viernes, agosto 17, 2018

CHILE y el MIR- una mirada feminista


 
Marta R Zabaleta Debe quedar y creo que deberias por favor dejarlo bien en claro,compañera- porque existe tanta confusion al respepcto- muy bien en claro, que esa foto no solo no es del dia de nuestra creacion,en 1965,sino que solo hace referencia a un periodo bien ultrapasado hoy dia, el que terminó muy poco después del golpe y el asesinato, prisión, destierro y exilio de la mayoria de su militancia y simpatizantes, como vos misma; y que aunque éramos, nosotras, en cuanto mujeres, miltantes, no nos representa entonces, esa foto; somos alli las miltantes invisibles e invisibilizadas dada la ideologia de nuestro partido, y por culpa tambien de no pooas de nosotras mismas por ser ignorantes y dóciles., !! Yo fui quien era responsable en ese MIR histórico, de su FRM, FRENTE DE MUJERES REVOLUCIONARIAS,frente de masas del partido, que aun parece que ni las mejores y mas feministas actuales parecen recordar ni conocer, No obstante, tenemos la suerte las que éramos entonces mujeres feministas en el MIR, muy pocas y casi todas muertasde viejas ya,de que estan anun vivas dos grandes mujeres que pueden recordarlo. Lily Rivas y Gladys Diaz,. Claro que fue una gran lástima pero no se sumaran a nuestras tareas, tal vez por exceso de otras actividades, o por su incapacidad entonces todavia de entender, y CORREGIR, los errores que han comteido las fuerzas de izquierda a lo largo de la historia en el tratamiento fatidico de las mujeres. Eso es GRAVE. Para tu saber y entender, como eras muy joven y no lo conociste, te he contadc ya, creo, que lo creamos en Concepcion en 1971, cuando éramos del MIR historico; te lo recuerdo porque ha habido muchos 'MIR' en Chile desde entonces. Y como consecuencia, se arrastran confusiones,errores,vacios, y/o refuerzan y crean estereotipos, acerca de las miristas, y peor aun, acerca de la lucha de las muejres chilenas a lo largo de su histoia.Ojalá no seamos mujers quienes sigamos perpetuando tanta confusión asociada a nuestra vulnerabilidad derivada de aceptar la dependencia a diversos partidos y movimientos de la politica chilena, incluida las bullidas conductas de las mujeres de derecha, etc.etc. Abrazos y te saludo con pasion pues celebro con el corazon vuestrro Primer Encuentro de Mujeres Historiadoras Feministas, gran trbajo gran, en mi querdi Universida dde Concecpcion.Buena suerte, hermanas, en el afan de seguir haciendo historia.Sin dogmatismos.Sin cauadilismo. Sin heroinas ni feas jerarquias. Sin alimentar el morbo popular que realimentan la alienante media que nos consume la razon. .Viva la vida. Muera la muerte.Hasta el encuentro con la verdad, SALUD.

Marta R Zabaleta

Marta R Zabaleta Querida Adriana: si te gustó, al mneso, ya somos dos!...
Extraido del muro de Ester  Hernández Cid

jueves, agosto 16, 2018

ARGENTINAL la brutalidad estatal contra las mujers mas conscientes de sus derechos humanos se acrecienta. HELP!!!! HELP!!!!

Río Grande: allanaron casas de militantes feministas por “apología al aborto”
El delito de llevar pañuelo verde
Los efectivos entraron a los domicilios particulares y se llevaron pañuelos verdes, computadoras, cámaras de fotos, celulares y hasta un libro. “Hay un exceso de persecución penal que tiene como fin perseguir y amedrentar", sostuvo la abogada de la agrupación Colectiva Feminista.
Imagen: Leandro Teysseire
La Justicia de Río Grande, en Tierra del Fuego, ordenó allanar los hogares de militantes feministas acusadas de “apología al aborto” en busca de pinturas, cámaras, pañuelos o cualquier otro elemento relacionado con el aborto legal. “Fue intimidatorio. Se llevaron mi computadora, mi celular y hasta un libro”, contó una de las integrantes de la Colectiva Feminista de Río Grande, la agrupación a la que pertenecen las militantes allanadas.
“Entraron mi casa efectivos de la Policía Científica me leyeron la orden y empezaron a revisar todo. Me hicieron pasar al baño con una policía mujer para revisarme, me sacaron las zapatillas, también a mis padres, y se llevaron mi computadora, el celular y los pañuelos verdes. También se quisieron llevar el libro que explica cómo hacer una aborto con pastillas”, relató Gala, una de las integrantes de la Colectiva que sufrió el allanamiento ayer por la tarde.
Según la orden de allanamiento, los efectivos debían registrar el hogar de Gala en busca de elementos que tuvieran que ver con la lucha por el derecho al aborto legal. “Revolvieron la casa, la habitación de mis padres y de mi hermano. Se llevaron ropa de mi hermano de 10 años manchada con pintura, es un niño, cómo no va a tener la ropa manchada con pintura”, contó también la joven que prefirió no dar su apellido por la persecución que viven en Río Grande.
La causa fue iniciada por Andrés Rubén Díaz, el hombre que presentó una denuncia por daños por unas pintadas y grafitis realizados en las paredes de una iglesia. En ese marco se efectuaron los allanamientos, bajo la causa número 32.339. Los operativos se realizaron en dos domicilios particulares y en la sede de una institución llamada PAR de la que también participan algunos integrantes de la Colectiva Feminista.
“Buscaban cualquier cosa que fuera apología al aborto, como si fuera un delito. Me acusan de pintar paredes de una iglesia cosa que no hice”, se defendió Gala, en una entrevista en FutuRock. La abogada de la agrupación estuvo presente en los allanamientos, a los que calificó como parte de un plan para “perseguir y amedrentar” a las militantes feministas de dicha localidad.
“Hay un exceso de persecución penal que tiene como fin perseguir y amedrentar a la Colectiva Feminista. En tres días movieron todo el engranaje judicial y policial. Vinieron policías de delitos complejos, cayeron en autos particulares y policiales con sirenas. Un operativo totalmente desproporcionado”, le dijo a Página/12 Alejandra Arce, abogada de la agrupación.
La persecución hacia las militantes de la Colectiva, y particularmente contra Gala, había empezado semanas atrás, en los días previos a la votación en el Senado. “Un policía compartió mi foto en su cuenta de Facebook diciendo ‘esta es una de las que pintó las paredes ya saben lo que tienen que hacer’”, recordó también la joven, que junto con su abogada analiza ahora hacer una denuncia por daños y perjuicios.


NOTA BENE: he leido aqui en el exilio que se ha instalado una base militar de EEUU en la provincia de Tierra del Fuego. Cualquier información al resepcto  se agradece, Dra. Marta R. Zabaleta, Londres

miércoles, agosto 15, 2018

ARGENTINA:asi nos tratan ahora a las mujeres opositoras, gobierno feminicista, sanguinario y entreguista de la lumpen burguesia nacional

14 de agosto de 2018 · Actualizado hace 3 hs
La Corte Suprema pidió que se cumpla la resolución de la CIDH
En resguardo de la vida de Sala
El máximo tribunal le solicitó al Poder Judicial de Jujuy el cumplimiento inmediato de lo ordenado por la Corte Interamericana en cuanto al arresto domiciliario de la dirigente social y garantice la preservación de su integridad física. También le reclamó que explique las razones del incumplimiento de esa disposición.
La Corte Suprema ordenó que de manera "urgente" el Poder Judicial de Jujuy adopte medidas para el "pleno e inmediato cumplimiento" de la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos con el objetivo de "salvaguardar la vida, integridad personal y salud" de la referente de la Tupac Amaru Milagro Sala, que está detenida en un penal de Salta desde el martes pasado, en abierta desobediencia del fallo internacional. El máximo tribunal respondió así ante un requerimiento de la Corte IDH y ante la presentación de un hábeas corpus por parte de los abogados de la dirigente social, y pidió al Superior Tribunal provincial explicaciones por el incumplimiento.
La respuesta unánime de los jueces de la Corte llega a dos días del límite del período de respuesta que tenía el Estado ante  una instancia de supervisión abierta en la Corte IDH —a pedido del CELS, Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes) y Amnistía Internacional— respecto del cumplimiento de la resolución dictada en noviembre del año pasado, que ordenó  "salvaguardar la vida, integridad personal y salud" con medidas alternativas a la prisión preventiva que cumple desde enero de 2016.
La resolución de la Corte Suprema: doc-25886_0.pdf


