gran emoción, se ha hecho justicia" dijo Nina Brugo a Infobae. "Los derechos sexuales de las mujeres han sido reconocidos. Siento mucha alegría de ver a toda esa juventud que hoy nos está acompañando y seguirá la lucha cuando nosotras ya no estemos".
Después, salieron a marchar por Callao con la gran bandera verde al frente. El legado que dejaron a otras generaciones se podía ver de la bandera hacia abajo: zapatillas, zapatillas, bastón, zapatillas, zapatillas, bastón.

miércoles, junio 13, 2018

SUECIA: El escándalo del Nobel llega a la Justicia

La Fiscalía de Estocolmo acusó de abuso a Jean-Claude Arnault
El escándalo del Nobel llega a la Justicia
Arnault, el hombre que generó un escándalo sin precedentes en la Academia Sueca.
Arnault, el hombre que generó un escándalo sin precedentes en la Academia Sueca. 
Imagen: EFE
La fiscalía de Suecia anunció que se juzgará por violación al francés Jean-Claude Arnault, esposo de una integrante de la Academia Sueca, implicado en el escándalo que sacudió a la célebre institución sueca. Esposo de la poetisa y ensayista sueca Katarina Frostenson, miembro de la Academia Sueca hasta su renuncia el 12 de abril de 2018, Jean-Claude Arnault, 71 años, está acusado de haber violado a una mujer en Estocolmo en dos ocasiones en 2011.
Arnault niega las acusaciones, pero la fiscalía afirma disponer de elementos suficientes para enjuiciarlo. "Los elementos de prueba en este expediente son sólidos y suficientes para una inculpación", lo que llevará a un juicio, dijo la fiscal Christina Voigt, quien evocó testimonios indirectos que corroboran las declaraciones de la víctima.
Aunque todavía no fue confirmada la fecha del juicio, según el acta a la que tuvo acceso la agencia AFP, Arnault obligó a su denunciante, sumida en un estado "de miedo intenso", a tener una relación oral y vaginal en un departamento de Estocolmo el 5 de octubre de 2011, y volvió a abusar de ella nuevamente la noche del 2 de diciembre mientras dormía.
Jean-Claude Arnault ha sido acusado de acoso sexual por varias mujeres, que sostienen que lo hacía aprovechando su influencia y notoriedad en la vida cultural sueca. En noviembre de 2017, en plena campaña #MeToo, el diario sueco Dagens Nyheter publicó un informe en el cual 18 mujeres afirmaban haber sufrido violencias o acoso sexual por parte de Arnault.
La fiscalía, entonces, abrió una investigación por esas denuncias a pesar de que una parte de las investigaciones por violación y agresiones cometidas en 2013 y 2015 fueron archivadas por prescripción o falta de pruebas.
El escándalo, que llevó al rey Carlos XVI Gustavo, padrino de la academia, a dejar su tradicional reserva de lado, expuso a la luz los estrechos vínculos entre la academia sueca y Arnault, quien está sospechado de haber acosado a académicas e hijas de académicos, pero también de haber "filtrado" el nombre de varios galardonados del Nobel.
Tras la renuncia de la esposa de Arnault (quien cobró centenares de miles de euros en subvenciones de la Academia los últimos años), de la secretaria perpetua Sara Danius y de otros seis de los 18 académicos, ante la imposibilidad de obtener el quórum de al menos doce miembros para sesionar, la propia Academia decidió postergar el premio correspondiente al año en curso. Criticada y paralizada, la academia anunció a principios de mayo que aplazaba un año la entrega del Nobel de literatura 2018, algo inédito en casi 70 años de historia. El galardonado de 2018 será anunciado junto con el de 2019.
El diario Dagens Nyheter espera que el juicio levante el velo sobre la "cultura del silencio" que durante años protegió al acusado. "Una parte de la academia sueca se esforzó activamente en ocultar estos hechos y en esquivar la justicia", escribió.