El Poder Judicial de Jujuy acató tardíamente —tras la orden de la Corte Suprema de cumplir con la Corte IDH en diciembre pasado— la resolución al ordenar la prisión domiciliaria Sala, aunque condicionándola con restricciones extraordinarias en una quinta de la localidad de El Carmen, pero el martes pasado el juez Pablo Pullen Llermanos volvió a quebrar el cumplimiento al enviar a la dirigente de la Tupac al Penal Penal Federal de Salta, ubicado en Güemes, a 100 kilómetros de la capital jujeña.
"Esta Corte Suprema, como cabeza del Poder Judicial de la Nación, tiene la obligación de adoptar las medidas conducentes que, sin menoscabar las atribuciones de otros poderes, tiendan a sostener la observancia de la Constitución Nacional", advirtieron los integrantes del máximo tribunal y requirieron al Superior Tribunal de Justicia de Jujuy que adopte "con carácter urgente las medidas del caso para dar pleno e inmediato cumplimiento" a la resolución de la Corte IDH.
Además, el máximo tribunal aceptó el pedido de hábeas corpus presentado por los abogados de Sala y exigió que "en el plazo de 5 días se brinden las razones por las cuales no se habría dado cumplimiento a su pronunciamiento".
Más temprano, el CELS, Andhes y Aministía internacional había emitido un comunicado conjunto denunciando el  el "permanente incumplimiento por parte del Estado argentino" de la resolución de la Corte IDH y recordaron que el juez Pullen Llermanos argumentó el "intempestivo" traslado al penal de Salta por supuestas razones del cuidado de la salud de la dirigente social sin explicar "por qué la cárcel federal sí tendría las condiciones adecuadas". En ese sentido, los organismos habían advertido ante la corte interamericana que "el sistema federal registró el año pasado un preocupante record de fallecimientos por suicidios".
A esa denuncia formal ante el sistema interamericano, se sumó ayer el pedido de organismos de derechos humanos —encabezados por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo— ante el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti para que intercediera y le subrayaron que “toda demora podría resultar irreparable”.

martes, agosto 14, 2018

Chile: ataque a periodista serio, jóven y valiente:el caso de Javier Rebolledo



 A raíz de que en Chile han pedido pena de cárcel de tres años a un periodista investigador autor de cinco libros maravillosos, Javier Rebolledo , y como estoy interesada en exponer y apoyar su trabajo, me en la web con esta única foto qe aprece existir de de Julión Bastias Rebolledo (que justo aparece con su sobrino Javier!)..

Pienso mirando esta foto que acompaño, que nos han dejado a sus victimas las y los cuervos de Chile  aun el derecho a sonrier, aunque  a veces solo podamos hacerlo a medias, como lo hace el mayor,(izq), el psicologo social y escritor de temas sociales, intelectual y politico  chileno que vive exiliado en Francia, Julián Bastías Rebolledo, y el hijo de un primo suyo, con gran alegriaa veces , el intelectual de la derecha en la foto, chleno también y periodista investigativo Javier Ignancio Rebolledo Escobar. (la foto la saqué de su muro de Facebook, y muestra su encuentro en Paris hace dos años atrás.)

Hoy en el muro del joven valiente, hoenesto y perseguido, Javier ha escrito lo sigueint, qeu copio aabjo.:
 Este jueves a las 10 de la mañana se inicia el juicio en mi contra por injurias graves de parte de un militar preso en Punta Peuco, quien pide tres años de cárcel para mi. Las víctimas de Tejas Verdes estarán ahí, recordándole lo que hizo. Un abrazo a ellos y a ustedes por toda la solidaridad.
Paciencia,colega.No pasarán, pero solo si no les dejamos pasar, debido a nuestra tradicional tendencia de la izqueirda chilena de ahogarse en las    divisiones dogmáticas; APROVECHA ,Y DANOS VOZ a las víctimas.FUERTE!!!!. 
Abrazos desde Londres y ojalá te toque avos la suerte en esa ruleta rusa que es el Chile de los cuervos.y las cuervas 2018.
LAS FEMINISTAS INTERNACIONLISTAS EN LUCHA PERMANENTE< IRREGULAR Y PROLONGADA, ESTAMOS CON VOS
Dra.Marta R. Zabaleta
Pensionada Ley Valech/CHILE

ARGENTINA UN LLAMADO A LA RAZON

Solanas denunciará a Calcaterra y otros arrepentidos
Para que investiguen a los empresarios
Imagen: DyN
El senador Pino Solanas presentará hoy una denuncia penal contra el empresario Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri. Lo acusará de los presuntos delitos de evasión fiscal y lavado de activos. Junto con Calcaterra, Solanas también denunciará a los empresarios que se autoincriminaron ante el juez Claudio Bonadio: Carlos Wagner (Esuco), Héctor  Zavaleta (Techint), Javier Sánchez Caballero (Iecsa), Juan de Goycoechea (Isolux), además de Aldo Roggio, Jorge Guillermo Neira (Electroingeniería) y Armando Loson (Grupo Albanesi).
Solanas advierte que estos empresarios “se acogieron a la figura del arrepentido, en razón de supuestamente haber entregado diversas sumas de dinero por varios millones de dólares a funcionarios del Estado Nacional, durante los gobiernos de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner”. Y remarca en su denuncia –a la que accedió este diario– que “las sumas entregadas corresponden a posibles sobreprecios en la realización de distintas obras públicas realizadas desde los años 2003 hasta el 2015, y con el objeto de ser beneficiarios de las mismas en las correspondientes licitaciones, o eventualmente contrataciones directas que se habrían realizado”.
 Si bien los empresarios declararon ante Bonadio en el marco de la figura del arrepentido, Solanas advierte en su denuncia que todavía se los debe investigar por el origen de los fondos que admitieron haber entregado a funcionarios públicos. “Existe una cuestión obvia, que surge del arrepentimiento de los denunciados, y es, que el dinero que entregaron a  los distintos funcionarios no podía ser declarado por las empresas que dirigían, por tratarse de dinero que iba a ser utilizado en fines ilícitos”, advirtió el senador, quien sostuvo que esa maniobra se puede haber hecho de tres formas: con dinero que fue lavado y proviene de actividades ilegales, con fondos de las empresas que no fueron debidamente declarados o bien con facturas apócrifas.

lunes, agosto 13, 2018

Murió el economista egipcio Samir Amin

13 de agosto de 2018
Uno de los intelectuales más influyentes de su generación
Murió el economista egipcio Samir Amin
Amin falleció a los 86 años de un tumor cerebral.
Amin falleció a los 86 años de un tumor cerebral. 
El prestigioso economista egipcio Samir Amin falleció ayer a los 86 años en París debido a un tumor cerebral. Fue uno de los pensadores neomarxistas más influyentes de su generación y dedicó gran parte de su obra al estudio de la relación entre los potenciales centrales y los países subdesarrollados.
Nació en El Cairo en 1931 y pasó su infancia y adolescencia en Port Said. Cursó el bachillerato en el Liceo Francés de esta ciudad y en 1947 partió a París para iniciar sus estudios universitarios. En 1952 obtuvo su diploma en Ciencias Políticas y al año siguiente su licenciatura en Economía. En junio de 1957 presentó su tesis de doctorado titulada “Los orígenes del subdesarrollo - la acumulación capitalista a escala mundial”. En 1988 publicó “La desconexión”, donde planteó la necesidad de que los países subdesarrollados se “desconecten” del sistema capitalista mundial para poner en pie un internacionalismo de los pueblos frente al capitalismo.
PáginaI12 publicó una entrevista a Amin el pasado 7 de junio donde fue crítico sobre el futuro del capitalismo. “Es preciso saber que la supervivencia del capitalismo es imposible sin crecimiento y no veo posibilidad de otra fase del capitalismo con un crecimiento sostenido. Lo que no significa que el régimen vaya a morir lenta y silenciosamente de muerte natural. Al contrario, el capitalismo senil se vuelve más agresivo con contradicciones internas más grandes. Para los pueblos, la crisis sistémica del capitalismo implica la creciente desigualdad en la distribución de los beneficios y de las riquezas dentro de las sociedades, que se acompaña de un profundo estancamiento, por un lado, y la profundización de la polarización global, por el otro”, aseguró.

Si a Javier, no a la impunidad


 

 De muro de Facebook Adriana, Rodrigo, etc.foto del libro













http://dilemas.cl/putas-brujas-y-senoritas/

En Facebook escribi hoy 13 de agsosto, desde el exilio
Hola, Adriana! Si vas a leerlo, despues me contas cómo es? Pero al juzgar por la introduccion, pareciera ser una opinion medio sesgada , e incompleta, y con bastantes errores conceptuales.Un ejemplo? no hace alusion a que si bien el voto a la amujer se lo concedieron os hombres politcios cuando por fin le vieron el lado de interes,osea, juntar mas votos, pues, el por que se demoro tanto en Chile (1947) fue debido no a la oposicion de las mujeres mismas, sino entre otras cosas a que los partidos de la izquierda chilena entonces existentes no estaban de acuerdo con darle el voto a las mujeres, a quienes considieraban esencialmente conservadora por naturaleza.Otro? las señoritas que apoyaron la emancipacion se parecen bastante a las senoritas que hoy dia apoya la liberacion de las mujeres.. Con o sin ropa, no hay mucho nuevo bajo el sol,creo yo. .Pero ojala las pibas de no se dejen cooptar por los partidos de sus padres y hermanos, como lo hicieron sus madres, otra vez y nunca mas SI a la autonomia. No a las chacharas de los nuevos delegados del patriacado que ahora se indigan y se levantan para denuciarlo.Ja ja ja.hast que pronto habra tambien muchos chilenas y chilenas que se digan y se crean feministas....Pero a mi no engañarian,como no me engatucé con la compañera socialista ta Michele Bachelet, que ya debe estar ayudando publicamente a JavierRebolledo para sacarlo de las garras de neo terrorismo de estado, Que no seria si no tuvieramos a Michelita sentada en los tronos de las Naciones Unidas gritando en contra de genocidio d elso ampuche, por el dercho al aborto gartis, seguro y legal por cualqueir causal, y denunciando la salida de los torturadaores de las carcel-hotel 5 estrellas de Punta Peuco, no? Con mucha pena, Marta R Zabaleta,co creadora del Frente de Mujeres Revolucionarais en Chile,en 1971

Histórica condena a Monsanto


Debe pagar una indemnización de casi 300 millones de dólares
Histórica condena a Monsanto
La Justicia californiana encontró a la empresa agroquímica responsable de ocultar datos sobre la peligrosidad del glifosato. La obliga a indemnizar a un jardinero de 46 años con cáncer terminal por haberse expuesto a los herbicidas durante años.
Luego del histórico fallo, Dewayne Johson se abraza con su abogado.
Luego del histórico fallo, Dewayne Johson se abraza con su abogado. 
Imagen: AFP
 
Un jurado en California condenó ayer a Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares a un hombre que asegura que el cáncer terminal que padece se debe a su exposición a un producto de la multinacional que contiene el polémico herbicida glifosato. Expertos de todo el mundo coinciden en que el veredicto puede abrir la puerta a centenares de nuevas demandas, aunque no dejan de llamar la atención sobre el hecho de que el fallo sale cuando la alemana Bayer ya acreditó las garantías para la compra de la agroquímica. Mientras algunos expertos destacan que mientras la compañía era norteamericana, la Justicia dejó dormir el caso, otros aseguran que el juicio se hizo ahora porque la ley californiana exige que la Justicia empiece a actuar en vida del demandante.
El hombre en cuestión, Dewayne Johnson, sostiene que utilizó el herbicida Roundup de Monsanto de manera frecuente mientras trabajó como jardinero para el distrito escolar de San Francisco. El jurado, del Tribunal Superior de San Francisco, determinó que Monsanto no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar este producto con glifosato. El jurado también concluyó que la omisión de las advertencias necesarias fue “un factor sustancial” en la enfermedad de Johnson, que tiene 46 años y padece linfoma no hodgkin (un cáncer en los linfocitos de la sangre). Los médicos del demandante aseguraron en el juicio que a Johnson le quedan meses de vida.
El glifosato es un herbicida que ha generado una gran controversia en todo el mundo por presuntos efectos perjudiciales tanto en la salud de las personas como en las tierras rociadas con productos que lo contienen.
En un comunicado de prensa, Scott Partridge, uno de los vicepresidentes de Monsanto, señaló que apelarán la decisión judicial. “Mostramos nuestra empatía con el señor Johnson y su familia. La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones –y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos , el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y autoridades regulatorias en todo el mundo– apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer”, aseguró.
Medios locales recordaron que éste es el primero de los cientos de casos que Monsanto debe afrontar en Estados Unidos por los supuestos efectos cancerígenos del glifosato.
La Organización Mundial de la Salud catalogó al glifosato como “cancerígeno probable” en 2015. Pese a este fallo, después de una tensa negociación, la Unión Europea acordó en noviembre del año pasado renovar la sustancia hasta 2022. España fue uno de los países que votaron a favor de prorrogar la licencia cinco años más. Francia, en cambio, ha sido uno de los adalides contra el glifosato y se opuso, junto a otros ocho países, a la renovación de su uso en la UE. El partido de Los Verdes franceses manifestó que la decisión del jurado californiano es una “victoria histórica” y pidió a la UE que asuma un papel de liderazgo en la prohibición definitiva del glifosato. “Hace décadas que Monsanto actúa con total impunidad con la meta de buscar un beneficio a todo coste. Eso implica que ha disimulado la peligrosidad de sus productos, una peligrosidad demostrada por los estudios”, denunció en una radio francesa David Cormand, secretario nacional del partido ecologista. Los Verdes franceses, que integran la coalición de gobierno del Ayuntamiento de París, demandaron a la UE que combata el glifosato: “Europa tiene que ser motor e impulsar un tipo de expertos que puedan analizar la peligrosidad de estas moléculas químicas en la salud humana y el medio ambiente”, agregó Cormand.
Por su parte, el grupo farmacéutico Bayer, nuevo propietario de Monsanto, reaccionó a la noticia afirmando que el glifosato es “seguro y no cancerígeno”. “Basándose en pruebas científicas, evaluaciones reglamentarias a escala mundial y décadas de experiencia práctica del uso del glifosato, Bayer estima que el glifosato es seguro y no cancerígeno”, declarado un portavoz del grupo alemán. La empresa también emitió un comunicado anunciando que recurrirá el fallo y reiterando la idea de que el glifosato, principio activo del Roundup, no provoca cáncer y no es responsable de la enfermedad del demandante.
Bayer adelantó argumentos similares y explicó que “el fallo de la Corte contradice las conclusiones científicas según las cuales no existe ninguna relación entre la utilización del glifosato” y la enfermedad de Dewayne Johnson.
Johson es una de las pocas personas en el mundo que lograron llevar a juicio a Monsanto. Hay miles de procesos en curso en los Estados Unidos, en distintos grados de avance. En Francia, Monsanto afronta dos juicios. El primero lo inición un cerealero, Paul François, que la demandó en 2007. La empresa fue condenada en primera instancia y en la apelación, pero la corte de casación revocó el fallo por un problema formal. Actualmente, siguen las apelaciones. El otro caso es el de una pareja que en mayo de este año denunció a la agroquímica por las malformaciones de su hijo recién nacido. El proceso recién empezó.
Si bien el fallo de un tribunal norteamericano no genera jurisprudencia en Francia, los ambientalistas lo celebran como un triunfo en su lucha contra los agrotóxicos.

domingo, agosto 12, 2018

CHILE: CNN sobre salida de Varela


Editorial 360° 09.08.2018 / 22:17

Daniel Matamala y salida de Varela: “Devela la peor cara de la élite chilena, en que el apellido pesa más que el currículum”

"Varela llegó al puesto más peligroso del gabinete sin ser político ni técnico, sin ser experto en educación, sin conocer el Estado, ni el Congreso", comentó el conductor de 360°.
Por Daniel Matamala
Publicado por CNN
Como columnista, comparaba a Carlos Délano con Gabriela Mistral. Decía que el dueño de Penta le daba confianza por ser egresado del Colegio Saint George y que era víctima de la envidia y el resentimiento de muchos chilenos.
Como ministro, lo ya sabido. En apenas 151 días dejó una huella indeleble, no por sus proyectos, sino por frases que retrataron una desconexión increíble con los anhelos y temores del chileno medio.
Varela habló de la educación sexual en los colegios públicos vanagloriándose de la actividad sexual de sus hijos, los campeones. Respondió sobre el abuso a mujeres calificándolo de pequeñas humillaciones. Y mandó a los apoderados con menos recursos a hacer bingos, una palabra que esta misma mañana repitió, tal vez la gota que colmó el vaso de la confianza presidencial.
Varela llegó al puesto más peligroso del gabinete sin ser político ni técnico, sin ser experto en educación, sin conocer el Estado, ni el Congreso. En suma, sin tener ninguna de las calificaciones necesarias para un trabajo de alto riesgo, salvo la de ser amigo de su jefe, el Presidente de la República.
Y ya en el cargo, demostró desinterés por comprender una realidad que le era ajena, y franco desprecio por los problemas de chilenos que piden soluciones tan básicas como que la escuela de sus hijos no se llueva.
En ese sentido, el fallido paso de Varela por Alameda 1371 muestra algo más profundo: devela la peor cara de la élite chilena, en que muchas veces el apellido pesa más que el currículum, la amistad importa más que los méritos, y la confianza –como decía el propio Varela sobre Délano- se basa en el colegio en que estudiaste, no en cuánto aprendiste.
Ese olímpico desprecio por la meritocracia, esa idea de que bastan los contactos correctos para tener éxito, y que en Chile ocurre tanto en la política como en la empresa, está en el fondo de una designación desastrosa.
“El Presidente hizo lo correcto cuando me nombró a mí”, dijo hace solo 2 semanas Varela en la portada de la revista Capital. Los porfiados hechos hoy demostraron, por si quedaba alguna duda, lo contrario.

LOS HIJOS DEL FRIO de Javier Rebolledo

Todos y todas invitados e invitadas!! Lanzamiento de mi nuevo libro, "Los hijos del frío", el 23 de agosto a las 19 horas en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, que no es ningún montaje sino una de las más genuinas expresiones de nuestra memoria inmediata. Ahí nos encontraremos, un abrazo y los espero. (No es necesario llevar ninguna invitación).

SACADO DEL MURO DE FACEBOOK de JAVIER
Image may contain: 2 people, including Javier Ignacio Rebolledo Escobar, people smiling, text

Cuarto juicio por los crímenes en la ESMA

11 de agosto de 2018 ·
El lunes comienza un nuevo proceso contra 10 represores
Cuarto juicio por los crímenes en la ESMA
El Tribunal Oral Federal número 5 tendrá a su cargo el nuevo juicio con mayor cantidad de víctimas que revisa lo sucedido en uno de los más grandes y simbólicos centros clandestinos de tortura y exterminio.
Imagen: Adrián Pérez
 
El lunes comenzará un nuevo juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos contra más de 800 personas en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Están acusados diez represores, integrantes de esa fuerza, de la Policía Federal, el Batallón 601 del Ejército. Este será el cuarto proceso que se lleva a cabo sobre los hechos que durante la última dictadura cívico militar tuvieron lugar en ese centro clandestino.
El nuevo debate comenzará a las 14 del lunes en los tribunales de Comodoro Py y estará a cargo del Tribunal Oral Federal número 5, el mismo que dirigió el último juicio por los hechos sucedidos en la Esma y que culminó con condenas a algunos de los responsables de los vuelos de la muerte. No obstante, solo dos de los jueces que dirigieron aquel proceso estarán al frente de éste: Daniel Obligado y Adriana Palliotti. Leopoldo Bruglia fue reemplazado por Gabriela López Iñíguez. En tanto que Javier Ríos se desempeñará como cuarto juez.
Se trata del cuarto debate oral y con mayor cantidad de víctimas que revisa lo sucedido en uno de los más grandes y simbólicos centros clandestinos de tortura y exterminio que instaló el terrorismo de Estado durante la última dictadura. Por los secuestros, torturas y en algunos casos, asesinatos, de más de 800 personas, y por varios casos de robo de bebés, serán puestos bajo análisis para determinar la responsabilidad de diez represores que formaron parte, entre 1976 y 1979, del grupo de tareas 3.3.2, la patota de la Armada. La mitad de ellos goza del beneficio de la prisión domiciliaria. 
Ocho de esos diez integraron la fuerza comandada por Emilio Massera: Carlos Castellví, Horacio Ferrari, Jorge Ocaranza, Néstor Tauro, Ramón Zanabria, Carlos Carrillo y José Iturri. Los tres primeros eran oficiales y los cuatro restantes, cabos que transitaban la carrera militar durante los años de terror. La participación de varios de ellos pudo ser detectada tras el análisis de los archivos secretos de la Armada que el Ministerio de Defensa encontró y aportó a la causa en 2011. También será juzgado Claudio Vallejos, ex integrante del Batallón de Infantería de Marina N° 3, acusado del secuestro del entonces embajador argentino en Venezuela, Enrique Hidalgo Solá.
Completan la nómina de represores el ex agente de inteligencia del Ejército Miguel Conde, el ex agente de la Policía Federal Raúl Cabral y también actuaba como “enlace” y era agente de la Policía Federal Argentina.

sábado, agosto 11, 2018

ARGENTINA expoliada hasta saciedad

10 de agosto de 2018 · Actualizado hace 3 hs
Informe anual de la Comisión Provincial por la Memoria
"Récord de detenidos, hacinamiento, tortura y muerte”
Imagen: Twitter CPM
 
La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) reveló que sólo en 2017 hubo 40 mil detenciones en operativos callejeros, el 90 por ciento de las cuales fueron sin orden judicial y por “causa armadas y fraguadas”. Esto da cuenta de que el endurecimiento de las políticas de seguridad del gobierno de María Eugenia Vidal “es mayor que en el gobierno de Carlos Ruckauf”, definió el organismo de derechos humanos. Además, el relevamiento denunció que la superpoblación de detenidos en comisarías asciende al 200 por ciento mientras que en las cárceles llega al 90, donde la cantidad de personas con tuberculosis se incrementó de 187 a 436 al cabo de un año.
Los datos se corresponden con el Informe Anual de la CPM que da cuenta de la situación en lugares de encierro y de las políticas de seguridad y niñez durante 2017. Este año fue caracterizado por el “récord de detenidos, hacinamiento, tortura y muerte”, lo cual es otra prueba “del fracaso del punitivismo y la crisis del sistema penal”.

“La Gobernación puso 12 mil policías más en la calle para la seguridad. Pero esto a mí me genera más inseguridad. Se vuelca el presupuesto en seguridad, cuando debiera ser destinado a la salud y educación de los niños y niñas”, definió el titular de ese organismo, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, durante la presentación del informe que tuvo lugar en la Legislatura provincial.
Los números son fuertes. En el territorio bonaerense hay 100 mil policías y solo el año pasado se detuvo durante operativos en la vía pública a 39.765 personas, el 10 por ciento con orden judicial previa y el 90 restante sin intervención de un fiscal y bajo los presuntos delitos de flagrancia y resistencia a la autoridad. “Son causas armadas y fraguadas”, denunció el secretario de la CPM Roberto Cipriano García, durante la lectura del texto.
Además, el sistema penitenciario registró un récord de detenidos: de 38 mil en 2016 pasó a 43.100 en 2017. De estos, 38.500 se alojaban en cárceles y alcaidías que cuentan apenas con 20 mil plazas, lo que habla de una superpoblación del 91 por ciento. El resto está en comisarías, donde la superpoblación es del 200 por ciento. En estas dependencias policiales murieron 22 personas mientras que 134 lo hicieron en penales.
En los últimos seis meses, la situación empeoró. En junio del corriente año, la cantidad de detenidos ascendió a 45.700 personas y “las proyecciones hablan de un empeoramiento de esta situación”.
Las críticas también llegaron al Poder Judicial. El 54 por ciento los detenidos se encuentra con prisión preventiva y “el juicio abreviado o acuerdo extorsivo de penas se ha convertido en la regla: son el 75 por ciento de las sentencias”. “Los jueces realizaron 600 visitas (a lugares de encierro) y solo en la mitad se habló con los detenidos, es decir que (los magistrados) construyen sus informes con el relato policial”.
Además, el año pasado se registraron en la provincia 121 casos de muertes por las fuerzas de seguridad, 11 más que en 2016. Más del 70 por ciento de ellos, en circunstancias ajenas a la función policial en servicios. Catorce de esas muertes fueron de menores de 18 años y doce fueron femicidios de agentes contra sus parejas.
“La saturación policial, de Gendarmería y ahora de las Fuerzas Armadas tienen la lógica de la ocupación militar de territorios para controlar la protesta social”, denunció la CPM, que puso en el blanco de sus críticas a la iniciativa presidencial para que los militares participen en acciones de seguridad interior y también en las reformas de la legislación como en el caso del delito de "flagrancia". "Todo bajo la doctrina de las nuevas amenazas" que apela a la construcción de "enemigos internos".
El informe también reveló que en 2017 hubo más de 386 operativos de las fuerzas de seguridad en manifestaciones sociales y en el 58 por ciento de ellos se reprimió. “Se vuelve evidente que esto no es para la lucha contra el delito sino para el control social, saturación del espacio público y criminalización de la protesta social”.
En su relevamiento de casos de torturas, la CPM relevó que hubo 16.300 casos de agravamientos de las condiciones de detención y 589 testimonios que dieron cuenta de 2800 situaciones de tortura por golpizas y otros métodos.
En el caso de la población de mujeres detenidas, la cantidad aumentó en 1436 casos, el 60 por ciento está con prisión preventiva y todas “tienen menores accesos a sus derechos, lo cual habla de que en el sistema se impone el patriarcado”, evaluó García durante la presentación del documento en la Legislatura bonaerense.
La situación de la niñez también es “de gravedad”. Para evidenciarlo, bastó con mencionar que el 0,3 por ciento del presupuesto provincial está dirigido a la infancia, mientras que el 9 a seguridad. Once veces más para patrulleros, policías, armas. Hay 1424 chicos y chicas privados de su libertad, 660 en centros de recepción y el resto en comisarías y otros centros de encierro.
Para le CPM, estas “violaciones graves” a los derechos humanos “no son hechos episódicos sino que responden a lógicas institucionales” que, “garantizan impunidad” a las fuerzas de seguridad. El organismo criticó el “apagón informativo” del Estado provincial que “brindó escasa o nula información” para la elaboración de ese informe.
De los doce informes que lleva elaborado la comisión, “este es el más cruento” porque muestra “la profundización como nunca se vio de las políticas contra los derechos humanos”, según definió Cripriano García. “Este es el informe de los récords que nos hunden en la violencia”, añadió

Javier Rebolledo y sus libros (Tomado de Facebook Hoy)


Carlos Felipe
He leído 3 libros de Javier Rebolledo: “La danza de los cuervos” que relata los crímenes cometidos en el centro de exterminio Simón Bolívar, “El despertar de los cuervos” que relata las torturas cometidas en Tejas Verdes, y “Camaleón” que relata la vida de un exagente comunista que tenía amigos CNI. Sólo me falta “A la sombra de los cuervos” que habla sobre los cómplices civiles de la dictadura. Los 3 que he leído han sido absorbentes de principio a fin. El primero que leí es el de Tejas Verdes. Lo compré luego de ver en Mentiras Verdaderas el relato de Olga Letelier. Es, quizás, la historia de dolor humano más fuerte que he conocido en mi vida. Lloré cuando la vi en televisión. Lloré cuando leí el libro. No era esa sensación que uno siente al ver una película, no era sentimentalismo, era dolor. Dolor puro. Decepción humana. No podía creer todo lo que estaba relatado ahí. Aún hoy me cuesta entender tanta maldad. Olga fue secuestrada desde su colegio cuando tenía 16 años y fue llevada a Tejas Verdes donde fue torturada incontables veces. Ella tenía una visión religiosa de la vida que la había llevado a conservar su virginidad esperando un amor verdadero o el matrimonio. Los militares le arrebataron todo. La violaron reiteradas veces. Olga cuenta que en una ocasión no sabe cuántos fueron el mismo día. Apenas podía moverse. Cree que aún estando desmayada la seguían violando. Reitero, tenía 16 años. Una vez leí que Stalin decía que millones de muertes son una estadística, pero que una muerte es una tragedia. Cuando leí ese libro, el testimonio de Olga y los otros 3 de víctimas que aparecen ahí, entendí eso. Sabía que había existido la tortura en Chile, sabía que había incluido violaciones, sabía que los métodos eran de una crueldad horrorosa… pero nada se comparaba a leer en primera persona el testimonio de una persona que había vivido eso. Yo, al menos, me enfrenté a esa realidad por primera vez con el libro de Javier Rebolledo. El ejercicio de memoria que realizó el periodista apunta a lo más genuino de la experiencia humana, el relato personal. Nadie puede cuestionar eso. Sólo ella sabe qué vivió, cómo lo vivió, cuánto sufrió. No importa el color político (o no debiera importar) cuando la persona cuenta que la violaron. Eso no es aceptable y punto. Luego de conocer ese tipo de testimonios el sentido de lo humano, de lo ético, de lo correcto, adquiere otros niveles en uno. Uno entiende que no puede tolerar la violencia. Uno entiende que no se puede avalar un régimen dictatorial como el chileno, porque costó vidas, porque costó sufrimiento. Sufrimiento directo. Funcionarios del gobierno fueron los que torturaron. Muchos de ellos hoy gozan de libertad, o varios inclusos ocuparon u ocupan sillas en alcaldías, ministerios o en el congreso (saludos Cristián Labbé, mencionado en el libro como torturador de Feliciano Cerda, y saludos Rosauro Martínez, diputado de mi querido Yungay, mencionado también en el libro como torturador). Que Javier Rebolledo haya apuntado desde esa perspectiva para contar las torturas cometidas en dictadura, creo que habla de su calidad humana, de su sensibilidad. No podemos oponernos a algo si no conocemos todo el horror que causó. Y sabremos el horror que causó sólo si lo encarnamos en una persona con nombre, apellido e historia. No nos sirven las cifras. Pueden incluso confundirnos. Necesitamos saber. Aunque nos duela, aunque nos lleve a la tristeza, aunque nos lleve a decepcionarnos de la especie humana una y otra vez, porque sólo así nos opondremos a cualquier tipo de sistema que promueva o estimule estos métodos de shock para aterrorizar a la población. Últimamente varios estudios han mostrado que los niños y jóvenes chilenos no ven con tan malos ojos una dictadura. Yo me pregunto si opinarían así después de leer algún libro de Javier Rebolledo. Hoy, ese periodista y escritor, está siendo demandado por la hija de un general que está preso en Punta Peuco por secuestro de 5 desaparecidos, por torturas en Tejas Verdes, y por el secuestro de 2 uruguayos. La hija se sintió ofendida ya que en “Camaleón”, Rebolledo publica el historial de su papá. Un juez acogió la demanda y Rebolledo tiene ciertas opciones de terminar en la cárcel. No puede ser. Un Estado democrático no puede coartar de esa manera la libertad de expresión de un escritor que busca hacer ejercicios de memoria sobre una parte de la historia de Chile en la que todos sabemos y asumimos que se violaron los Derechos Humanos. Es una deuda que tenemos como sociedad el conocer todas y cada una de las historias, todos los nombres de las víctimas, y todos los nombres de los victimarios, y que así haya verdad, justicia y reparación. Son los escritores (y periodistas) los que nos han permitido conocer lo que fue La Caravana de la Muerte, Tejas Verdes, Simón Bolívar, La Venda Sexy, quién fue El Fanta, quién fue Ingrid Olderock, Lucía Hiriart… Ellos deben tener la libertad de escribir para que nosotros podamos saber, para que a nosotros nos indigne, para que se nos acelere el corazón de la impotencia de saber que hace tan poquitos años y en lugares tan cercanos el horror afectó de forma tan terrible a compatriotas, a jóvenes, a mujeres, a niños, a otros seres humanos. Desde mi pequeño espacio, desde mi condición de admirador, y desde mi deseo de algún día escribir libros que impacten como los que ha escrito él, le mando todo mi apoyo y solidaridad a Javier Rebolledo. Resistencia. 


ME SUMO A ESE APOYO -Dra. Marta R. Zabaleta, Londres.

jueves, agosto 09, 2018

MUJERES ZAPATISTAS:

8M
Todos los mundos
El primer Encuentro Internacional, político, artístico, deportivo y cultural de Mujeres que Luchan, organizado por las mujeres de las comunidades zapatistas en Chiapas, reunió entre el 8 y el 11 de marzo a más de diez mil personas, en una convocatoria que profundiza la construcción política y social de una autonomía que las enorgullece. En debates y rondas liberadoras, las mujeres volvieron a poner en el centro los dolores de la violencia femicida, las desaparecidas, las presas políticas, las sobrevivientes de violencia sexual, las que todavía no pueden gritar, las que se levantan y vuelven a sembrar poder. Para aprender a mirarse y reconocerse entre todas, porque sólo las mujeres son capaces de sanar las heridas.
Imagen: Milena Pafundi
-Es que para nosotras, ustedes son como seres míticos…
-¿Míticos? ¿Qué es míticos?
El diálogo sucede en el auditorio del caracol Torbellino de nuestras palabras, en la zona Tzotz Choj, Chiapas, la puerta de la Selva Lacandona. Lucía, una joven miliciana del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, se había sentado en un descanso y a su alrededor -después de que alguien le preguntara alguna cosa y ella contestara relajada- se habían ido acumulando varias decenas de mujeres occidentales que ahora la miran y le hablan arrobadas. Son tantas las “hueras” (blancas) que deambulan desde hace dos días por los caminos de terracería, solas o de a grupos, hablando sus propias lenguas, tan ávidas de entrar en contacto con las anfitrionas, que cuando un diálogo se entabla parece que la voz corriera como ese olor ácido de los tacos recién hechos para convocarlas más rápido que las ganas de comer.
A Lucía no se le ven más que los ojos, pero éstos también sonríen. Detrás de ella, el espacio entre el techo de chapa y las paredes de madera del auditorio enmarca las montañas alrededor, la vegetación exuberante, el cielo siempre azul en esta época, los haces del sol que bajan en picada, inclementes, al mediodía. Cerca, en el mismo lugar semicerrado y de piso cubierto de aserrín, otro grupo de mujeres levanta las manos y grita, actuando una liberación que a algunas las emociona y a otras las hace reír; muchas no llevan pasamontañas, otras sí.
La pregunta de Lucía y su sonrisa hacen evidente, todavía más, los dos senderos por los que vamos y venimos entre el calor intenso del día y el frío helado de las noches: la distancia de la extranjería y los puentes colgantes del deseo, frágiles, tendidos ansiosamente durante el Encuentro Internacional político, cultural, artístico y deportivo de Mujeres que Luchan en territorio liberado del “mal gobierno”, en territorio zapatista. Deseo de saber, de entender, de imaginar, de a-prender, de descubrir por qué acudimos en manada feminista al llamado de estas guerreras menudas de voz dulce y gestos determinantes desde los cinco continentes.


Milena Pafundi
Lloramos con sus palabras de bienvenida, nos reímos de su “trompudo chingón” –para hablar del presidente de Estados Unidos– y de su chinga de cualquier cosa, puestas en el discurso como si nada; hasta las mexicanas que usan las mismas palabras se ríen de esa soltura. Se nos alteran los latidos de sentir la montaña bajo nuestros pies, de leer cada mensaje pintado en las paredes de los distintos edificios, todos de madera, todos engalanados para la visita: “Llegó la hora del florecimiento de los pueblos. Que nuestra palabra portadora del dolor, de la dignidad y la vida ¡Haga retemblar la tierra!”, “el capitalismo convierte todo en mercancía, para él las mujeres somos propaganda, adornos… ¡Ya basta de este sistema capitalista!”, “Nuestra voz no es sólo la voz de las indígenas de México”, “una casa donde quepan todos los mundos”. Las estrellas rojas brillan más que las constelaciones que perforan el telón negro de las noches de luna en retirada, porque a estas estrellas se las puede tocar, sus bordes se encarnan en cada olla que cuece tamales, en los caldos de pollo que se faenan ahí detrás de la cocina de campaña; porque esas estrellas proyectan el sueño eterno de la revolución que aquí se palpa y se saborea, se agita con las polleras de colores de las compañeras de las bases de apoyo zapatistas, con los niños y las niñas que andan entre las adultas como en su casa, se bebe con el pozole y se la analiza en varias lenguas: tojolabal, tzeltal, tzotzil, “castilla”, español, inglés, portugués, francés y algún otro que no es posible descifrar al paso. Aquí la historia se hace, todos los días. Es tan emocionante, tan amorosamente sensible vibrarlo. Pero no es posible entenderla según los parámetros con que solemos entender las cosas más allá de las montañas, por más que nos sentemos en el piso a beber las palabras de cualquier compa zapatista con la paciencia suficiente como para traducirle a tantas gringas que no hay nada que se haya perdido con la lucha y la organización, porque antes de la organización no había nada. Ni existencia había.

De todos modos se pregunta, cómo no. Se pregunta a estas mujeres que no tienen nada de míticas porque les cuesta como a cualquiera cargar los cajones de melones, llevarnos las mochilas de las que llegamos de a miles al lugar donde podemos acampar o acomodarnos sobre el pasto y bajo los techos que ellas armaron para nosotras. Las que venimos como si lo mereciéramos, como si nos cupiera el título de las “que luchan”, sin cucharas ni platos la mayoría, sin pensar quién lavaría por nosotras o quién va a llevarse la basura de los descartables si no tenemos dónde comer. Sin el abrigo suficiente, sin el bloqueador de sol suficiente, imantadas por la aventura de ver a la revolución de cerca, ignorando, ciegas por la velocidad de nuestro modo de habitar el tiempo, que ver requiere de calma y la calma, de horas que se escurran sabiendo nada.
No son míticas, aunque en las casas de origen pueda haber muñequitas con pasamontañas actuando como ángeles de la guarda. Ningún mito hay en la voz colectiva con la que hablaron en el escenario desde la apertura, haciendo memoria como siempre hacen, que es parte central de la construcción política y social de una autonomía que las llena de orgullo; más ahora, que el territorio está liberado incluso de sus compañeros que también tardan en reconocerlas, compañeros algunos a los que tuvieron que hacerles la revolución antes de la revolución que empezó el 1 de enero de 1994, cuando nadie se esperaba que desde las poblaciones mayas del sureste mexicano ni de ningún otro lado surgiera una guerrilla dispuesta a hablar al corazón del mundo con poesía y al poder que tenía enfrente con las armas.



Milena Pafundi
Caracoles
“Hermanas y compañeras: Nuestra palabra es colectiva, por eso están aquí conmigo mis compañeras. A mí me toca leer, pero esta palabra la acordamos en colectivo con todas las compañeras que son organizadoras y coordinadoras en este Encuentro. Para nosotras, como mujeres zapatistas, es un orgullo muy grande estar aquí con ustedes y les damos las gracias porque nos dieron un espacio para compartir con ustedes nuestras palabras de lucha como mujeres zapatistas que somos. Como hablo en nombre de mis compañeras, mi palabra va a estar revuelta porque somos de distintas edades y de distintas lenguas, y tenemos distintas historias. Porque lo mismo trabajé de sirvienta en una casa de la ciudad, antes del alzamiento, que crecí en la resistencia y rebeldía zapatistas de nuestras abuelas, mamás y hermanas mayores. Lo mismo miré como está la situación en nuestros pueblos desde antes de la lucha, una situación muy difícil de explicar con palabras y más difícil de vivir, viendo como morían de enfermedades curables niños y niñas, jóvenes, adultos, ancianos y ancianas.”
Ya no hay muertes evitables en los territorios zapatistas, ya en estas largas décadas desde el alzamiento, la autonomía que se propusieron consiguió hospitales propios tanto como revalorizar los saberes ancestrales de las yerberas, las hueseras, las parteras; las tres tareas que asumen las mujeres desde siempre pero ahora jerarquizadas.
Lucía Franco, integrante del grupo de comunicación Matria, que llegó desde Argentina con cuatro compañeras dadas a la tarea de filmar una película llamada Cuerpos que importan, sobre mujeres que luchan en todo el mundo, supo de cuánto alivio podía conseguir en esas manos curtidas de trabajo. ¿Cómo iba a hacer cámara con un ojo infectado de pus? Las zapatistas la atendieron, sacaron la infección apretando al mismo tiempo que la consolaban con caricias, le pusieron después la leche de una plantita suculenta que también podría adivinarse en un balcón de Buenos Aires bajo los párpados y en unas horas ya no tenía nada.
Como caracoles dan vueltas las palabras para contar lo que pasó antes y lo que pasa ahora, la memoria no es pasado, es lo que hacen al caminar entre la inmensa toldería de carpas de camping que se acomodan una junto a la otra, un mar multicolor que cubre todo espacio verde y también se mete debajo de los templetes –escenarios mayores– y bordea las canchas de futbol, volibol, basquetbol, así escrito y así dicho, siempre con acento en la última sílaba, donde se jugaron campeonatos que duraron tres días. Hacen memoria cada vez que les crece el orgullo de haber organizado todo solas, desde la misma decisión de llamar al Encuentro, crecida en las discusiones entre mujeres en cada uno de los cinco caracoles que organizan las comunidades zapatistas, para después llegar a las autoridades de los pueblos, de los municipios rebeldes y las Juntas de Buen Gobierno que se forman en paridad de varones y de mujeres y deciden sobre la vida en común; hasta el más mínimo detalle de lo que sucedió entre el 8 y el 11 de marzo.


Milena Pafundi
 Ningún hombre les iba a decir cómo enterrar las vigas en la tierra, más dura ahora en época sin lluvia, para hacer techos de nylon –“los vamos a agarrar y los vamos a sacar, ya saben que no pueden venir pero sabemos que son mañosos”–. Ningún hombre les va a decir cómo hacer sonido para que la palabra colectiva llegue a todas, calcular la comida, garantizar la seguridad de todas o alimentar la fiesta, que se abre a cada rato al son de tambores y panderos, entre taller y taller, porque la energía y la alegría de estar juntas, tan diferentes todas pero tan enamoradas de esas dos palabras que las zapatistas regalan cada vez que pueden: “hermanas y compañeras”.
“Nací y crecí con las patrullas militares rondando nuestras comunidades y caminos, escuchando a los soldados decirles chingaderas a las mujeres nomás porque ellos eran hombres armados y nosotras éramos y somos mujeres. Pero no tuvimos miedo así en colectivo, sino que decidimos luchar y apoyarnos en colectivo como mujeres zapatistas que somos” –dijo en la apertura Erika, capitana insurgenta, que así, “insurgentes”, se llaman todas cuando están juntas. “Y no son palabras de un discurso, sino que en verdad tomamos las armas y peleamos contra el enemigo, y en verdad tomamos el mando y dirigimos combates con mayoría de hombres en nuestras tropas. Y sí nos obedecieron porque no importaba si eras hombre o mujer sino si estabas dispuesta a luchar sin rendirte, sin venderte, sin claudicar. Y aunque no teníamos muchos estudios, sí teníamos mucha rabia, mucho coraje de todas las chingaderas que nos hacen por ser mujer, por ser indígena, por ser pobre y ahora por ser zapatista.”
Veinticuatro años después del alzamiento, las escuelas zapatistas tienen tres niveles de educación, un sistema de medios interno de las comunidades que les sirve para compartir lo que cada una hace y también formarse, para que ninguna comunidad quede aislada, todo ese sistema manejado por chicos y chicas muy jóvenes, aunque estos días que empezaron el 8 de marzo, en el más espectacular Paro de mujeres, lesbianas, travestis y trans que pudieran tener memoria las que llegamos a las montañas de Tzotz Choj porque toda nuestra vida se detuvo y ninguna conexión a redes nos podía distraer del cuerpo presente, en estos días eran todas mujeres, adolescentes la mayoría, las que registraban cada cosa que sucedía, la entendieran o no, la disfrutaran o no, porque después del primer día la programación era una serie de propuestas hechas por las visitantes a las que las zapatistas iban con cuadernos y lapiceras para después poder llevar lo aprendido a las compañeras que no pudieron llegar.
Así, caracoleando, como si siguiera los movimientos de esas deidades mayas que tanto pueden volar como enroscarse, los días fueron pasando de a uno, mientras se acumulaba polvo en la ropa y en el pelo, mientras las zapatistas se afanaban en las ollas para dar de comer a las miles –esperaban 500 pero se presentaron 5 mil, así que, dijeron, la próxima vez “avisen con tiempo”–, dando muestras de una organización que no permitió que nada colapsara, ni los baños colectivos, ni el abastecimiento de agua potable o comida, ni el cuidado de la salud de todas.
Las preguntas se acumulaban de todos modos, hacia ellas y también hacia el espejo que no había en ningún lado: ¿Qué hacíamos ahí? ¿Qué fuimos a buscar? ¿Qué nos íbamos a llevar de este encuentro? ¿Por qué tan pocas actividades dedicadas a la exploración del cuerpo y sus posibilidades, a las artes o la cultura y tan pocas a la discusión política? Al cierre de la primera jornada, cuando habían pasado una tras otra las obras teatrales que las mujeres de los cinco caracoles habían representado, una joven miliciana volvió a plantarse en el micrófono para leer unos párrafos. Volvió a hacer memoria, pero ésta se extendió más allá de los límites del sureste mexicano, se esparció por el mundo para traer a cada una de las víctimas de la violencia femicida, a las desaparecidas de los 70 y también a las desaparecidas del crimen organizado y del narcoestado, a las presas políticas, a las que sufren todavía en silencio violencia en sus relaciones, a las sobrevivientes de violencia sexual, a las que todavía no pueden gritar. Las zapatistas volvían a poner el dolor en el centro, porque el dolor no se puede esquivar y para decir sobre las heridas otra vez “¡Ya Basta!” Entonces se apagaron las luces de todo el inmenso campamento mientras un grito común se metía en la oscuridad y en el cénit aparecían como nunca las estrellas. Enseguida, a espaldas del escenario, las 2 mil compañeras movilizadas de las bases de apoyo al EZLN, formadas juntas en distintos niveles, prendieron sus velas a la misma vez. La emoción fue un golpe en el pecho, para muchas fluyó como agua en la cara.
En la clausura del Encuentro, con ese hablar que conmueve por lo cotidiano y que ellas reivindican como salido de “corazones sencillos”, volvieron sobre esa acción: “Compañera, cuando te sientas sola, cuando tengas miedo, acordate de esta luz, clavátela en las tripas y no te la quedes, pasala. Tal vez, si nos ponemos de acuerdo, nos volvamos a encontrar para prenderle fuego al sistema capitalista y patriarcal. Y sobre esas cenizas empezará la verdadera chinga, de hacer lo que queremos y como queremos, para que nunca más haya una mujer con miedo”.
Y en esa acción ponían entre nosotras también algunas respuestas a las preguntas por el sentido, o tal vez el germen de otras preguntas: la invitación era a encontrarnos pero también a la organización. Ellas mostraron lo que pueden, lo que significa la tenacidad de permanecer en procesos a veces dolorosos, a veces imposibles, a veces convertidos en fiesta porque “la rebeldía, la resistencia, la lucha es también una fiesta, aunque a veces no hay música ni baile y sólo hay la chinga de los trabajos, de la preparación de la resistencia”. Quedó en las manos de las invitadas llevarse esa luz que trae los dolores de todas pero también la apuesta por seguir inventando formas de estar juntas, de que nunca más haya una mujer con miedo.


Milena Pafundi
Vivir con dignidad
En el tiempo zapatista, que tiene su propio reloj y no se acomoda a las necesidades “del mal gobierno”, una entrevista se pide un día y se concede después de discutirlo entre “el chingo” de compañeras coordinadoras, dos días después. Aun cuando en el medio no pareciera haber demasiadas actividades, aunque las comandantas Miriam y Everilda estuvieran ahí, como disponibles. Las horas no son las del reloj, son las del baño y la sombra, de la comida y las tareas hechas. Cuando por fin llega, es Everilda, del Caracol Madre de los Caracoles del Mar de Nuestros Sueños –La Realidad–, la que tendrá la palabra, junto a Dalia. Las dos son coordinadoras de organización, tienen 30 años, no se han casado y no piensan hacerlo todavía porque después se pone chingona la tarea de los niños y los maridos, “aunque vayan entendiendo que somos iguales, es responsabilidad y preferimos la lucha”. Ella va a insistir más de una vez en que no piden a todas que se hagan zapatistas, sino que “luchen en sus mundos, que empecemos a mirar por qué es que estamos triplemente explotadas las mujeres”, por el capitalismo, por el trabajo en las casas, por la violencia sexual. “El capitalismo se mete con nosotras porque no quiere que hagamos el cambio. Por eso vienen a buscarnos de sirvientas o vienen como ahora a querer meternos sus planes de salud y sus hospitales, pero no nos dejamos engañar, nosotras ya sabemos cómo hacer. Y si en algún momento necesitamos, sí vamos a sus hospitales, porque nosotras los usamos. Antes acá no había ni caminos. El mal gobierno los hizo para hacer pasar sus tanques para reprimirnos, y ahora nosotros podemos ir de un caracol al otro. “
¿Qué significa para usted la autonomía, Everilda?
–Es nuestra organización propia. Es tener un banco de mujeres, por ejemplo, el Banamaz, donde nosotras pusimos una donación de 35 mil pesos que recibimos y de ahí damos crédito a las mujeres que después devuelven para hacer cosas como esta. Nosotras organizamos todo. Nos juntamos en colectivo, primero en los pueblos, después en los municipios rebeldes y en las Juntas de Buen Gobierno. Ahora van a ver los hombres lo que podemos hacer. Porque todito lo hicimos nosotras, tomar decisiones urgentes, si no sabíamos que venían tantas…
¿Qué es lo mejor que pasó en este Encuentro? ¿Es como se lo habían imaginado?
–Queríamos que se conozca cómo vivimos en nuestros pueblos y queríamos mirarlas a ustedes. Ahora ya vemos que se puede mostrar más, que las hueras andan así. Que se puede hablar de muchas cosas. Pero las conclusiones las vamos a sacar en colectivo, cuando ustedes se vayan.
La respuesta trae algo de alivio, al menos para esta cronista, incómoda a veces con cierto espíritu de turismo exótico que podía animar(nos) a muchas de las que acudimos al Encuentro. Ellas querían mirarnos, mirar el movimiento feminista, ecléctico, heterogéneo, juvenil que viene agitando el mundo. No estábamos sólo mirando, también siendo miradas. Y en esa chance, entre los climas extremos a los que nos expusimos, había algo de horizontalidad, de intercambio genuino entre saberes de mundos distintos pero que, como dice Everilda, son parte del mismo monte, donde hay muchos árboles distintos. De alguna manera, las zapatistas se sumaban al paro internacional de mujeres y convocaban a miles a parar de muchas maneras distintas dentro de sus territorios. Por alguna razón, el único texto que no fue escrito por ellas que leyeron en el escenario fue el llamamiento al Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans que elaboró en diciembre el Colectivo Ni Una Menos. Con el encuentro abrían su mundo a todos los mundos y ellas se sumergían en esa marea que mezclaba cuerpos, experiencias y discursos.

Everilda, ¿puedo preguntarle por qué siguen usando el pasamontañas? ¿Por qué lo siguen usando?
–Es por seguridad y es nuestro signo político. Si nunca nos miraron, si ni sabían que existíamos, ¿por qué ahora tantas ganas de vernos las caras? -cerró la joven dirigenta, aunque en la última noche, cuando ya quedaba sólo bailar y entregarse a los abrazos que se sucedían, fueron muchas las que se levantaron las capuchas negras, tal vez como manera de subrayar el acuerdo que las zapatistas propusieron y que todas las asistentes refrendaron con aplausos y con lágrimas en los ojos:
“Hagamos el acuerdo –dijeron desde el escenario– de mantenerse vivas, en la lucha, en la resistencia, pero vivas. Que nuestro acuerdo sea vivir y vivir con dignidad.”
Eso es lo que decimos cada vez que decimos Ni Una Menos, ¡Vivas nos queremos! En nuestro país y en tantas partes de un mundo donde la contraseña funciona porque estamos cansadas, porque con las zapatistas es hora de decir también ¡Ya Basta!

CABA: GANAMOS???

09 de agosto de 2018
El sector verde fue ampliamente mayoritario en las movilizaciones, frente a un celeste acotado.
El sector verde fue ampliamente mayoritario en las movilizaciones, frente a un celeste acotado. 
Imagen: NA
Ganamos. A las mentes vetustas, se impuso una juventud fervorosa que encontró en el pañuelo verde un símbolo de igualdad. Ganamos, a los fundamentalismos, porque quedó en evidencia y en cuestión el sostenimiento del culto católico por parte del Estado y la pretensión de la jerarquía eclesiástica de influir sobre las políticas públicas sanitarias y educativas. Ya se venden en las calles los pañuelos naranjas, bandera de la separación de la Iglesia y el Estado. Ganamos, porque los argumentos basados en creencias religiosas mostraron las mentiras de los antiderechos. Ganamos, porque el aborto dejó de ser un tabú y salió del closet y se despenalizó socialmente. Ganamos, porque las madres y las abuelas les contaron a sus hijas y nietas sobre sus abortos, porque las adolescentes llevaron el debate a sus hogares y a las escuelas. Ganamos, porque el mundo nos miró y descubrió que en la Argentina las mujeres todavía no tenemos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y quedamos vergonzosamente expuestos como un país donde todavía no gozamos de ciudadanía plena. Nunca nos regalaron nada. Para estudiar en las universidades, para poder tener derecho al voto, para poder decidir sobre la vida de nuestros hijos, para tener acceso gratuito a anticonceptivos, siempre tuvimos que salir a las calles a pelear. Las luchas feministas empujan márgenes. Los votos que faltaron para despenalizar y legalizar el aborto no son más que una piedra en el camino. No fue ayer. Será mañana

martes, agosto 07, 2018

DO NOT CRY FOR ME, ARGENTINA, porque la historia continúa


Los Otros y las Otras –
Los otros que no fueron patria cuando decretamos que la patria es el otro.
Los otros que tienen de techo el firmamento estrellado o negro y descansan en un colchón rotoso sobre el pasto mojado, cubiertos con mantas roídas y plásticos por si hoy también lloviese.
Y todo frente al mar, con nada ni de romántico ni de “mil besos yo le di y después le dije adiós todo termina aquí “ y eso fue cierto y porque ella no se despertó. Y tal vez de frío ya ni dormía, dicen que fue la noche más despiadada, que el frío crujía en los huesos y hacía llorar lágrimas congeladas y que ya estaba anunciado que sería bajo cero por el viento que soplaba del mar. Y “que lindo que es estar en Mar del Plata en alpargatas, en alpargatas”. Y que lindo es el mar de las postales, el mar del verano, incluso el mar del invierno para mirar lo erguido de las olas a contraviento, peinando la espuma blanquísima y desde el auto calefaccionado extasiarse y apenas bajar un poco el vidrio para escuchar el estruendo musical de la rompiente. Y eso es lo que muestra el paisaje, el otro paisaje es invisible, no lo vemos y lo leemos en el diario local casi con culpa porque nuestra casa está tan cerca de ahí, y cómo puede ser que una mujer que vendía estampitas de San Cayetano, justo ella no haya tenido un trabajo digno, adónde vivirá San Cayetano que anda tan distraído y hasta se le mueren sus promotoras gratuitas. Y adónde estará la Justicia, y adónde estará la asistencia a las personas sin techo, y sin comida, y sin ropa suficiente para soportar los temporales que no terminan y se multiplican y se generan uno tras otro.
Y todo esto para decir que Ana Paula murió anoche, ahí, tirada en un colchón junto a su pareja, y murió un poco de frío, un poco de hambre, un poco de desolación, un poco frente al mar, un poco de indiferencia.
Y falta invierno, y faltan fríos, y falta que despertemos porque Ana Paula murió anoche y eso no tiene arreglo pero pudo salvarse, así como pueden salvarse todas las Ana Paula y los Lucas que estén bajo el firmamento negro y siguen ahí, frente al mar, tan invisibles, “tan acostados frente al mar mil besos yo le di, después le dije adiós todo termina aquí”.
Diana Poblet